López Obrador, sereno moreno; Anaya y Meade, patadas de ahogado..!

La Ley de Herodes

José Luis Montañez

 

Ricardo Anaya Cortés, Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade Kuribreña.

 

Solamente un fraude descomunal, con diez o 12 millones de votos “chuecos”, que pondrían en riesgo la paz social en México, o un milagro por la izquierda (así dicen los cubanos cuando las cosas no son derechas), a favor de Anaya o Meade, harían que Andrés Manuel López Obrador, en este tercer intento, no llegue a la Presidencia de México.

Si este par -Anaya y Meade-, no levantaron en diez semanas de campaña efectiva, dudo mucho que lo puedan hacer en las tres semanas que faltan, para luego de un breve receso ir a las urnas a emitir nuestro voto.

Serán las elecciones más concurridas de toda la historia del país, y no porque el INE las haya organizado muy bien o porque los candidatos hayan dado el ancho con sus discursos y propuestas, si no más bien porque la gente, o mejor dicho el pueblo, se va a dejar ir de frente a las casillas para evitar un fraude electoral, como los que se acostumbran en este país, para evitar que el tabasqueño llegue a su deseo de ser Presidente. La tercera es la vencida… ¿Qué no?

Se les acabó la magia del fraude electoral..!

Y a todos esos cabrones que se dedican a manipular las urnas y los resultados en cada casilla para con ello armar nuevamente un megafraude electoral y darle el triunfo a tal o cual candidato, hoy habrá que decirles que “se la van a pellizcar”, pues aunque le metan el billetote un día antes del domingo 1 de julio, mediante operadores expertos en el manejo de los padrones de asistencia social para comprar millones y millones de votos que les harán falta para beneficiar a cualquiera de los dos principales contrincantes de López Obrador.

Desde la elección presidencial de Carlos Salinas de Gortari, con Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, hasta la última de 2012, al pueblo de México lo han hecho tonto con las cuentas y ha ganado en las urnas el que la clase política amafiada con los pudientes han querido favorecer.

Con Salinas, el robo de la Presidencia al ingeniero Cárdenas fue descarado, sólo que al hijo del “Tata” le faltaron “tanates” para fajarse los pantalones y no permitir que el odiado Chupacabras le arrebatara la Presidencia del país.

Aquí hemos vivido de todo, hasta como presuntamente “El Chapo” le entró con su cuernote para hacer Presidente de nuestro país nada menos que a “Jelipe chupitos” Calderón Hinojosa. Y quién lo dude que vaya y le pregunté al chinito Zhenli Ye Gon, quien en Estados Unidos cantó “La Traviata” y dijo que los 256 millones de dólares que tenía escondidos en su casa de las Lomas de Chapultepec en la Ciudad de México, se lo había dado a guardar el entonces priísta empanizado, Javier Lozano, quien pronunció en la misma cara del oriental la frase célebre de “coopelas o cuello”.

Esa lanota se supone que fue el sobrante de la maletota que presuntamente recibió García Luna y compañía para trepar a “Jelipe” en Los Pinos.

Andrés Manuel López Obrador, sereno moreno..!

Y no es que López Obrador haya encontrado en esta campaña el terreno pavimentado para ganar la Presidencia de México el próximo 1 de julio, no qué va. A éste se la hicieron de jamón y gacho, como dicen en mi pueblo, sólo que el de Macuspana le echó “yaytsa” -huevos en ruso-, para evitar que por tercera ocasión se lo lleven al baile con el manejo y conteo de los votos.

Hoy, más bien, López Obrador está poniendo en práctica todo lo que aprendió a lo largo de los casi tres procesos electorales que se ha tenido que aventar para poder ser Presidente. Y mire lo que son las cosas, ahora, al tabasqueño todo mundo le quiere prestar hasta la vieja y lo acusan de pactos en lo oscurito con Peña Nieto, que para que le herede el poder… que no Mouse Mickey.

Este cabezón se los planchó ya, y bueno ahora todo mundo, hasta los de la IP dicen, lo que pasa es que no le entendíamos, porque no pronuncia bien las palabras y habla muy despacito, pero en su presentación hace unos días, los dueños del país llevaron un “pejeintérprete” y asunto arreglado, todo está más claro que el agua Peñafiel.

Anaya y Meade dan pena ajena

Y bueno, ya este fin de semana fue más que evidente que tanto el panista Ricardo Anaya o “Ricky Riquín” para los cuadernos, como Pepe Toño Meade, no salen de sus mismos rollos y se agreden ahora entre ellos mismos. Vieron que sus sesudos asesores de medios e imagen valen para puras vergüenzas, pero eso sí cobran por su quesque trabajo profesional cheques de seis ceros. Y mire usted para que le hacen tanto al cuento si en estos momentos Anaya y Meade deben de conseguir diario hasta el final de la campaña que está a la vuelta de la esquina, algo así como un millón de votos cada veinticuatro horas para derrotar a López Obrador en las urnas.

Porque mire usted, eso que andan pensando algunos perversos de bajarle nuevamente a la mala la Presidencia a López Obrador, no saben ni en la que se van a meter si en verdad sueltan al tigre, porque ni duda cabe que hoy el pueblo de México está más encabronado que nunca..!

Porque haga usted cuentas, al tabasqueño lo siguen desde hace 18 años mal que bien unos diez o 12 millones de votos y Peña Nieto le va a poner otro tanto, porque la gente dice que su gobierno ha sido el peor de los últimos tiempos…y a ver, usted aléguele al ampáyer.

montanezaguilar@gmail.com

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.



Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2017



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil