Uso lúdico de enervantes puede  elevar consumo, advierte ONU

  • Contraviene a los tratados contra drogas
  • México tendrá que tomar una decisión informada, pero asumiendo los riesgos

 

El JIFE insistió en que si México toma la decisión de aprobar el uso lúdico de la mariguana, debe tomar en cuenta que el consumo puede incrementarse y, en consecuencia, deben fortalecer sus programas de prevención y de servicios de atención a consumidores.

El uso lúdico de las drogas no está contemplado en los tratados internacionales, aseguró Raúl Martín del Campo, miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de las Naciones Unidas (ONU), por lo que México tendrá que tomar una decisión informada pero asumiendo los riesgos de que el consumo se incremente.

Al presentar el informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, comentó que sin tener datos definitivos, puesto que la legalización del consumo de algunas drogas es reciente, sí se puede observar que en los países donde se ha tomado esta decisión, la tendencia es al alza.

El caso más emblemático es Estados Unidos, pues en las entidades que legalizaron el uso recreativo de las drogas han registrado un incremento de la prevalencia en el consumo de enervantes: “Un incremento en el consumo de marihuana en los adultos que incide en más accidentes e incluso muertes”, señaló.

Advirtió que si algún país toma la decisión de irse a favor del consumo lúdico, tiene que realizar un gran esfuerzo para mejorar los programas de prevención y tratamiento, por lo que habría que revisar si México está trabajando en este reforzamiento de sus estrategias. Mencionó que Canadá lanzó en los últimos dos años una campaña de prevención en el uso de mariguana con un costo de 50 millones de dólares, por lo que habría que ver si México está en la capacidad de realizar esos gastos.

Insistió en que si México toma la decisión de aprobar el uso lúdico de la mariguana, debe tomar en cuenta que el consumo puede incrementarse y, en consecuencia, deben fortalecer sus programas de prevención y de servicios de atención a consumidores.

Opinó que México ha dado un paso importante al legalizar el uso médico de la amapola, porque eso permite dar un seguimiento puntual a quienes se prescriben los medicamentos y quienes los usan.

Destacó que la JIFE tiene comunicación con el gobierno mexicano para ofrecer los elementos que debe tomar en cuenta para que en nuestro país sea viable la producción de amapola con fines médicos.

Este órgano menciona en su informe la decisión de octubre de la Suprema Corte de México de considerar que la prohibición del consumo de mariguana con fines no médicos era inconstitucional porque los adultos tienen un “derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad” sin interferencia del Estado.

Advierte que “es probable que la legalización del uso del mariguana con fines no médicos aumente su consumo entre los adultos al hacer el cannabis más ampliamente disponible, incluso a un precio inferior y en formas más potentes, como concentrados”.

“En los próximos decenios, esa legalización probablemente también llevará a un aumento del número de nuevos consumidores entre los adolescentes y los adultos jóvenes”, destaca el documento en el capítulo referido a la legalización del cannabis con fines no médicos.

Entre los riesgos, la JIFE menciona un probable crecimiento de las lesiones causadas por accidentes de tráfico, las psicosis y “los resultados psicosociales deficientes en adolescentes”.

La JIFE cita a la Secretaría de Salud al decir que las drogas más consumidas en México fueron el cannabis y la cocaína, mientras que el abuso de estimulantes de tipo anfetamínico y de heroína se mantuvieron estables. Por otro lado, el informe de la JIFE recoge datos oficiales para decir que las tasas de homicidios en México aumentaron notablemente en 2017. Si entre 2012 y 2016 hubo una media de 22,000 homicidios cada año, en 2017 esa cifra fue de 31,000. Los estados con el mayor número de homicidios fueron Baja California, Chihuahua, Guanajuato, Guerrero y el Estado de México, algo que la JIFE atribuye a actividades de grupos delictivos que se dedican a la droga

 

El negocio de la cannabis legal en el mundo

Los derivados del cannabis son las drogas más consumidas del mundo. Estas sustancias están todavía incluidas en la lista de estupefacientes sujetos a la prohibición internacional, resultado de la última convención de la materia de 1961.

Sin embargo, después de más de un siglo (cuando se aprobó en EU en 1914 la Harrison Narcotics Tax Act), se están abriendo las primeras grietas en la regulación: algunos países han abierto la veda para liberalizar el uso, consumo y distribución de  la mariguana.

Una decisión de fuerte trascendencia social, pero también económica. Hay varias estimaciones que asignan al mercado (legal) del cannabis una valoración de 45 mil millones de euros para el 2026, según la consultora Cowen&Co.

El sector está viviendo unos brotes verdes prometedores. “Es la Apple del futuro”, afirma Steven Hawkins, del fondo especializado Horizons Marijuana Life Sciences. Curiosamente, los cambios más significativos están teniendo lugar en el país que más luchó en el siglo XX contra las drogas: Estados Unidos.

En la actualidad hay 30 estados, además del distrito de Washington, que han legalizado el comercio de la marihuana con fines medicinales y diez de ellos también con fines meramente recreativos. Más de la mitad de los estadounidenses ahora puede aprovecharse de este nuevo marco jurídico.

Canadá, ha sido el último en sumarse en octubre del 2018 y es el primero del G-7 que liberaliza cualquier uso. El Parlamento canadiense argumentó la decisión con el objetivo de restringir el mercado ilegal, establecer medidas de control, calidad y seguridad y aliviar la carga para el sistema judicial y penitenciario.

Un estudio de Deloitte (Cannabis Report 2018) subraya el impacto en el ámbito terapéutico y cree que en ese país “el consumo de cannabis se convertirá en una actividad normal mucho más rápido que lo que había previsto la mayoría. Hay un fuerte deseo  de impulsar la innovación y el emprendimiento en el país y de demostrar al mundo que una industria bien regulada y profesionalizada puede representar una contribución positiva a la economía nacional”.

Los autores del estudio también valoran en ese país la aparición de una nueva demanda en el uso recreativo: “La legalización prevé atraer más bien a un público conservador, de entre 35 y 54 años, con un título universitario, familia y otras responsabilidades. Se espera que consuman como mucho una vez al mes. La liberalización por sí sola no convencerá a los consumidores habituales para abandonar sus fuentes de aprovisionamiento. Pero la mezcla de calidad, precio y seguridad podría hacer que eso valga la pena”.

Los países que liberalizan pretenden  así restringir el mercado ilegal, aliviar el sistema judicial, controlar la calidad y recaudar tasas

Con anterioridad a los norteamericanos, el estado que dio el paso más decidido hacia la apertura fue Uruguay, que en el 2013 aprobó una ley que permitía, además del uso terapéutico, tres vías oficiales de adquisición de marihuana previa inscripción en un registro:  el cultivo doméstico, los clubes sociales y la compra en farmacias. En Holanda, desde 1976 existía una legalización de facto en los célebres coffee shops.

Dos candidatos más acaban de subirse al carrro: Nueva Zelanda ha anunciado un referéndum para el 2020 y el estado de Nueva York, con 20 millones de habitantes, está a punto de romper la baraja: “¡Legalicemos la mariguana con fines recreativos para los adultos de una vez por todas!”, dijo hace unos días el gobernador Andrew Cuomo.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.





Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil