Planean recortar ruta del Tren Maya, por caro

Derecho de réplica

 

  • La nueva vía sería Valladolid-Cobá-Tulum-Cancún, un trayecto más corto

 

Aún no existe un proyecto bien definido, al menos eso es lo que Fonatur, de Rogelio Jiménez Pons, pero, tras los incrementos en los costos, que superan hasta en un 700% el monto inicial, el gobierno federal analiza recortar en 50 kilómetros la ruta del Tren Maya, en su tramo Valladolid-Cancún.

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo pretende reducir el costo con esta modificación de la vía, hasta unos 5 mil millones de pesos, pues el trayecto, además de extenso, presenta diversas dificultades técnicas, por lo que implica la construcción de varios puentes y el tendido de una vía ferroviaria nueva.

El trayecto original, en su tramo de Valladolid a Cancún fue de 215 kilómetros. Sin embargo, se pretende hacer un atajo, por uno de los lugares donde la distancia entre Mérida con algunos municipios de Quintana Roo es más corto.

La nueva ruta sería Valladolid-Cobá-Tulum-Cancún, un trayecto corto, pero que implicará usar 70 kilómetros de la autopista Kantunil-Cancún, que pasa por Leona Vicario, a cargo de la empresa Ingenieros Civiles Asociados, sin embargo, las negociaciones entre esa constructora y Fonatur, para ser ellos los que den el paso al Tren Maya, iniciaron a inicios de año, por lo que esta modificación en la ruta significa que les llegaron al precio, por que ICA no da paso sin huarache.

ICA, el gran ganador

El director general de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, explicó que la nueva infraestructura ferroviaria requiere de 218 de los 241 kilómetros que tiene la carretera Kantunil-Cancún, tramo en manos de ICA por varias décadas.

La propuesta de Fonatur con la constructora fue hacer una asociación para ceder parte de su concesión, un espacio para que pase el tren por un costado de la autopista. Incluso, ICA podría llevar a cabo la construcción del tramo Golfo 3 de dicha obra, que requiere 268 kilómetros

Según Jiménez Pons, dicha autopista no ha alcanzado los aforos estimados de operación, ¿será acaso que nadie la quiere usar, porque es carísima?, pero, seguro ahora que entran parte del Tren Maya, seguro no sólo recuperarán su inversión, sino que la multiplicarán por muchos cientos de millones. Además, el gobierno federal, según el contrato de concesión de ICA, sin su consentimiento, o sin ser parte de ello, no podrían construir el Tren Maya, pues afectaría sus intereses. Hay una cláusula en donde se estipula que el gobierno está impedido de generar una infraestructura que les quite aforo.

ICA, para largo

En 1990, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes otorgó la concesión para construir, explotar y mantener 241.5 kilómetros de la carretera que comunica las ciudades de Kantunil y Cancún en los estados de Yucatán y Quintana Roo, por un período de 30 años.

El primer tramo carretero inició operaciones en diciembre de 1991. En el 2011, Quintana Roo firmó una modificación al título de concesión que incluyen agregar al objeto de la concesión 54 kilómetros adicionales hasta Playa del Carmen

Tren será operado desde Mérida

Para decepción de muchos, en Quintana Roo, sobre todo en Cancún, el director general de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, anunció que Mérida es ideal para instalar las oficinas centrales del Tren Maya, pues es una ciudad cosmopolita, tiene centros educativos, oficinas públicas, representación de muchas empresas.

Según Jiménez Pons, la ubicación de Cancún es muy extrema, sin embargo, este polo turístico tiene el segundo aeropuerto con más vuelos internacionales del país y es el primero en número de pasajeros de la región.

El traslado de combustible es un riesgo

A partir de 2023, el Tren Maya prevé transportar combustible en carrotanques de ferrocarril que circularán a una velocidad máxima de 120 kilómetros por hora y que la meta es abastecer al 100 por ciento la demanda de la Península de Yucatán, de acuerdo con Rogelio Jiménez Pons, director de Fonatur, dependencia encargada del proyecto.

Dicen, será una gran medida para frenar el huachicol que invade a los estados peninsulares, pues todo el traslado se realiza por medio de pipas, y sin lugar a dudas será también una garantía de contar siempre con el combustible.

Sin embargo, ambientalistas, como Víctor Hirales, consultor ambiental especializado en bioderecho y biopolítica, tiene que ser Semarnat quien establezca la ruta del Tren Maya y no Fonatur.

La Semarnat tendría que elaborar un proyecto originado dentro de los núcleos rurales con estudios ambientales que determinen la ruta, los corredores biológicos, las estrategias de mitigación y de conservación de los sistemas de agua subterránea y del patrimonio biocultural, sin embargo, no se sabe si ese tema se incluirá en los estudios de impacto ambiental que se realizarán para construcción el proyecto en general.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.




Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil