Tlaxcala a los pies de Plácido Domingo

  • Con su alma y virtuosismo el tenor español enamoró a 23 mil almas que se dieron cita en el Estadio Tlahuicole, donde lo recibieron con los brazos abiertos para clausurar la Nueva Gran Feria de Tlaxcala
Gloria Carpio

Con su magnífica y extraordinaria voz, Plácido Domingo hizo que el público tlaxcalteca lo ovacionara de pie, sin importar los seis grados de temperatura. / Foto: Juan Carlos Equihua.

El tenor Plácido Domingo ha desplegado una nueva forma de filantropía que comienza a crecer a nivel mundial, condensada en el concierto que ofreció para relanzar a la Nueva Gran Feria de Tlaxcala 2011, donde interpretó un majestuoso repertorio de 20 canciones  con interpretaciones de los más diversos géneros, desde danzón, tango, ópera, zarzuela música clásica y vernácula.

El de Tlaxcala quedará como un concierto irrepetible, pues el tenor español nunca había mostrado tanta versatilidad, no sólo en sus interpretaciones, pues también tuvo cambios de vestuario y al final salió enfundado en un elegantísimo traje de charro, para con posterioridad rendir tres homenajes a tres figuras señeras mexicanas, como lo fueron Consuelo Velázquez, Agustín Lara y José Alfredo Jiménez.

Por si eso fuera poco, hizo dueto con la soprano Ana María Martínez, todo en el marco del Estadio Tlahuicole, rehabilitado para el relanzamiento del estado de Tlaxcala, otrora potencia turística y que desea que los visitantes retornen a esta entidad que es una potencia arqueológica, gastronómica y con una ubicación envidiable.

Y para todos esos objetivos no había mejor fórmula que un concierto de Plácido Domingo, quien demostró que cada vez “jala” mayores audiencias, pues a 48 horas de celebrarse el concierto se habían vendido 15 mil localidades y a la hora en que los 100 integrantes que conforman la Orquesta Sinfónica Juvenil de Carlos Chávez, dirigida por el maestro Eugene Kohn, dio sus primeros acordes, estaban atentas con boleto pagado 23 mil personas.

De esta audiencia nadie salió defraudado y por el contrario, todos privilegiados, pues fuimos testigos de un concierto de amplitud colosal y lo que es poco frecuente en los conciertos del tenor español, hubo melodías que fueron coreadas por la multitud, como fue el caso de Granada, Bésame mucho, Paloma querida, Ella y El Rey, que fueron acompañadas por un mariachi de 20 músicos que se afanó acompañando a un tenor, pero no se trató de cualquier mariachi, fue el que representa a la Secretaría de Marina Armada de México.

Dos horas duró este inconmensurable concierto, el primero de Plácido Domingo en Tlaxcala, para lo cual el tenor requirió 600 personas en su equipo, mismos que en tres días montaron el escenario y transportaron en 24 traileres 70 toneladas de equipo.

A cada momento el concierto tomaba mayor fuerza en razón del extenso repertorio interpretado y que comenzó con el agradecimiento del gobernador de la entidad, Mariano González Zarur, quien recordó que desde el año 300 antes de Cristo, Tlaxcala es un lugar que alberga a las distintas manifestaciones culturales, lo cual dio como resultado hacer de la región una potencia en arte sacro, haciendas, gastronomía y sus artesanías.

Al dar la bienvenida al tenor expresó su agradecimiento porque un artista consagrado vino a deleitarlos con su alma y virtuosismo, para demostrar que Tlaxcala está listo para que se den cita los turistas.

En el concierto también subió al escenario María Elena Leal, hija de los desaparecidos Lola Beltrán y Alfredo Leal, quien interpretó dos canciones.

Y fue una noche memorable, a grado tal que el tenor internacional, que el 21 de enero llegará a la edad de 71 años, le preguntó al público: “Parece que no se quieren marchar ¿verdad? Y la respuesta no se hizo esperar y él sólo alcanzó a decir que “vamos a ver hasta dónde nos da la garganta” y siguió cantando, balanceando el repertorio para ofrecer sólo como él sabe hacerlo un majestuoso concierto y lo mismo interpretó a  Puccini que a Warner y a Verdi .

Plácido Domingo, reconocido como el más grande tenor de todos los tiempos por la crítica especializada, además es director de orquesta, productor y compositor, y director general de la Ópera Nacional de Washington en Washington, D.C. y en la Ópera de Los Ángeles (California), llevó a las 23 mil almas presentes en el Estadio de Tlahuicole al éxtasis cuando salió enfundado en traje de charro e interpretó a José Alfredo Jiménez con El Rey, y cerrar con broche de oro con El día que me quieras.

Plácido Domingo se dio el tiempo suficiente para todo, después de concluir su actuación donde lo acompañó la bella voz de Ana María Martínez (quien enamoró al respetable con Muñequita linda), el tenor se trasladó al Centro de Convenciones donde ofreció una conferencia de prensa en donde comentó a los medios de comunicación que acudían de diferentes parte de la República mexicana y del extranjero: “Hicimos en una noche muy fría (seis grados de temperatura) todo lo suficiente para que la aguantaran, les dimos mucho calor”

El tenor fue recientemente nombrado presidente de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica y como tal el tema era obligado: la piratería, donde se pronunció categóricamente en contra de las descargas ilegales de música por internet, porque ello está matando a la industria discográfica y a la música como insumo cultural y en un futuro inmediato esa industria podría sufrir sus peores consecuencias si los gobiernos no adoptan medidas restrictivas.

Puso como ejemplo las grabaciones de música clásica, ya que antes se grababan entre cinco y siete discos de ópera, para dejar un testamento artístico. Hoy no se graba ni uno solo, porque ya no se venden y nadie se da cuenta que si se graba música de los reproductores se tiene que pagar.

Hizo notar que él creció en un momento de auge de la industria del disco y que eso ha desaparecido y anunció que aún así grabará las obras clásicas Guiseppe Verdi para celebrar los 200 años del natalicio de ese autor, por lo que ya firmó contrato de exclusividad con Sony.

Cuando se le cuestionó si a Susan Boyle (American Idol) se le puede considerar soprano, Plácido Domingo respondió: “hay que tener facultades y preparación para ser cantante de ópera, cuando escuchas a Susan Boyle lloras, pero eso no significa que ella sea cantante de ópera, para serlo necesitas mucha más preparación que sólo cantar bien”.

El tenor ya suma 136 papeles y hará otro disco con canciones de todo el mundo en distintos idiomas, lo cual refleja que está muy lejos del día en que anuncie su retiro, pues tiene todavía muchos planes.

Diario Imagen agradece a Generamúsica, encabezado por Darío de León, las atenciones que se brindaron para la cobertura del primer concierto de Plácido Domingo en Tlaxcala, entidad que añade una página más a su historia, pues el concierto fue memorable.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.





Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil