Circo Atayde celebra sus Galas de Invierno

  • La empresa circense con mayor tradición en México, continúa ofreciendo funciones en el Centro Cultural Teatro 1 hasta el 6 de enero
Arturo Arellano

 

La compañía de mayor tradición circense en México se transforma para mantenerse viva en el gusto de la gente. (Fotos: Arturo Arellano)

 

Después de retirar su icónica Carpa Astros de calzada de Tlalpan y de tomar caminos y proyectos diferentes, los hermanos Atayde comienzan a dar de qué hablar de nueva cuenta. En este caso Alfredo Atayde hijo, decide evolucionar el espectáculo para llevarlo al teatro, específicamente al Centro Cultural Teatro 1, donde ofrecen sus tradicionales Galas de Invierno con funciones al menos hasta el 6 de enero próximo, con actos de malabarismo, magia, clown, acrobacia de piso y aérea, así como un asombroso duende, experto en la dominación de los aros.

La función para este año ha sido adaptada para pasar de la original pista de circo bajo carpa en 360 grados a un escenario teatral, lo cual no es más que un regreso a sus orígenes, pues así fue justo como el circo nació en los teatros romanos, al menos hasta que el norteamericano Phineas Taylor Barnum; creo lo que hoy conocemos como circo moderno en una carpa, de modo que para la familia Atayde no ha sido difícil este ajuste. Ya han sido varios los embates que ha tenido que aguantar el circo mexicano, desde la desaparición de los animales en sus espectáculos, sin embargo, con estas galas reafirman su creatividad, innovación, fortaleza e inmortalidad.

Alonso Venegas sorprende en el escenario, con su acto de cyr wheel.

El espectáculo está a cargo de artistas nacionales y extranjeros, todos bajo la dirección de Alfredo Atayde y se arranca con un número humorístico en manos del talentoso payaso mexicano Alain Carlos, quien con su inconfundible melena pelirroja arranca las primeras sonrisas al público presente, este es seguido de la gran apertura con el talento de bailarinas y todo el cuerpo de artistas del circo, quedando al final solo en el escenario Eric McGill, extraordinario acróbata, quien se encargó de realizar un número de cintas aéreas.

Rulo Clown arranca las risas de los presentes con destreza y humor blanco.

Lo siguiente en la función fue la presencia de Alonso Venegas en el escenario, quien haría lo suyo con cyr wheel, que no es otra cosa que el aro de piso, donde se monta para realizar asombrosas figuras mientras recorre todo el espacio a bordo de su aro metálico, mientras que luce un vistoso traje azul a ritmo de un boggie. Posteriormente, hizo presencia el segundo payaso de la compañía, también mexicano, Rulo Clown, quien con su número de diábolo, divierte y asombra a todos los presentes, pues se vale de su destreza con el artefacto para hacer reír a todos.

Christopher Stoinev Atayde, quinta generación de la dinastía circense mexicana, por su parte da muestra de su extraordinario talento en los malabares, haciendo un vistoso número, jugando clavas, esferas, aros y hasta disco chino, yendo desde cosas simples hasta el malabar con más de 7 piezas. Luego de este asombro, el público quedó listo para recibir de nueva cuenta a Alain Carlos, payaso con su número titulado “El pintor”, donde vuelve interactivo el espectáculo, solicitando la ayuda del público.

Otro que se llevó los aplausos de todos los presentes por su valentía y talento, fue Benny Ibarra, que subió al péndulo de la muerte para sorprender a todos con saltos, giros, figuras y acrobacias que a cada paso ponían a la gente al filo del asiento, pues incluso el artista se permitió asustar a la gente fingiendo su caída en un par de ocasiones. Este acto fue seguido por el duende estrella de la compañía, Marco Antonio Penagos, que con su atuendo espectacular, potencia el talento que de por sí ya es suficiente para dejar a todos con a boca abierta. Este singular personaje es el amor de los aros, por lo que domina hasta 40 aros al mismo tiempo.

Isabelle Dalí enamora al público con su número de aro aéreo.

Erika Gopr, por su parte ofrece un número de pole aéreo con “While my Guitar Gently Weeps” de The Beatles de fondo, haciendo de cada figura un momento imperdible e inolvidable, pues la acróbata irradia belleza y talento en cada movimiento. Ella antecedió el regreso de los payasos al escenario, quienes realizarían un número de acrobacia de piso.

El trapecio es un acto que ha marcado la excelencia de Circo Atayde desde los años 1800, por lo que el número no podía faltar en estas galas, donde estuvo a cargo de Eric McGill. Finalmente, y como acto estrella, la pareja cubana Sixto & Lucía, presentaron el número Quick Change, que consta de la ilusión de ir cambiando de ropa en instantes al ritmo de la música, para luego cerrar con una comparsa en la que participa toda la compañía. Al culminar la función Alfredo Atayde agradeció la presencia del público e invitó a la gente a apoyar al circo mexicano.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.



Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil