Indonesia entierra en fosas comunes a víctimas de sismo

  • Calculan hasta mil 300 decesos
  • Rescatistas continúan buscando sobrevivientes del tusnami entre las ruinas

 

El presidente de la Cruz Roja de Indonesia (PMI), Jusuf Kalla, denunció que el daño causado a la infraestructura ha obstaculizado la distribución de alimentos y medicamentos a unas 16 mil 732 personas que fueron enviadas a campamentos en Palu y Donggala, y los distritos de Sigi y Parigi Moutong.

 

Cientos de cadáveres en descomposición de las víctimas del terremoto y el tsunami del viernes pasado en la provincia indonesia de Sulawesi Central, comenzaron ayer a ser enterrados en fosas comunes, para evitar riesgos de enfermedades entre los sobrevivientes.

Cuatro días después del terremoto de magnitud 7.5º y el posterior tsunami que azotó las ciudades de Donggala y Palu, capital de Sulawesi Central, con olas de hasta seis metros de altura, las autoridades luchan por lidiar con las consecuencias del desastre.

Los rescatistas siguen buscando posibles sobrevivientes entre las ruinas de decenas de edificios destruidos, mientras voluntarios cavaron una fosa de unos 100 metros en Poboya, en las colinas sobre la devastada ciudad costera de Palu, para enterrar los cuerpos.

Con las instrucciones de prepararse para recibir hasta mil 300 víctimas, los voluntarios comenzaron a introducir a la fosa decenas de cuerpos, para evitar cualquier brote de enfermedades, informó la agencia estatal Antara.

“La mayoría de los cadáveres han empezado a pudrirse, por lo que los vamos a enterrar en fosas comunes lo más rápido posible para evitar que presenten un riesgo de enfermedades epidémicas”, dijo el portavoz de la Policía Nacional, general de brigada Dedi Prasetyo.

Los rescatistas han estado trabajando arduamente para evacuar a los sobrevivientes y sacar un gran número de cuerpos de los escombros de edificios dañados y destruidos en las zonas más afectadas.

Al mismo tiempo, agregó, la policía y el personal militar fueron enviados para salvaguardar varias estaciones de servicio de combustible y supermercados alrededor de Palu, con el fin de evitar saqueos, como los registrados el fin de semana.

Dedi Prasetyo admitió que varios residentes todavía saquearon esta mañana varios minimercados para obtener alimentos, debido a que los suministros de ayuda de emergencia aún no se han distribuido a todas las áreas afectadas por el desastre.

El presidente de la Cruz Roja Indonesia (PMI), Jusuf Kalla, denunció que el daño causado a la infraestructura ha obstaculizado la distribución de alimentos y medicamentos a unas 16 mil 732 personas que fueron enviadas a campamentos en Palu y Donggala, y los distritos de Sigi y Parigi Moutong.

Pese a la declaratoria de emergencia, el gobierno de Indonesia reiteró que no solicitará ayuda internacional para hacer frente al impacto devastador del terremoto y tsunami en Sulawesi Central, pero aceptará la oferta de asistencia logística y apoyo humanitario.

“Anoche, el presidente le dijo al ministro de Relaciones Exteriores que Indonesia aceptará la ayuda tanto como sea necesaria. El gobierno no solicitará ayuda internacional, pero estamos abiertos al apoyo de la comunidad internacional”, dijo el lunes Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres (BNPB).

En declaraciones a la prensa, el funcionario explicó que la ayuda internacional se limita al servicio de transporte aéreo con aviones que podrían aterrizar en una pista de 2 mil metros, tiendas de campaña para refugiados, equipos de procesamiento de agua y paramédicos.

“Cuando el tsunami afectó a Aceh no contábamos con un sistema, experiencia y regulación” de la asistencia que llegó de muchos países, recordó en referencia al terremoto y tsunami del 26 de diciembre de 2004, que dejó 168 mil muertos en Indonesia.

Varios países, como Australia, Tailandia y China han ofrecido a Yakarta ayuda y suministros, mientras que la Unión Europea (UE) anunció 1.5 millones de euros (1.74 millones de dólares) en ayuda financiera inmediata para los afectados.

La Unión Europea y 10 países han ofrecido ayuda, incluyendo a Estados Unidos, Australia y China.

Indonesia, hogar de 260 millones de personas, es una de las naciones más propensas a los desastres del mundo, ya que se ubica en el llamado “Anillo de Fuego” del Pacífico, donde chocan las placas tectónicas, provocando actividad sísmica y volcánica frecuente.

Buscan más víctimas tras sismo

Rescatistas, aeronaves militares y comerciales trabajan para acceder a posibles sobrevivientes atrapados bajo los escombros de edificios colapsados en Indonesia, incluyendo un hotel de ocho pisos en Palu en donde se escucharon voces debajo del concreto.

El Ejército colaboraba en la entrega de ayuda y provisiones debido a que miles de personas se han quedado sin hogar y sufren por la falta de alimentos. Bolsas con cadáveres son colocadas una al lado de la otra en una fosa común recientemente excavada, mientras que la ciudad de Palu- la más afectada por el sismo- comienzan a enterrar a sus muertos.

La televisión local informó que unos 3 mil habitantes se trasladaron al aeropuerto de Palu para intentar salir de la ciudad. Las imágenes muestran a algunos de ellos gritando enfurecidos debido a que no pudieron abordar un avión militar. El aeropuerto apenas reinició con las operaciones de algunos vuelos comerciales.

“¡No hemos comido en tres días!”, gritó una mujer, “¡Sólo queremos estar a salvo!”.

“Hoy enviaremos comida, la mayor cantidad posible, en varias aeronaves”, dijo Widodo en la capital, Yakarta.

Tiopan Aritonang, comandante local del Ejército, dijo que 545 cuerpos llegaron tan solo de un hospital. La fosa en Palu es de 10 por 100 metros (33 pies por 330 pies) y su tamaño puede aumentar en caso de ser necesario, comentó Willem Rampangilei, jefe de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres de Indonesia.

 

Dan permiso para saquear comercios

La falta de agua y alimentos en la ciudad de Palu, devastada por el sismo, obligó a sus habitantes a saquear tiendas y supermercados con el permiso del gobierno.

“No nos ayudan, necesitamos comer. No tenemos otra opción para comer”, se justificaba ayer uno de los habitantes que saqueaba.

“Las tiendas están cerradas y los mercados, vacíos”, explica Eddy, de 33 años. “Así que tenemos que saquear una tienda tras otra”.

Las autoridades indonesias anunciaron que no sancionarán a los saqueadores y compensarán a los propietarios de los comercios. “Solicitamos (a los distribuidores) Alfamart e Indomaret que dejen que la gente tome los productos. Tienen que registrar todo y nosotros pagaremos, no será un saqueo”, anunció el ministro del Interior, Tjahjo Kumolo, según un comunicado.

“Es una crisis. ¡No hay alimentos, no hay nada!”, se indigna otro saqueador. “Lo que necesitamos desesperadamente es algo que comer y agua”.

De repente, en el edificio se sienten dos pequeñas réplicas del temblor. La gente grita: “¡Sismo! ¡Sismo!”. Pero una vez que pasa la angustia, llegan más saqueadores a la tienda.

“Es la situación la que nos fuerza a hacer esto, necesitamos de todo”, argumenta un adolescente presente en el lugar junto con otros jóvenes.

“Agarramos todo lo que pudimos, ni siquiera podemos cocinar, por eso saqueamos”.

La ayuda apenas empieza a llegar a la isla de Célebes. Las autoridades están transportando cocinas móviles capaces de proporcionar unas 36 mil comidas diarias, miles de colchones y cobijas.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil