Cirujanos operan sin diagnóstico ni estudios

  • Laboran a destajo en el IMSS
  • Ponen en peligro a pacientes que llegan de emergencia

 

Este camastro es utilizado como quirófano en casos de emergencia, en razón de que el IMSS no tiene dinero para instalar los equipos médicos.

 

Chetumal.- La vida de la paciente E.R.V., de 43 años, estuvo en riesgo, debido nuevamente a una negligencia médica, irresponsabilidad, falta de ética y celos profesionales del cirujano Efraín Pacheco, quien sin mediar estudios preoperatorios quiso meterla al quirófano para abrirla y “buscar” el origen del dolor abdominal.

La paciente, en uso de su derecho constitucional es derechohabiente del IMSS, tiene un padecimiento gástrico, pero nunca fue atendida por un especialista en esa clínica, debido a que sencillamente no los hay, por lo que acudió con un gastroenterólogo particular, quien le hizo el pasado 14 de marz los estudios y diagnosticaba parálisis de intestino y recomendó hemicolectomía derecha laparoscópica inmediata, pero el coordinador médico del IMSS la turnó hasta julio.

El 16 de marzo colapsó el intestino y tuvo que ser operada de emergencia en la Clínica Carranza y cuando se enteraron que haría una denuncia la fueron a ver, prometiendo pagar los más de 4 mil pesos de estudios preoperatorios (tomografía, ultrasonido y análisis de sangre, heces fecales y orina), más el costo de la operación cercano a los 40 mil pesos.

El día de ayer con un simple rayos x de abdomen la señora E.R.V. iba a ser operada a eso de las 15:00 horas, ya que sino “perdería su turno”, según palabras textuales del cirujano Efraín Pacheco, quien además influyó miedo a la paciente, diciéndole que se “encomendara a Dios”, ya que no sabía el tamaño de la herida que le haría en el estómago y que “a ver qué encontraba”.

Ante esta situación el esposo de E.R.V., se opuso y solicitó una tomografía, la cual la hicieron en el Hospital General de Chetumal, pero subrogada (a crédito) y sin la interpretación del radiólogo, lo cual tiene otro costo (3,500 pesos). Al regresar al IMSS con la lista, de las 20:00 a las 21:00 45 horas, nadie atendió a la señora, quien seguía con fuertes dolores en el abdomen.

Por la desesperación su esposo L.M.G. fue con el CD de la tomografía a la Clínica Campestre, con el radiólogo Pedro Arjona Valdez, quien le interpretó el estudio y claramente indica que no hay que hacer ninguna cirugía (documento que obra en poder de DIARIO IMAGEN).

Sucede que ahí mismo trabaja Efraín Pacheco, quien con todo el cinismo del mundo le dijo textualmente al señor L.M.G., que en el IMSS no hay quien interprete la TX, por lo que hizo muy bien en buscar un experto particular.

La señora E.R.V. solicitó su alta voluntaria a las 9:45 horas, ya que el doctor de guardia del turno vespertino le indicó que no había nadie quien interpretara el TX, razón por la cual  estaban esperando al cirujano para que la operaran.

“Denuncio públicamente que mis impuestos y los de muchos derechohabientes del IMSS pagan los honorarios del  delegado Flavio Carlos Rosado, del director, doctores, enfermeros, camilleros y demás personal. No pido nada gratis, sino atención de calidad y calidez. Estuve diez horas en urgencias en un pasillo, donde había hombres y mujeres enfermos con batas; el escándalo lo hacían las enfermeras y doctores, como si fuera una romería y donde fui exhortada por el cirujano Efraín Pacheco para operarme, ya que perdería mi turno, sin leer mi expediente y señalando que profesionalmente no le interesaba la opinión del gastroenterólogo, ni de otros estudios preoperatorios, exhibiendo sus tontos celos profesionales y falta de ética, que puso en riesgo mi vida”, dijo la paciente E.R.V.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

Sitios de interés

@DiarioImagen Encuéntranos en Facebook

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2017



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil