El sabor de Yucatán está en la Hacienda de Los Morales, con una deliciosa propuesta del chef Rodrigo Flores y su equipo

De cinco estrellas

Victoria González Prado

 

  • Un nuevo hotel en Managua, Nicaragua, abrirá con 138 habitaciones. Así, Radisson expande su presencia en América Latina
  • Plantan 326 mil vides de 14 varietales traídos de los mejores viñedos de Estados Unidos, Francia e Italia, en Baja California

 

Papadzules, queso relleno, pescado Tikin-Xic y Tzinc de venado.

 

“La cocina de Yucatán ha sido uno de los festivales más exitosos en la Hacienda de Los Morales, por lo que decidimos traerlo de nuevo este año, pero ahora con la propuesta original de nuestro equipo de cocina, comandado por Rodrigo Flores, nuestro chef ejecutivo”, dijo Fernando del Moral, director general de la Hacienda de Los Morales, durante la presentación.

Y es que no hay duda que Yucatán es diversidad en todos los sentidos. Pero si de gastronomía se trata, ofrece un abanico de opciones con sabores muy especiales, aromas distintos y colores diversos. Postres, dulces, bebidas, antojitos y excelsos platillos para dejar un delicioso sabor de boca.

Los elementos predominantes son pescado, carne de pavo, cerdo, venado, maíz, tortilla y el chile habanero que da un sabor único a cada bocado. La cocina yucateca es una mezcla de tradiciones españolas, mayas y algunos otros estilos europeos.

Dicen los que saben que en Yucatán hay épocas y días específicos para cada platillo, aunque todos pueden degustarse en cualquier momento. Los lunes, frijol con puerco; los domingos, cochinita pibil; en Semana Santa preparados con mariscos huevo y maíz, los papadzules y el pan de cazón.

Para las cenas panuchos y salbutes; para la celebración del Día de Muertos el pib o mucbilpollo. También, antojitos como las tostadas de carne, codzitos y los famosos kibis, de influencia libanesa. Las hojas de chaya para una deliciosa agua o como condimento.

Para endulzar el paladar lo más común son los postres hechos con frutas o los mazapanes y las cocadas. Para la digestión no hay nada más dulce y delicioso que un Xtabentún, un delicioso y aromático licor.

Y es en la Hacienda de Los Morales donde se presenta el festival “El sabor de Yucatán”, y entre los platillos que podrás degustar está el Tzic de venado (carne preparada con naranja agria, rábano, cilantro y cebolla), crema de cilantro con crotones, pescado blanco a la Tikin-Xic (preparado con achiote y cocido a las brasas); el Poc-Chuc (carne de cerdo marinada con naranja agria y asada al carbón), los salbutes, panuchos, codzitos, papadzules, sopa de lima y cochinita pibil.

Para esta ocasión el menú fue creado por el chef Rodrigo Flores y su equipo de cocina, quien al presentar los platillos dijo, “para nosotros fue un reto; cocinar platillos reconocidos por el público, apegados a las recetas tradicionales y con los ingredientes propios de la región, requiere de un gran esfuerzo. Hemos puesto toda nuestra dedicación en recrear los sabores originales de la cocina yucateca para deleite de nuestros comensales”.

El festival El Sabor de Yucatán inició el pasado miércoles 5 y concluirá el 31 de julio, en el comedor principal de La Hacienda de Los Morales, en un horario de 13:00 a 00:00 horas.

✰✰✰✰✰ La Vinícola El Cielo* invirtió en 326 mil plantas vivas de 14 varietales traídos de los mejores viñedos de Estados Unidos, Francia e Italia, para una plantación histórica en 93 hectáreas de Baja California: 83 en el Valle de San Jacinto y 10 más en el Valle de Guadalupe.

Gustavo Ortega Joaquín, fundador y director general de la Vinícola dijo, “somos la primera vinícola en traer varietales vivos y despiertos. Se trata de plantas que, generalmente, se traen a México en época de hibernación, pero nosotros no lo hicimos así: las trajimos en maceta, con raíz y crecimiento activo, lo que permite trasplantarla en cualquier época del año y así garantizar su óptimo desarrollo”.

De estas plantas vivas, 17 mil, son de Sauvignon Blanc y se eligieron por ser amables con el suelo del Valle de Guadalupe, como lo explicó Eduardo Flores, jefe de plantación de El Cielo “es un varietal que se ha cultivado por muchos años en nuestra región, adaptándose muy bien a nuestro clima tipo Mediterráneo, al tipo de suelo, topografía y agua; con ello, obtenemos una uva con las características organolépticas ideales para la elaboración de los vinos”.

Agregó “que lo más importante es que son totalmente orgánicas: se optó por ellas por estar certificadas en California (Napa Valley) como varietales libres de plagas y enfermedades, tolerantes a condiciones adversas en la zona”.

Los demás varietales que se añadieron fueron el Tempranillo, en Valle de Guadalupe, y 12 más en San Jacinto: los italianos Sangiovese y Primitivo, el estadounidense Zinfandel y los franceses Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Malbec, Merlot, Syrah, Monastrel, Grenache y Pinot Noir; estás últimas variedades ya se han cultivado en la zona sin ningún problema, “por nuestros aptos microclimas; cabe mencionar que cada una requiere de un manejo especial en campo para obtener la calidad de uva”, indicó Flores.

Las plantas nacieron en marzo de 2017 y se colocaron 3 mil 680 por hectárea, “con sumo cuidado, para evitar que se estresaran y así continúen con su crecimiento”.

Claro que este gran esfuerzo no podría ser perfecto sin un suelo igual de excepcional, por lo que la vinícola invirtió también en tecnologías de punta en maquinaria, para lograr variación en el suelo: “Es un suelo virgen y fresco, sin enfermedades, ya que sólo se sembraron de temporal, cultivos forrajeros, que no necesitaron de ningún pesticida, lo que nos permitió incorporar materia orgánica al suelo”.

Además, es limo arenoso, lo que aportará características y aromas especiales al Sauvignon Blanc, específicamente. “A partir del quinto año de cosecha tendremos una uva con la calidad y la madurez requerida para la elaboración de un gran vino”, concluyó Flores.

Todo esto implica no solo un notable logro para la Vinícola, sino para toda la región enológica más importante del país.

✰✰✰✰✰ Hace unos días, se firmó un acuerdo formal para la apertura en el 2018 de un nuevo hotel en la capital de Nicaragua: el Radisson Hotel Managua, diseñado por Gómez Vásquez Internacional (GM), de Panamá, estará estratégicamente localizado adyacente al recién inaugurado Centro de Convenciones Olaf Palme en Managua. Contará con 138 habitaciones y suites, piscina al aire libre, salón de belleza, salones de eventos, restaurante, bar, cafetería y espacios comerciales.

Frances González, vicepresidente de Operaciones para la marca en Latinoamérica indicó, “estamos muy felices en poder darle la bienvenida a este hotel a nuestro creciente portfolio a lo largo de las Américas. Proveer una excepcional experiencia al cliente es la prioridad absoluta de nuestra marca en continua expansión, guiada por nuestra reconocida filosofía de servicio Yes I Can.

victoriagprado@gmail.com
Twitter: @victoriagprado

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

Sitios de interés

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2016



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil