Centroamericanos mantienen el sueño de poder llegar a EU

  • Llegan a la CDMX tras recorrer Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Puebla
  • La noche del domingo migrantes durmieron a 13 grados sobre las gradas del estadio de futbol Jesús Martínez “Palillo” en la capital

 

De acuerdo con datos brindados por la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, para este martes o miércoles llegará la última parte de esta caravana, la cual se compone de alrededor de 3 mil integrantes, por lo que en este albergue se ubicarán cerca de 5 mil migrantes.

Un despertar soleado, con menos frío, tuvieron el lunes los migrantes de origen centroamericano que pernoctaron en el albergue instalado por las autoridades capitalinas en el estadio Jesús Martínez “Palillo” de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca.

El sol se asomó desde temprana hora en el lugar dando algo de alivio a los cuerpos maltrechos y a los pies helados que son cubiertos, en su mayoría, con “chanclas” de plástico, algunos otros, muy pocos, con tenis viejos, de quienes desde la noche del sábado y durante el domingo arribaron a este espacio habilitado para darles cobijo en su tránsito hacia Estados Unidos.

Migrantes recorren ‘de aventón’ último tramo para llegar a CDMX .

Ahora con más organización de las autoridades de la ciudad, derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil los migrantes, de Honduras, Guatemala, El Salvador y Panamá, desayunaron huevo con jamón, puré de papa, café y frijoles.

Los integrantes de la caravana centroamericana se bañaron y lavaron su ropa. Suficiente agua se colocó en tinacos para cubrir esas necesidades. También desde temprano se observó una enorme fila para recibir zapatos.

Más descansados y con la tranquilidad que da un estómago lleno, algunos de ellos jugaban en el parque.

El secretario de Gobierno de la Ciudad de México, Guillermo Orozco, reportó que hasta el momento han sido registrados 2 mil 200 migrantes centroamericanos en el albergue de la Magdalena Mixhuca, ubicado en la alcaldía de Iztacalco.

De acuerdo con datos brindados en conferencia de prensa por la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Nashieli Ramírez Hernández, para el martes o miércoles llegará la última parte de esta caravana, la cual se compone de alrededor de 3 mil integrantes, por lo que en este albergue se ubicarán cerca de 5 mil migrantes.

Cabe recalcar que quienes han llegado a albergues ubicados en otras alcaldías serán traslados al estadio habilitado como refugio, en donde la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Cruz Roja y el gobierno capitalino asegurarán su alimentación, salud y resguardo.

La secretaria de Gobierno entrante, Rosa Icela Rodriguez, pidió la solidaridad y el apoyo de la ciudadanía para hacer donaciones de ropa, sobre todo chamarras, zapatos, cobijas y prendas para niños, niñas y bebés.

“¡Sí se pudo!, ¡sí se pudo!”

Unos 150 migrantes centroamericanos que pidieron “aventón” a un trailero en la caseta de San Marcos, en Chalco, Estado de México, llegaron ayer por la tarde al albergue de Ciudad Deportiva.

Sobre la avenida Viaducto Río de la Piedad se observó llegar al tráiler con los extranjeros, por lo que otros centroamericanos que descansaban afuera del Deportivo los recibieron al grito de “¡Honduras! ¡Honduras!”.

Hacia las 13:00 horas, el chofer José Felipe Ramírez levantó al grupo integrando por hombres, mujeres, niños y bebés, y lo llevó hasta la Puerta 6 de Ciudad Deportiva, a donde llegó a las 14:00 horas. “Me pidieron aventón y pues les di un pequeño aventón”, comentó el chofer.

En tanto, los migrantes bajaron del área de carga del tráiler y se dirigieron directamente al albergue.

“¡Sí se pudo!, ¡sí se pudo!”, corearon.

A lo largo del día ha incrementado el arribo de grupos de personas que huyen de la violencia y pobreza en sus países. Hasta ahora, el grupo más numeroso había sido de unos 50, quienes llegaron en Metro.

Pasan caseta en busca de albergue

“¿Cuánto falta para el albergue?”, es la pregunta recurrente que hacen los migrantes al pasar la caseta de San Marcos.

Con papel en mano, un hondureño preguntó cómo se llegaba y en cuánto tiempo, a pie y en vehículo, al albergue de Ciudad Deportiva, en la Ciudad, ubicado a 26 kilómetros de distancia.

La mayoría de los migrantes que llegan en camiones y tráileres, y los menos en vehículos compactos, pisan este paraje en la México-Puebla durante unos minutos para hidratarse y seguir en “aventón” o en algún transporte público que sale desde una zona de plazas comerciales, a menos de un kilómetro de distancia,

“¿Se llega caminando?”, “¿Cuánto cobra la combi?”, “¿Está muy lejos?”, es lo primero que cuestionan para saber dónde están parados.

Desde las 9:30 y después de las 14:30 horas, brigadas médicas, de seguridad y de derechos humanos han ayudado a los viajeros que tocan este punto, después de trasladarse por Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Puebla.

Última parte de la caravana sale de Veracruz rumbo a la CDMX

Los últimos integrantes de la caravana migrante salieron ayer en la madrugada de la Arena Córdoba con rumbo a la Ciudad de México, para reunirse con aquellos que ya están ahí. Después de las 5:00 horas, uno a uno y en pequeños grupos fueron abandonando el lugar que desde el viernes se habilitó como refugio temporal para los centroamericanos.

En la asamblea del domingo decidieron ya no hacer parada en Puebla, por lo que la mañana del lunes , el contingente, integrado por alrededor de 2 mil centroamericanos, en su mayoría familias con niños, se detuvo en la salida de la ciudad que conecta con la autopista Córdoba-Puebla, y empezaron a pedir “aventones” o “jales”, como ellos dicen.

Otros intentan buscar quién les dé un “raite”; sin embargo, los camiones que avanzan por la autopista lo hacen a una velocidad alta, por lo que continúan caminando para ver si más adelante tiene suerte.

En una mañana fría, la última parte de la caravana avanza resguardada por algunos defensores de derechos humanos, quienes piden no separarse del grupo por los riesgos que implica viajar solo, pero hay algunos que se desesperan y emprenden camino hacia la capital del país.

Tendrán que avanzar más de 100 kilómetros para llegar, pero muchos ya lo consideran poco si lo comparan con todo el camino que han recorrido. Confían que en la capital del país, las autoridades los apoyen para encontrar refugio en México o para pedir asilo en Estados Unidos.

Los coordinadores anunciaron el domingo que hay algunas organización que se ofrecieron a apoyar con talleres para que los centroamericanos puedan realizar estos trámites ante esas autoridades, pero se requerirá de tiempo, por lo que pidieron ser pacientes.

La mayoría de las personas que integran la caravana son de Honduras, país que han señalado organismos internacionales, está afectado por la violencia de pandillas, las guerras de drogas y la corrupción.

Ahora, el contingente donde también va gente de Guatemala y El Salvador, así como en menor tamaño de Colombia y Nicaragua, espera llegar el martes a la Ciudad de México.

En el último tramo para llegar a la Ciudad de México, la mayoría de los integrantes de la Caravana Migrante lo han hecho en vehículos, pese al riego que representa caminar por carreteras y dormir donde puedan.

Testimonios de los integrantes de la caravana

Sí, nos venimos porque corremos peligro en Honduras, seguimos la caravana, ha sido duro porque no nos han puesto transporte nada y hemos venido cansadas”, indicó Osilis, una de las migrantes centroamericanas.

Pues ha sido un poco difícil porque hemos aguantado lluvia, sol, frio, pero la verdad se han portado bien con uno porque de hambre no hemos padecido. Nos han dado de comer, nos han tratado bien, pero a veces hemos quedado en la calle porque no tenemos donde quedarnos. Ya nos caló el agua”, agregó.

Tienen tres semanas caminando, y pese a los anuncios de que no les permitirán entrar al vecino país del norte, esperan ingresar

Que nos ayuden porque venimos huyendo de nuestro país por la violencia y por extorsión que tenemos”, agregó Ángela Aldana.

En tanto que Elvin Perdomo, migrante de Honduras comentó “muy duro, pero así venimos. Hay que sufrir, uno con paciencia, porque es duro siempre, una leve tos le ha pegado, pero ahí vamos”.

La inclemencia del tiempo ya ha provocado enfermedades principalmente con los niños, por lo que en las inmediaciones de la autopista México-Puebla se establecieron carpas de Derechos Humanos y de atención médica para brindarles apoyo a los migrantes que esperan reunirse este miércoles en la Basílica de Guadalupe, para seguir juntos en su camino hacia Estados Unidos.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2017



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil