Fonatur no indemnizará a empresarios de Tajamar

Derecho de réplica

 

  • Jiménez Pons dejó abierta la posibilidad de que los afectados recuperen su capital, pero, será en las condiciones que el actual gobierno federal determine

 

Es de 3 mil millones de pesos la afectación a particulares que compraron los terrenos.

 

Miles de millones de pesos en inversión, así como muchos empleos se vinieron abajo junto al proyecto del desarrollo del Malecón Tajamar, después de que un grupo de señoras prófugas del zumba, “ambientalistas”, de las cuales siempre se ha dudado de su real interés, tomaron bajo su poder los predios que Fondo Nacional de Fomento al Turismo vendió a inversionistas privados para construir departamentos, oficinas y hasta una iglesia.

Los afectados por la suspensión de los planes que Fonatur le vendió a precio de oro, exigen la devolución de los millones de pesos que pagaron por los predios, sin embargo, el titular de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, aseguró que la dependencia no cuenta con presupuesto para resarcir las pérdidas económicas a empresarios

Empero, Jiménez Pons dejó abierta la posibilidad de que los afectados recuperen su capital, pero, será en las condiciones y mecanismos que el actual gobierno federal determine, por lo que podrían pasar años para que los empresarios puedan recuperar sus recursos, pues se incluirá el pago de intereses por el tiempo en que se estancó la inversión.

La afectación contra el patrimonio de los particulares que compraron estos terrenos, podría ascender a más de 3 mil millones de pesos, lo que significa un daño al gobierno de la República.

Irrecuperable

Jiménez Pons asegura que es “inviable” desarrollar proyectos inmobiliarios y comerciales en Malecón Tajamar y sólo queda como camino “rescatar lo rescatable”, sólo dar mantenimiento a calles y alumbrado, pero que tampoco hay lana para eso.

“El proyecto original ya lo veo difícil de que se pueda reactivar, vamos a ver qué resultados podemos obtener para mayor beneficio de la ciudadanía, hay que acordarse de que fue un movimiento ciudadano el que pidió esto, entonces vamos a ver los escenarios. Vamos a hacer una visita en Tajamar con Mara Lezama, obviamente hay una inversión importante qué hacer y hay que ver como resarcimos los problemas”, dijo Jiménez Pons,  lo que deja ver que, en Fonatur aún no tienen ni idea de que hacer con Tajamar.

Las pérdidas

Dos mil 40 millones de pesos que invirtió la federación, además de 11 mil millones de pesos que ya se tenían contemplados para el desarrollo inmobiliario del sector privado. Sin embargo, se sabe que del 2003 al 2012 el gobierno federal invirtió, 618 millones de pesos para la urbanización de las 72 hectáreas de Tajamar.

Historia de un fraude

Como dice el dicho “Lo que mal inicia mal termina”, y el ambicioso proyecto que sería comparable a las ramblas de Barcelona, resultó un rotundo fraude, pues se dio preferencia a el desarrollo económico antes de pensar en lo ecológico.

Quienes autorizaron las obras y construcciones en Tajamar, fueron los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón; los titulares de Fonatur, John McCarthy, Miguel Gómez Mont y Rosa Adriana Pérez Quesnel, así como los ex secretarios de Medio Ambiente, José Luis Luege Tamargo y Juan Rafael Elvira Quesada.

Luege Tamargo participó con ambos ex presidentes como titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Y fue quien en 2005 dio la autorización en materia de impacto ambiental para las obras de urbanización y en 2006 autorizó un cambio de uso de suelo en los terrenos forestales.

Desde la fecha de autorización del manglar 2003, con Vicente Fox en la Presidencia, hasta a 2012, cuando termina el sexenio de Calderón, Fonatur invirtió 618 millones 756 mil pesos. El año en que más dinero se invirtió fue 2008, cuando se inyectaron en el proyecto casi 281 millones de pesos.

La cronología del desastre

2003.- Se obtiene el registro del Programa de Obras del CIP Cancún en la cartera de Programas y Proyectos de Inversión de la SHCP. En el documento se establece la urbanización del predio conocido hoy como Malecón Tajamar

2005.- La Semarnat otorga la autorización en materia de impacto ambiental para las obras de urbanización en Malecón Tajamar. La dependencia realizó una visita de campo y aprobó el estudio técnico-justificativo de Fonatur.

2006.- La Semarnat autorizó un cambio de uso de suelo en los terrenos forestales.

2009.- El 11 de febrero se gestiona la autorización en Materia de Impacto Ambiental entregada en 2005, y se entregó una prórroga y por ello tiene vigencia hasta 8 de febrero de 2016.

2011.- El 23 de marzo se otorgó una ampliación de la vigencia de dicha autorización de cambio de uso de suelo en favor de Fonatur con fecha de vencimiento del 8 de febrero de 2016.

2016.- Ecocidio de Tajamar, luego de que fue reportado por organizaciones ambientalistas.

En entredicho, la Universidad de Yucatán

En la aprobación del proyecto Malecón Tajamar en el que se comercializaron con usos de suelo habitacional, comercial y de servicios 74.24 hectáreas para su comercialización, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo se apegó a un estudio de la Universidad Autónoma de Yucatán.

El estudio se efectuó a través de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y se destaca: “En el caso de la fauna (…) no se visualizó ningún individuo, así como nidos y madrigueras, en el área del proyecto”.

Dicho estudio concluye que, “lo anterior podría deberse al impacto ocasionado por el crecimiento urbano que rodea el predio del proyecto”.

Con base en este estudio universitario, se procedió a la construcción de vialidades, guarniciones y banquetas; la instalación de drenaje sanitario y pluvial; la electrificación y el alumbrado público y la lotificación de los terrenos en venta, impactando parcialmente la superficie contemplada en la manifestación de impacto ambiental, particularmente la zona de mangle colindante con el Sistema Lagunar Nichupté, de acuerdo con la versión de Fonatur.

Se aseguró que en el área, trabajaron biólogos especialistas de la Universidad Autónoma de Yucatán y la propia Semarnat y realizado recorridos para la identificación de fauna silvestre y se propició una migración natural de los animales a sitios contiguos y se reubicó la flora.

Sin embargo, los “ambientalistas” aseguran que la flora y la fauna estaba intacta, pese a la urbanización, lo que pone en tela de duda la veracidad del reporte de una universidad reconocida. ¿Quién dice la verdad?

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.





Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil