Isidro Pastor Medrano: “El Comandante Huevos”

La ley de Herodes

José Luis Montañez

 

Isidro Pastor Medrano decidió irse por la puerta trasera del Palacio de Gobierno de Toluca, pues no estuvo presente para entregar el cargo a su sucesor, Edmundo Ranero.

 

Hace apenas unos días Isidro Pastor Medrano renunció a su cargo como titular de la Secretaría de Movilidad en el Estado de México. Lo hizo para inscribirse como candidato independiente a gobernador para las elecciones a celebrarse a mediados de este año, en que concluye su administración el gobernador Eruviel Ávila Villegas.

Por lo que se puede ver, Pastor Medrano decidió irse por la puerta trasera del Palacio de Gobierno de Toluca, pues no estuvo presente para entregar el cargo a su sucesor, Edmundo Ranero, quien recibió posesión del cargo de parte del secretario de Gobierno, José Manzur Quiroga.

Quienes conocen a Isidro aseguran que el “Comandante Huevos”, quien se ganó ese mote como dirigente estatal del PRI hace doce años, saben perfectamente de los alcances de este político, resucitado no hace mucho por el propio Eruviel Ávila Villegas, luego de permanecer en la banca unos diez años.

Miembro del selecto grupo autodenominado “Golden Boys”, en el que militaban Manuel Cadena Morales, ex secretario de Gobierno del entonces gobernador, Arturo Montiel Rojas; el entonces diputado local, Enrique Peña Nieto; Luis Miranda Nava, en esa época subsecretario de Gobierno y recién desempacado Carlos Iriarte, actual líder del PRI estatal, Pastor Medrano fue pieza clave en la administración de Montiel Rojas, quien llegó a la gubernatura mexiquense con el Congreso local pintado absolutamente de azul.

Eran los tiempos en que el PAN venia como locomotora -1999-, por la presidencia del país con un aspirante personificado nada menos que en la figura de Vicente Fox Quesada.

Como un adelanto de lo que ocurriría a nivel nacional en el 2000, el PAN le puso tremenda paliza al PRI en los municipios del poniente del Valle de México -desde Huixquilucan hasta Ecatepec, pasando por Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli, Tultitlán, Atizapán de Zaragoza y Coacalco, entre otros, llevándose en esa contienda electoral también la capital Toluca.

Azul pintado de Azul

El Congreso local no fue la excepción y los azules se llevaron 20 diputaciones locales, con lo que la administración del priísta Arturo Montiel Rojas, estaba entre la espada y la pared.

Esa fue la primera gran encomienda de Isidro Pastor Medrano, quien ocupaba en esa legislatura uno de los pocos escaños que alcanzó a rescatar el tricolor. Y el milagro se hizo, pues en un abrir y cerrar de ojos nuestro personaje convenció a 18 de los 20 diputados panistas para que abandonaran las filas de su partido y se declararan independientes, con lo que el PAN perdió obviamente el control del Congreso.

Como premio a sus excelentes oficios como legislador, Pastor Medrano fue nombrado dirigente estatal del PRI desde donde operó con todo para arrebatarle al PAN y al PRD las diputaciones y municipios que habían ganado en los comicios del final del siglo pasado en la entidad mexiquense.

En su momento, Isidro fue el político más cotizado en el Estado de México y eso lo ilusionó para pelear el derecho a ser gobernador en la tierra del desaparecido profesor Carlos Hank González.

Corría el 2004 y los aspirantes a suceder en el cargo a Arturo Montiel Rojas daban la pelea en todos los frentes. El entonces líder del PRI estatal estaba seguro de que sus bonos se cotizaban al mejor nivel y confió en que el entonces gobernador lo señalara como su sucesor.

Por septiembre de ese año en una comida en Atlacomulco, a la que asistió toda la clase política mexiquense, Montiel Rojas tachó de la lista a Isidro, lo que provocó que el llamado “Comandante Huevos” hiciera tremenda rabieta, botara el cargo de líder estatal tricolor y se fuera a la banca a llorar su dolor.

Entrarían a la recta final para suceder a Montiel nada menos que Peña Nieto, Carlos Hank Rhon y otros cuatro de relleno. Al final el hijo del profesor de Santiago Tianguistenco, tiró la toalla y dejó el paso libre a Enrique, quien de la gubernatura mexiquense saltaría a la Presidencia de la República.

Candidato independiente

No se sabe a ciencia cierta si Isidro Pastor Medrano tiene un proyecto personal para buscar la gubernatura del Estado de México o limpiarle el camino al candidato del PRI, que tendrá una dura jornada para retener lo que se considera la joya de la corona para el tricolor a nivel nacional.

Pues mire usted que con eso del aumento a la gasolina y la llegada de Trump a la presidencia de los Estado Unidos, el Partido Revolucionario Institucional trae al santo volteado de espaldas. Cada vez son más las voces que aseguran que el PRI perderá la presidencia del país en 2018 y que los que pueden aspiran a ese cargo son los candidatos de Morena y Acción Nacional. Así en ese orden.

El Estado de México ha sido considerado siempre el laboratorio político nacional, pero si tomamos en cuenta como están las cosas y lo que ocurrió el año pasado en siete estados del país, donde el tricolor dejó de gobernar, las cosas no pintan nada bien para el otrora partidazo.

Larga lista

Lo que sí aparece todos los días es la lista de aspirantes a suceder en el cargo de gobernador a Eruviel Ávila Villegas…Cuente usted a la senadora Ana Lilia Herrera; al titular de la Secretaría de Gobierno, José Manzur; al líder del PRI estatal, Carlos Iriarte, al hijo del ex gobernador Alfredo del Mazo, del mismo nombre; Ernesto Nemer, titular de la Profeco, estos por el lado del tricolor, mientras que por fuera y como independiente destaca ya la figura de Isidro Pastor Medrano, quien conoce ampliamente la entidad y la estructura política mexiquense como la palma de su mano. Es todo.

montanezaguilar@gmail.com

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

Sitios de interés

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2017



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil