Santander y Bancomer

Arco Norte

José Luis Montañez Aguilar

 

El pasado lunes cuatro de enero el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pronunció al final de su conferencia de prensa mañanera en Palacio Nacional, una frase que retumbó en todos los rincones de la geografía nacional y seguramente más allá de nuestras fronteras. 

“El pueblo se cansa de tanta pinche transa”, dijo con voz determinante el Jefe del Ejecutivo.

Y sí, los mexicanos ya estamos hasta la madre de tanta pinche transa, de tener que pagar cuando vamos a cargar el auto de gasolina el robo huchicolero de combustible, porque, si usted no lo sabe o no se lo imagina, en cada litro de Magna o Premium que usted o yo, querido lector, le ponemos al auto, le entramos con nuestro cuerno para que los promotores del huachicol en todas sus dimensiones y niveles tengan ingresos ilícitos por miles de millones de pesos al año.

El caso de Aguakan en Cancun, otro megafraude con el pueblo

En Cancún, cuándo se nos quitará lo tonto, una empresa gala de nombre Aguakan vende a la población el agua potable a precios estratosféricos. 

El vital líquido que sale por las tomas domiciliarias con tierra y la falta de tratamiento del agua, dizque potable, que se entrega a miles y miles de hogares en el paradisíaco destino, termina por dañar las tuberías de cocinas, baños, jardines y también lo referente a plantas industriales, todo tipo de negocios, comercios y por supuesto toda la planta hotelera.

Estos señores de Aguakan hacen los que se les pega la gana con sus clientes cautivos y si no tiene usted para pagar los cobros excesivos y arbitrarios que fijan, pues simple y sencillamente le cortan el servicio. Gente de la tercera edad que vive de una mísera pensión han tenido que comprar garrafones de agua para el servicio de la casa, pues el suministro se les quita y punto al no tener recurso para pagar el recibo del agua.

Los moches que Aguakan entrega a alcaldes, empleados estatales y federales le garantiza a la firma gala el negocio multimillonario por décadas y décadas. En el caso de Cancún, el ex presidente municipal de Cancún, un cínico de nombre Remberto Estrada, les firmó un documento, vaya a usted a saber con cuántos millones de pesos de por medio, para que los indefensos cancunenses compren el vital líquido por cuando menos treinta años más a la “honesta” firma Aguakan.

Por cierto, los tentáculos de esta firma ya tomaron las plazas de Puerto Morelos, Playa del Carmen y Chetumal para vendernos nuestro vital líquido a precio de agua bendita. 

Santander y Bancomer, más de lo mismo

No sé por qué razón y después de más de quinientos años de la famosa conquista española, esa nación nos sigue hincando la espuela hasta el alma para llevarse nuestra riqueza.

En el colmo de los colmos y sin tener recursos energéticos propios, los españoles nos venden gas natural que le compran a Ecuador en una reventa descarada y que les produce miles de millones de dólares anualmente.. 

Esos son los negocios que han hecho con el ignorante pueblo mexicano nuestros gobiernos traidores y deshonestos en complicidad con extranjeros de todas partes del mundo.

Pues bien, durante el sexenio del mariguano ex presidente, Vicente Fox Quesada, se consolidó en nuestro país la entrega del manejo de nuestros recursos financieros a la banca extranjera.

Miles y miles de millones de dólares cada año salen de nuestra economía doméstica e industrial, traducidos en descomunales ganancias para los bancos ibéricos Santander y Bancomer, dueños hoy por hoy del sesenta por ciento de nuestra banca.

Y bueno, para qué le cuento del trato de limosneros que recibimos todos los mexicanos en las sucursales de estas instituciones financieras que disfrutan de nuestra riqueza económica en un festín interminable, al puro estilo de los buitres, metiéndonos todos los días las manos en los bolsillos y cobrándonos por cada servicio lo que se les pega la gana.

Solo por dar un ejemplo le diré a usted que en la sucursal Santander del WTC de la colonia Nápoles, en la Ciudad de México, los cuentahabientes son tratados por los empleados con la punta del zapato.

Y mire usted que se ha probado y comprobado que los principales ladrones, timadores y defraudadores del los bancos en nuestro país, son precisamente los empleados bancarios que de esa manera parecen emparejar sus miserables sueldos que les pagan Santander y Bancomer.

Había un ejecutivo de cuenta en Santander WTC de nombre Javier Bejar que hace dos años se peló nada menos que con más de nueve millones de pesos de las cuentas de los clientes, la mayoría de ellos con oficinas en el centro de negocios del WTC Ciudad de México. 

Existe la versión de que a un chino ya grande de edad, le tomó este bribón de su cuenta de inversión varios millones de pesos. Lo peor es que dicen que el angelito ya trabaja en otras institución bancaria, hágame usted el maldito favor.

Por qué no crear nuestro banco..?

Vemos que a nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador no le falta imaginación para resolver los problemas del país, por lo tanto sería recomendable, no que corra a los bancos ibéricos Santander, Bancomer y demás instituciones financieras transnacionales que prestan servicio en nuestro país, sino más bien que entre todos los mexicanos creemos y fortalezcamos, aunque sea con tres pesitos cada uno, un Banco Nacional que maneje nuestras finanzas, pero sobre todo, que nos dé el trato que nos merecemos y no el de limosneros que siempre recibimos de los banca extranjera que opera en nuestro propio país. Feliz fin de semana.

montanezaguilar@gmail.com

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.





Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil