Piensa piensa piensa…

La Ley de Herodes

José Luis Montañez

 

 

Vale la pena reflexionar a quién le daremos el voto este 1 de julio.

 

Ahora que estamos por elegir en unas cuantas semanas nuevo presidente, vale la pena reflexionar sobre el tipo de personas que somos y lo que cada uno de nosotros le aporta a nuestro querido México.

Y mire usted que en estos tiempos, tooooodos los mexicanos, sabemos un chingo de política, vamos, a cualquier imbécil, le damos tres y las malas en esta materia, porque así somos los mexicanos de habilidosos, de acomodaticios, oportunistas, para colocarnos en el lugar que más nos conviene, sin mirar nuestro propio futuro, el de nuestros hijos y futuras generaciones. Nos desgarramos las vestiduras frente al que sea para defender nuestra ideología política (?).

Como siempre, el mexicano a todo le tira y a nada le pega, va por el mundo dándosela siempre de muy sabroso y experto en el tema que le pongan enfrente, así sea del ciberespacio, política, futbol, olimpiadas, carreras de Fórmula 1, box, economía, religión, Tratado de Libre Comercio, derechos humanos, agricultura, educación, derechos laborales, derechos de los niños, derechos de las mujeres y derechos y derechos y derechos, que queremos cambiar, pero más bien siempre la embarramos.

A ver, comencemos por analizar el tipo de personas que somos. Uno.- En verdad soy un buen ciudadano que respeto las leyes de mi país, que en el trabajo doy lo mejor de mí, que no genero conflictos laborales, que no ando en el chisme todo el santo día, que no pretendo dirigir la orquesta, si no me corresponde, que cumplo con mis obligaciones como padre, hijo, hermano, compañero de trabajo, ciudadano y ser humano.

Dos.- Soy una persona que siempre me quiero pasar de listo y hacer que los demás hagan un esfuerzo y vivir de su trabajo, me la paso quejándome de todo, haciéndome la víctima y contando mil mentiras para justificar mis errores y “quemar”, como se dice, a los demás, para ocultar mi verdadera personalidad ambiciosa y desmedida.

Uso el trabajo y las ideas de los demás para ponerme medallas en el pecho que no me corresponden, hago caravana con sombrero ajeno, haciéndome pasar como una persona generosa, cuando en realidad soy incapaz de dar algo de manera desinteresada, incluyendo mi tiempo, porque pienso que yo valgo mucho y que me merezco todo en este mundo. Siempre busco la forma de salirme con la mía, aunque para eso dañe a mi familia, a mi trabajo y en general a todos los que me rodean. Cuando cometo un error nunca acepto mi responsabilidad y señalo a todo mundo con el índice, sin darme cuenta que tres dedos de mi mano apuntan hacia mí.

Entonces, me pregunto yo, con qué forma de pensar es con la que quiero hacer que mi país cambie y sea una nación justa para todos y no para unos cuántos. Desafortunadamente, ser una persona justa, generosa, responsable y compartida con los demás cuesta mucho trabajo, por eso, es que todos preferimos colocarnos en el casillero número dos, donde nos manejamos como pez en el agua, con una cadena de mentiras, que terminamos por creérnosla nosotros mismos.

Ahora que vienen las elecciones, le echamos la culpa a los demás de cómo se encuentra nuestro país, vemos hasta con odio al vecino de enfrente y al compañero de trabajo, porque no piensan y actúan políticamente como yo quiero, pues de esa forma estarán garantizados mis intereses que siempre manejo, por supuesto, a mi conveniencia y utilizando a los demás.

Abuso de la confianza de todo el mundo y cuándo descubren la sarta de mentiras que es mi vida, entonces yo mismo me crucifico y me exhibo como una persona buena, bendita, justa, mártir, explotada, incomprendida, maltratada, vejada, etcétera, etcétera y más etcétera.

A muchos en esta vida el papel de mártir nos sale a la perfección y convencemos a la mayoría, que es igual que nosotros, con nuestras propias mentiras, diciendo cómo sufrimos en esta vida y como todo mundo abusa de nosotros y nos carga la mano. ¡Sí, sí…pu’s como no!

Y con esa mentalidad es que ahora iremos a las urnas el primer domingo de julio, para según nosotros, con nuestro voto, ahora sí arreglar este país.

Tiene razón el pueblo

Estamos que echamos madres contra el PRI y el presidente Enrique Peña Nieto, quien por cierto, se ha ganado a pulso lo que el pueblo mexicano piensa de él y de su ejemplar familia.

El circulito que lo rodea y que está integrado por Luis Videgaray, Luis Miranda Nava, Gerardo Ruiz Esparza, Aurelio Nuño, Eruviel Ávila Villegas y la propia primera dama, Angélica Rivera, hicieron de Peña Nieto un cero a la izquierda como Presidente de México, y su desempeño al frente de los destinos del país ha sido tan desastroso, que el Partido Revolucionario Institucional está a punto de perder en las próximas elecciones la Presidencia de México.

Y no sólo eso, pues este mismo grupito se apoderó de la candidatura a Los Pinos, y tras maniobrar políticamente, rodearon como fieras al actual candidato, José Antonio Meade, quien por no poner cuidado en sus cosas y fajarse los pantalones, está pasando las de Caín para poder medio avanzar en sus aspiraciones presidenciales.

Así es, a Pepe Meade, este grupito ya le hizo un daño irreversible, y si gana las elecciones el primer domingo de julio, será realmente un verdadero milagro. Tarde se va a arrepentir de haberse dejado aconsejar y manejar por gente tan nefasta y ambiciosa como el inútil y mentiroso de Enrique Ochoa o el oportunista y mustio de Aurelio Nuño, quienes aprovechando su novatez en las lides políticas y su cercanía con Enrique Peña Nieto, le trataron de imponer a todo el equipo y también la estrategia para competir en esta justa electoral, donde el puntero, Andrés Manuel López Obrador, parece llevar un ritmo uniforme y sin contratiempos de ningún tipo, que lo lleven, ahora sí, a realizar su sueño dorado, de ser Presidente de México.

Ricardo Anaya, perdido en el espacio

Bueno, y ya que hablamos de candidatos, que lástima que Ricardo Anaya esté perdiendo el tiempo y no encuentre las propuestas que finalmente hagan que el electorado voltee a verlo y se convenza de qué es una buena opción presidencial. A este muchachito, parece que ya se le terminó el oxígeno y que está jalando aire por la boca a mitad de la pelea, tomando en cuenta que faltan seis semanas aproximadamente para el día de las votaciones, y que aquí, como en todo, el que tiene más saliva traga más pinole. Bueno, retomando el tema inicial, quiero pedirle a usted que escuche bien las propuestas de cada uno de los candidatos presidenciales: Andrés Manuel López Obrador, Jaime Rodríguez, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, y que cuando vaya usted a decidir su voto, lo haga pensando en México, en sus hijos y en las futuras generaciones. Todo lo que ocurre en el país, desde la inseguridad, el desempleo, los bajos salarios, la mala educación y tanta corrupción, dan mucho, pero mucho coraje, pero no por darle al balín, le demos al balón.

Para cerrar el tema, yo lo quiero invitar, que a partir de hoy nos conduzcamos en todos los renglones de la vida con honestidad y respeto en todas nuestras actividades y no sólo en lo que nos conviene, pues sólo de esta forma lograremos que México cambie y sea en el futuro la patria que hemos soñado. No se engañe, un hombre no lo puede hacer todo, tenemos que ser un gran equipo.

montanezaguilar@gmail.com

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.



Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2017



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil