Aprendí a creer más en mí, que en cualquier dios: Juan Gabriel

  • El encuentro de Alberto Aguilera Valadez con Elena Poniatowska y Carlos Monsiváis

 

Para Monsiváis -recuerda Poniatowska- Juan Gabriel “no sólo fue el mayor ídolo popular después de Pedro Infante, sino un creador que lo conmovía y lo alegraba. Festejar cada una de sus canciones, Amor eterno, Hasta que te conocí y La muerte del palomo, lo solidarizó con su historia de vida, sus carencias y su discriminación sexual”.

Para Monsiváis -recuerda Poniatowska- Juan Gabriel “no sólo fue el mayor ídolo popular después de Pedro Infante, sino un creador que lo conmovía y lo alegraba. Festejar cada una de sus canciones, Amor eterno, Hasta que te conocí y La muerte del palomo, lo solidarizó con su historia de vida, sus carencias y su discriminación sexual”.

 

Elena Poniatowska, escritora y periodista: “Entrevisté a Juan Gabriel a instancias de Carlos Monsiváis, en una casa que tenía el cantante en Toluca. Yo pensaba que su casa no me iba a gustar. La imaginaba llena de terciopelos y estatuas, pero resultó de muy buen gusto. Juan Gabriel me decía ‘mamá’, y tengo muchas fotos con él. Cuando lo conocí me pareció muy sencillo y estaba alegre y quería que regresara.

Recuerdo que me habló de su niñez, que había sido muy dura. Me pareció un hombre cálido y tenía gran capacidad de reír. Me dijo que no fuera a abandonarlo. Siempre me llamó la atención que las parejas fueran a escucharlo tomadas de la mano. Eso me asombraba como fenómeno social, pues los maridos no tenían reparo en escucharlo tomados de la mano de su mujer”, escribió Elena Poniatowska, en un artículo publicado en La Jornada.

Lo que más me gusta a mí en la vida es superarme. Creo que haber tenido la oportunidad de nacer es un gran triunfo que no cualquiera consigue, dado que son grandes cantidades de espermatozoides y solamente uno llega. De allí en adelante creo que tiene uno la obligación de ser cada día mejor como ser humano”, les dijo Juan Gabriel a los escritores Elena Poniatowska y Carlos Monsiváis, ya instalados en la casa del Divo de Juárez, en ese entonces ubicada en el club de golf Los Encinos, en Toluca.

Durante la plática tocan varios temas; entre ellos el de la infancia del artista y de “la tristeza vivida entre los 12 y los 14 años en un internado al que su mamá, por tener que trabajar muy duro como empleada doméstica, se vio obligada a llevarlo”, contó la escritora.

“La tristeza era no estar con mi familia, con mi mamá, pero dentro de lo que es un internado, todo era muy bonito”, recordó el cantante.

Sobre la etapa de su vida en el internado; Juan Gabriel compartió que “fue donde de chiquito conocí a un señor que se llamaba Juan, ya murió, quien me enseñó a trabajar hojalatería. Por él fue que me puse yo Juan, y Gabriel por mi papá”.

A los 14 años el artista se escapó del internado y se fue a buscar a su madre, pero “no pude estar con ella porque ya vivía con otro señor. ¡Cosas de la niñez! En aquel tiempo a los 14 años se pensaba como hoy un niño de 10. Entonces me acostumbré a estar solo y empecé a trabajar cantando”.

Juan Gabriel afirmó no haber crecido con doctrina religiosa alguna, por lo que “aprendí a creer en mí, más que nada, más que creer, por ejemplo, en Jehová, en Jesús, en Joma, en Buda o en Zaratustra”.

Para Monsiváis -recuerda Poniatowska- Juan Gabriel “no sólo fue el mayor ídolo popular después de Pedro Infante, sino un creador que lo conmovía y lo alegraba.

Festejar cada una de sus canciones, ‘Amor eterno’, ‘Hasta que te conocí’ y ‘La muerte del palomo’; lo solidarizó con su historia de vida, sus carencias y su discriminación sexual”.

“Su fijación en su madre, su homenaje reiterativo al matriarcado en un país supermachista y homófobo lo encumbró. Juan Gabriel nos convocó a todos y el pastel de mármol blanco llamado Bellas Artes fue el primero en abrirle las puertas a la cultura popular…”, finalizó Poniatowska.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.



Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil