Vladimir Putin justifica ofensiva en Ucrania; era “amenaza inaceptable”

 

Celebración del Día de la Victoria en Moscú

 

  • Rusia tuvo que rebajar sus ambiciones de tomar rápidamente el país

 

Lanzadores de misiles balísticos intercontinentales Yars rusos desfilan por la Plaza Roja de Moscú, en el desfile por el Día de la Victoria, presidido por el presidente Vladimir Putin.

 

Al tiempo que buscó alimentar el patriotismo de la población y su apoyo a la campaña en el Día de la Victoria, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, defendió este lunes la ofensiva en Ucrania y criticó a Kiev y los países occidentales.

En un discurso en la plaza Roja de Moscú para conmemorar la victoria soviética ante los nazis en 1945, Putin aseguró que su ejército combatía en Ucrania para defender a la “patria” contra la “amenaza inaceptable” que representa su vecino, apoyado por Occidente.

“Me dirijo a nuestras fuerzas armadas: ustedes luchan por la patria, por su futuro”, afirmó el mandatario.

Dos meses y medio después de haber desplegado sus fuerzas en Ucrania, los combates se concentran en el este del país. Rusia tuvo que rebajar sus ambiciones de tomar rápidamente el país y la capital frente a la feroz resistencia de las tropas ucranianas, armadas por los países occidentales.

El presidente ruso sitúa el conflicto en Ucrania en la misma línea de 1945 y no cesa de calificar al adversario de neonazi.

Ante los miles de soldados que participaban en el desfile, Putin volvió a justificar su decisión de lanzar la ofensiva contra Ucrania el 24 de febrero, alegando que Kiev preparaba un ataque contra los separatistas prorrusos en el este del país, quería hacerse con la bomba atómica y recibía el apoyo de la OTAN.

“Se estaba formando una amenaza totalmente inaceptable, directamente en nuestras fronteras”, dijo, acusando de nuevo al país vecino de neonazismo y calificando la ofensiva de “respuesta preventiva”. Fue “única decisión correcta” posible, añadió.

Uso del símbolo “Z”

Desde la llegada al poder de Vladimir Putin en 2000, el tradicional desfile del 9 de mayo celebra tanto la victoria soviética sobre la Alemania nazi como el poderío de Rusia tras la humillación de la caída de la URSS.

En Moscú, las fuerzas de seguridad, desplegadas a lo largo del recorrido de la marcha en el centro de la ciudad, lucían en el hombro derecho la letra “Z”, convertida en símbolo de los partidarios de la ofensiva en Ucrania, ya que está pintada en los vehículos de las unidades en el conflicto.

En el desfile de Novosibirsk, en Siberia, vehículos de la Segunda Guerra Mundial, también con una “Z”, recorrieron la ciudad.

Putin ha hecho del 9 de mayo una fecha patriótica para los rusos, aunque la URSS perdió a 27 millones de sus ciudadanos en la guerra. Ante este terrible balance, el presidente ruso señaló el deber de Rusia de evitar otro conflicto mundial. Nuestro deber es guardar la memoria de los que aplastaron el nazismo (…) y hacer todo lo posible para que el horror de una nueva guerra mundial no vuelva a pasar”, dijo.

Después de su discurso, 11,000 soldados, decenas de vehículos -entre ellos lanzamisiles estratégicos- desfilaron por la plaza Roja. También participaron unidades que regresaban del frente ucraniano.

La parte aérea tuvo que ser suspendida debido al mal tiempo. Estaba previsto que volara el “avión de la Apocalipsis”, el Il-80, concebido especialmente para permitir al presidente ruso seguir al frente del país desde el aire en caso de guerra nuclear.

Ucrania acusa a Rusia de apropiarse de victoria sobre el nazismo

Mientras tanto, el presidente ucraniano, Volodíimir Zelenski, declaró este lunes que no dejará que Rusia “se apropie de la victoria sobre el nazismo”, el día en que Moscú celebra por todo lo alto la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

Estamos orgullosos de nuestros antecesores que, junto a otros pueblos en una coalición anti-Hitler, vencieron al nazismo. No permitiremos que nadie se anexione esta victoria, se la apropie”, declaró el mandatario en un video en el que se le ve caminando en la avenida central de Kiev.

Zelenski enumeró varias ciudades del este y sur de Ucrania actualmente bajo control de las fuerzas invasoras rusas, diciendo que los ucranianos durante la Segunda Guerra Mundial habían expulsado a las fuerzas de la Alemania nazi de estas regiones.

En el día de la victoria sobre los nazis, estamos luchando por otra victoria, el camino hacia esta victoria es largo, pero no tenemos dudas sobre nuestra victoria. Ganamos entonces, ganaremos ahora”, mencionó, en alusión a la invasión rusa de su país que inició el 24 de febrero.

Nuestro enemigo soñaba con que renunciáramos a celebrar el 9 de mayo y la victoria sobre los nazis para que la palabra desnazificación tuviera una oportunidad”, agregó.

La “desnazificación” de Ucrania es la principal razón aducida por el presidente ruso, Vladimir Putin, para justificar la invasión.

Moscú exhibió su ejército en un desfile militar en la Plaza Roja este lunes para conmemorar la victoria sobre la Alemania nazi en 1945, que se celebra el 9 de mayo en los países de la antigua Unión Soviética.

Macron advierte que la paz no llegará “humillando” a Rusia

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió este lunes que para poner fin a la guerra en Ucrania, invadida por tropas rusas desde febrero, la paz tendrá que ser alcanzada sin humillar a Rusia.

Tenemos una paz a construir. Tendremos que hacer esto con Ucrania y Rusia alrededor de la mesa (…) Pero esto no se hará con negación, ni con la exclusión de unos a otros, ni siquiera con la humillación”, declaró Macron en una conferencia de prensa.

Poco antes, al hablar ante el Parlamento Europeo, Macron había dicho que “cuando la paz vuelva a suelo europeo, tendremos que construir nuevos equilibrios de seguridad” sin “caer nunca en la tentación ni en la humillación, ni en el espíritu de venganza”.

Hasta que llegue ese momento, dijo, los europeos deben “hacer todo lo posible para que Ucrania aguante y Rusia nunca gane”, pero también “preservar la paz en el resto del continente europeo y evitar cualquier escalada” con Moscú.

El presidente de Francia participó en Estrasburgo de la ceremonia de cierre de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, una iniciativa que debatió durante un año con ciudadanos de los países del bloque sobre formas de mejorar el funcionamiento de las instituciones de la UE.

Desde el inicio de la invasión a Ucrania, Macron se ha mantenido como un interlocutor ante su par ruso, Vladimir Putin, con quien ha conversado en varias ocasiones para tratar de lograr una desescalada.

El líder galo incluso criticó su homólogo estadounidense, Joe Biden, por su lenguaje empleado con Putin, a quien ha calificado de “carnicero” y “criminal de guerra”.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


@DiarioImagen Encuéntranos en Facebook

Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil