Fallece una recién nacida a 4 horas del alumbramiento

  • Nueva negligencia en IMSS de Chetumal
  • El Instituto afirma que la madre tenía seis meses de embarazo

 

De acuerdo a un estudio sobre el caso, hubo un manejo intrahospitalario inadecuado.

 

Chetumal.- Nuevamente y estando a cargo el mismo coordinador médico, Juan Lázaro Cohuó, fallece una recién nacida de apenas 4 horas, en la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Chetumal, sin que el delegado Flavio Carlos Rosado haga algo al respecto y es que ya van dos muertes de bebés y un intento de cirugía mal diagnosticada y otros casos bajo su responsabilidad.

En esta ocasión el luto invadió a la familia de Patricia Pech, quien llegó a la clínica del IMSS con una fuerte infección el 4 de junio y aseguró tener sus nueve meses de gestación, por lo que tras ser valorada y permanecer por espacio de 3 horas en el área de Urgencias, fue dada de alta.

Según el IMSS esta paciente había sido internada durante siete días donde le dio manejo con uteroinhibidores, antimicóticos y antibióticos y es dada de alta del servicio de tococirugia con movimientos fetales normales.

Pero regresó el mismo 4 de junio, pasadas dos horas ya que en su domicilio inició con trabajo de parto, donde se le atiende en el IMSS, la ponen en labor de parto, nace su hija y a las 4 horas fallece.

En el informe que da el IMSS vía Comunicación Social señalan que Patricia Pech tenía seis meses de embarazo y no nueve y señala “obteniéndose producto – la bebé que vivió 4 horas- de extrema inmadurez con poca viabilidad y de acuerdo a los datos clínicos, la madre y el producto tuvieron un manejo intrahospitalario adecuado, ya que se revirtió la infección y se controló la actividad uterina y el sangrado”.

Este informe no indica la causa del fallecimiento del bebé ni tampoco si fue puesto en una incubadora y bajo cuidados extremos en terapia intensiva.

Pero para el colmo de los familiares de Patricia Pech, nadie de los doctores se hace responsable de la negligencia médica, ya que no debieron darle de alta, sino hacer todos los estudios pertinentes para salvar a la bebé.

Familiares narraron que se encontraba bajo observación por el comienzo de un sangrado inusual y se le comentó que tenía una infección, después de un par de horas se le señaló que se tenía que retirar a su casa “para ver la evolución de los medicamentos y su sangrado”.

A Pech Bojorges y a su esposo se le informó del fallecimiento sin que se tuviera la presencia de los directivos de la clínica, ni tampoco del encargado en turno del área de emergencias, solo se comentó que es alguien que responde al apellido “Cohuo”, que resulta ser una vez más el ya célebre Juan Lázaro Cohuó, quien se la pasa consintiendo a su personal, aun por encima de la vida de los pacientes.

El caso más reciente fue el de E.N.R.V., el cual se vivió en carne propia, que a los cirujanos como el dr. Efraín Esparza poco le importa si hace un mal diagnóstico o no, lo único que quiere es hacer cirugías y cobrar sus honorarios. Después de diagnosticar una hernia a esta paciente y gracias a que se pidió una TC, se le demostró que el dolor abdominal era por cálculos en el riñon y se evitó una tragedia.

Aun así este doctor, así como quien lo protege el coordinador Juan Lázaro Cohuó, siguen haciendo de las suyas en la clínica del IMSS de Chetumal, tal vez consentidos por el delegado Flavio Carlos Rosado.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

Sitios de interés

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2017



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil