Aprueba Senado Guardia Nacional con mando civil

  • Avalan dictamen modificado por votación unánime
  • Estados deben fortalecer policías; en 5 años, Ejército, a cuarteles
José Luis Montañez

 

Los senadores de oposición festejan la aprobación de la Guardia Nacional.

 

El Senado avaló ayer jueves en lo general y particular el dictamen modificado de la Guardia Nacional, que establece que la institución tendrá un periodo de conformación de cinco años y será de mando civil; la aprobación se dio por unanimidad con 127 votos.

En ese periodo, indica el Transitorio Quinto, mientras la Guardia forma su estructura y capacidades, el Presidente de la República podrá disponer de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública, pero su labor será de carácter extraordinario, regulado, fiscalizado y, sobre todo, de tipo auxiliar de las instituciones civiles.

Tras las negociaciones entre las bancadas, se incluyó en el artículo 21 de la ley explícitamente el carácter de coordinación entre los tres órdenes de gobierno y se eliminó la figura de una Junta de Jefes de Estado Mayor como mando.

“La Federación contará con una institución policial de carácter civil denominada Guardia Nacional, cuyos fines (incluyen) la coordinación y colaboración con las entidades federativas y municipios, así como la salvaguarda de los bienes de la nación”, señala.

De acuerdo con el artículo 72, el Presidente de la República tiene la facultad de vetar la ley, y cuenta con 10 días para hacer observaciones y enviarlas a la cámara de origen.

La Cámara alta vive jornada histórica

Todo hacía suponer que se trataría de una jornada histórica en el Senado de la República, aunque con características diferentes a las que tuvo en realidad: el diálogo dio por resultado el acuerdo; y el acuerdo, la unanimidad absoluta.

Luego de cuatro días de negociaciones intensas a puerta cerrada y a veces ya sin corbata, los legisladores llegaron en horas de la madrugada del jueves a un acuerdo que marcó una jornada histórica al aprobar la creación de la Guardia Nacional.

Estaba previsto que se votaría el dictamen de creación de dicho cuerpo de seguridad y debido a que hasta la noche del miércoles todavía no se tenía el documento definitivo, se esperaba una discusión difícil y larga en la sesión del jueves.

Sin embargo, desde las primeras horas de la mañana de ayer, se observó un hecho inédito: a las 9:15 ya estaban en el Patio del Federalismo, en el área de conferencias, los ocho coordinadores parlamentarios, cada uno más sonriente y optimista que el otro.

Con una actitud de optimismo que se acercaba a la euforia, anunciaron que se alcanzó un acuerdo y ya estaba lista la reforma constitucional, con una serie de modificaciones respecto a la minuta enviada por la Cámara de Diputados, que recogió las aportaciones del Parlamento Abierto.

La sesión, programada para iniciar a las 11:00 horas, comenzó a retrasarse, entre otras razones porque casi a las 12:30 hubo una nueva conferencia de prensa, esta vez protagonizada por los partidos del llamado “bloque opositor”, es decir, las bancadas priista, panista, del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano.

Acompañados por varios senadores de sus respectivos partidos y con pequeños carteles con la leyenda “Sí se pudo”, explicaron que finalmente prevaleció el diálogo y se encontró una salida que satisfizo a todos.

La sesión transcurrió en un ánimo constructivo y de reconocimientos mutuos, con recurrentes menciones a la actitud de apertura del coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, quien en algún momento se llevó una ovación.

Luego de los posicionamientos de los partidos y sin discusión alguna en lo particular o en lo general de los artículos, se aprobó en su totalidad la minuta con 127 votos, en la mayor votación que se haya registrado en la actual legislatura.

La única que faltó por votar fue Blanca Estela Piña Gudiño, de Morena, quien no estuvo presente en la sesión porque convalece tras haber sido sometida a una intervención quirúrgica.

Finalmente, aproximadamente a las 17:00 horas, terminó por aprobarse el dictamen de la Guardia Nacional, con numerosos cambios al que había mandado la Cámara de Diputados en semanas anteriores.

 

Lo aprobado por la Cámara alta

Los senadores resolvieron que la participación de las policías y la Guardia Nacional en la investigación de los delitos estarán sujetas a la conducción jurídica del Ministerio Público.

Mando civil

Los senadores acordaron el carácter civil del nuevo organismo de seguridad, que estará adscrito a la Secretaría de Seguridad Pública y que, en su operación, estará regido por una doctrina policial, fundada en el respeto a los derechos humanos.

Conformación en 5 años

El Senado acordó que durante los cinco años siguientes a la entrada en vigor del decreto, y mientras la Guardia Nacional desarrolla su estructura, el Ejecutivo podrá disponer de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria; es decir, el Ejército tiene cinco años para regresar a sus cuarteles, mientras se estructura la Guardia Nacional.

Capacitación de policías locales

Los gobernadores tienen 180 días para enviar un diagnóstico del estado de sus policías local y municipales. Anualmente deben enviar a los congresos locales y al Consejo Nacional de Seguridad Pública la evaluación integral sobre en la capacitación.

Leyes reglamentarias

Una vez concluida la reforma constitucional, el Congreso deberá aprobar tres leyes reglamentarias: la Ley Nacional Sobre el Uso de la Fuerza, la Ley Nacional del Registro de Detenciones y la Ley de la Guardia Nacional.

En la Ley de la Guardia Nacional debe incluir los supuestos para la coordinación y colaboración del cuerpo de seguridad con estados y municipios, para determinar las aportaciones.

 

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.



Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil