El cáncer como tragedia

Derecho de réplica

 

 

Existen por lo menos ocho enfermos de cáncer en comunidades rurales, que exigen muerte asistida.

Empero, la controversia entre valores morales y teológicos, principalmente en las familias, sumada a la falta de recursos, lo impiden.

El Centro de Rehabilitación para Enfermos Marginados en Etapa Terminal A. C. los ayuda en la medida de sus posibilidades, pero sus limitaciones son evidentes. Incluso, apenas pueden otorgárseles despensas y medicamentos cada mes.

El cáncer de próstata, leucemia y mama son los que más prevalecen, lamentablemente en comunidades rurales, indicó Felícitas Hernández, representante vecinal del ejido Blanca Flor.

Expuso que existen ocho casos detectados de enfermos que sufren por las complicaciones y dolores del cáncer. Se ubican en Buena Fe, El Bajío, Buena Esperanza, Kaan Lumil, Zamora y Los Alacranes.

El semblante de los enfermos es deprimente, su piel se lesiona con facilidad, el pelo se les ha caído.

“Ellos piden les dejen morir, pero las familias no saben qué hacer. Por un lado, están conscientes de que sería lo mejor, pero por otro consideran que incurrirían en pecado”.

El tratamiento para el cáncer cuesta hasta 5 mil pesos por mes y las familias de los enfermos no cuentan con recursos para proporcionárselos.

“Tampoco tienen para trasladarlos a la Clínica de Chetumal, pues eso implicaría gastos y tampoco pueden abandonar sus campos, pues dependen de ellos y hay más familiares”.

En Bacalar no existe clínica para tratar este tipo de enfermedades, la más cercana es la Unidad Especializada en Oncología de la Secretaría Estatal de Salud (Sesa) de Chetumal.

En Quintana Roo existen 123 enfermos de cáncer en fase terminal y aunque la ley les otorga el derecho a muerte asistida, a ninguno se la han aplicado.

Tormenta Franklin novateó a Luis Torres

La tormenta Franklin, que dejó saldo blanco en su paso por el sur de la entidad, reflejó la novatez del presidente municipal, Luis Torres Llanes y su equipo, quienes hasta el momento no pueden dar el dato de cuántas casas-habitación son endebles ante una tormenta o cuántos habitantes corren riesgo de sufrir inundaciones a consecuencia de las lluvias y escurrimientos.

Los casos más claros son la operatividad en las colonias de bajos recursos de Chetumal, la zona de la Ribera del Río Hondo y las comunidades turísticas de Mahahual e Xcalac, donde marinos socorrieron a los afectados e hicieron traslados hacia los albergues.

La prevención hecha por el Comité Estatal de Protección Civil resultó favorable por las medidas tomadas a tiempo; sin embargo, la forma tardía en que bajó dicha información a la población causó compras de pánico, tanto de abarrotes, agua purificada, madera, clavos, cintas adhesivas, bolsas y combustible, que a mitad de quincena constituyó un duro golpe para la mayoría de los chetumaleños.

En los recorridos hechos por DIARIOIMAGEN, no se observó personal del municipio orientando a la gente, todos dan por sentado que la información fluyó por la radio, TV, canal 7 y redes sociales.

Tal es el caso que en la colonia Antorchista, la camioneta del SUCHAA parqueada desde las 17:30 horas para el traslado gratuito de la gente, sólo dio un viaje y fue hasta las 20:30 horas llevando sólo 17 personas que fueron recibidas en el refugio de la primaria Mariano Azuela.

Como verdaderos aprendices se vieron los directores de las distintas áreas del ayuntamiento, que encabeza Luis Torres Llanes, ya que en el informe de las 18:30 horas vertido por el Comité Estatal de Protección Civil informaron que había iniciado la evacuación de Xcalac y Mahahual y que los albergarían en el refugio habilitado en el CBETA 11 (para 320 personas); sin embargo, sñilo llegaron tres personas de Majahual, ya que las otras 5 que trasladó la Marina de Xcalac se fueron a casa de familiares. Otra instancia que se vio novata fue CAPA, que dejó sin el suministro a Mahahual, donde permanecieron más de 400 turistas en sus hoteles, suponiendo que había sido evacuada la población, servicio que normalizó hasta las 12:00 horas de ayer, según el informe rendido en la sesión del Comité de Protección Civil.

Fue el propio director de Reglamento y Vía Pública del Ayuntamiento de Othón P. Blanco que informó que de los ocho refugios que se instalaron en Chetumal, sólo albergaron a 30 personas, ya que la mayoría de la ciudadanía prefirió quedarse en sus casas por tratarse de una tormenta.

Informó que en promedio cada uno de los ocho refugios tenía en operatividad a 20 personas de distintas dependencias, más el personal en brigadas que “patrullaron” la ciudad. Es decir, se movilizó a más de 200 personas en dichos albergues para sólo atender a 30, entre éstas dos turistas.

Hasta el momento en Chetumal, seis gasolineras permanecen dando servicio sólo de la Premium, señalando que se les agotó la Magna.

Una gasolinera no cuenta con el suministro de ninguna de las gasolinas, la ubicada en la avenida Insurgentes esquina Flor de Liz, precisamente frente al Conalep.

Luis Torres Llanes, en su intervención dentro del parte informativo que rindió ante el Comité de Protección Civil, se congratuló por el saldo blanco y porque atendieron con “oportunidad las zonas de riesgo”, que evacuaron a tiempo a la población civil y dispusieron de vigilancia policial para evitar posibles actos de rapiña. Pero no dio cifra alguna, pues en la práctica, su autoridad fue rebasada totalmente.

José Antonio León Ruiz, nuevo presidente del Poder Judicial

El 1 de septiembre de este año, el magistrado José Antonio León Ruiz entrará en funciones como presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, al ser electo por unanimidad (12 votos) por sus compañeros, para el próximo periodo de seis años.

Los magistrados, al votar en forma unánime, dieron el mensaje de unidad y fortaleza del Poder Judicial y de una clara independencia de los poderes constitucionales del estado, ya que en su mensaje León Ruiz prometió a la ciudadanía un Poder Judicial fuerte, con la actuación de los jueces con justicia y absoluta transparencia.

El que ingresara al Poder Judicial como secretario particular del ahora subsecretario de Gobierno, Joaquín González Castro (ex magistrado presidente durante el mandato de Mario Villanueva Madrid), también fue un colaborador del segundo gobernador del estado, Pedro Joaquín Coldwell, al igual que en ese mismo tiempo Carlos Hernández Blanco y Miguel Ramón Martín Azueta.

Hace seis años, la jugada magistral fue orquestada por el ex gobernador Félix González Canto, quien impuso al también cozumeleño y hoy presidente del Poder Judicial, Fidel Villanueva, por mayoría de votos, para arrebatarle el control a Lizbeth Loy Song Encalada, quien se mantuvo por 12 años en el poder, en claro enfrentamiento con el ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz, por el “control” del Tribunal de Justicia del Estado.

Al magistrado José Antonio León Ruiz se le ha visto en reuniones en la Ciudad de México con el senador Félix González Canto, acompañados de los magistrados Mario Aguilar Laguardia y del propio Fidel Villanueva, desde donde se tejió su asunción, que sorprendentemente fue unánime, para privilegiar la fortaleza, autonomía e independencia del Poder Judicial de Quintana Roo. Tantán.

GuardarGuardar

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

Sitios de interés

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2016



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil