Legítima defensa no va contra derechos humanos

  • “Esa percepción tiene que cambiar”, dice el ombudsman

 

El presidente de la Comisión estatal de los Derechos Humanos, Herley Sosa Guillén, habló sobre las modificaciones a la ley

 

Chetumal.- La posible reforma al Código Penal del estado para que se excluya de incriminación o no se considere como homicidio calificado el hecho de que en la legítima defensa de sus intereses y posesiones una víctima acabe con la vida del delincuente dentro de su propiedad, requiere un estudio a fondo e involucrar tanto al Tribunal Superior de Justicia del estado, como a la Comisión de Derechos Humanos estatal, afirmó a DIARIOIMAGEN su presidente, Harley Sosa Guillén.

Precisó que es un tema complejo, ya que la defensa de los derechos humanos es universal para todos (seas víctima o delincuente), solamente que en efecto la ley tiene que clarificar los sucesos, ya que la percepción ciudadana es que se defiende más al victimario que al afectado por un ilícito.

Las reformas en materia de derechos humanos dan mayor reconocimiento a las víctimas del delito, con comisiones ejecutivas que estudian los casos, así como la reparación del daño, con la creación del fondo para la atención a  las víctimas.

La percepción es que tiene más derechos el delincuente que la víctima del delito y eso tiene que cambiar, con la adecuada aplicación de la ley y sobre todo el funcionamiento de las comisiones para atender a las víctimas y los casos que se dan en donde una mala interpretación del delito puede llevar a muchas personas a que bajo la presunción de inocencia no reciban el castigo que merecen, concluyó.

“Esa percepción tiene que cambiar en especial con las reformas y la aplicación irrestricta de la ley por parte de los juzgadores”, dijo.

El caso de aquellas personas que en sus propios domicilios sufrían robos o asaltos y que no podían  (en su legítima defensa) ni siquiera “tocar o lastimar” a los delincuentes, ya que corren el riesgo de  parar en la cárcel o dejar de ser víctimas para ser victimarios, es el espíritu de la iniciativa de reforma al Código Penal del estado que ingresó el diputado Juan Carlos Pereyra Escudero.

Con esta iniciativa una persona que prive de la vida a un delincuente que ingresó de manera ilegal a su hogar, no será responsable de delito alguno, según una propuesta presentada ante el Congreso Local, para reformar el artículo 20 del Código Penal  de Quintana Roo, que pretende establecer de manera clara las causas de exclusión de incriminación.

Harley Sosa señaló que hasta el momento nadie de los congresistas se ha acercado con él para ver este asunto, en donde sí se requiere participar, opinar y dar puntos de vista en base a las múltiples experiencias y casos que se han tenido sobre el tema.

Indicó que evidentemente esta reforma no puede darse a la ligera y deben ser involucrados los juzgadores, es decir los miembros del Tribunal Superior de Justicia, los consejeros e integrantes de la Comisión que él preside, para robustecer dicha iniciativa y que se garantice el espíritu de la  defensa de sus derechos los que son universales, inalienables y operan para todos.

Según la iniciativa se presumirá que concurren los requisitos de la legítima defensa, cuando el ciudadano provoque daño, lesión o incluso prive de la vida, a otra que se encuentre dentro de su hogar, así como también donde se encuentre su familia aun cuando no sea su hogar habitual; en un hogar ajeno que aquel tenga obligación de defender; en el sitio donde se encuentren sus bienes jurídicos propios o ajenos de los que tenga la misma obligación.

La iniciativa plantea que también aplicará la exclusión de incriminación cuando los hechos revelen que el intruso ejerció violencia sobre las personas que en tales sitios se encuentren.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

Sitios de interés

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2017



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil