Rusos bombardean el puerto de Odesa y líneas de suministro

 

Buscan evitar llegada de armas occidentales

 

  • Combatientes ucranianos permanecen atrincherados en planta siderúrgica

 

Para evitar la llegada de armas occidentales, que son fundamentales para la defensa de Kiev, tropas rusas atacaron el estratégico puerto de Odesa.

 

En un intento por afectar las líneas de suministro y los envíos de armas occidentales que son fundamentales para la defensa de Kiev, tropas rusas atacaron este martes el estratégico puerto de Odesa, informaron funcionarios ucranianos.

En el otro extremo de la costa sur, atacaron una planta siderúrgica donde combatientes ucranianos impedían que Moscú tomara pleno control de otro puerto importante.

Días después del dramático rescate de lo que algunos funcionarios describieron como los últimos civiles atrapados en la planta de Mariúpol, las autoridades dijeron que aún quedaban unos 100 en la red de túneles bajo los bombardeos rusos. Mientras tanto, el alto coste de la guerra empezaba a conocerse y las autoridades ucranianas anunciaron el hallazgo de 44 civiles muertos entre los escombros de un edificio destruido en el nordeste, hace semanas.

El ejército ucraniano dijo el martes que fuerzas rusas habían lanzado el día anterior siete misiles desde el aire a Odesa, donde golpearon un centro comercial y un almacén. Una persona murió y cinco resultaron heridas, indicó el ejército.

Ucrania dijo que al menos parte de la munición era soviética, lo que reduce la puntería de los ataques. Sin embargo, el Centro de Estrategia de Defensa, un grupo de estudios ucraniano que sigue la guerra, indicó que Moscú sí había empleado algunas armas de precisión en Odesa, en concreto misiles Kinzhal, o “Daga”, un tipo de misil hipersónico aire-tierra.

Funcionarios ucranianos, británicos y estadounidenses advierten que Rusia está gastando deprisa sus reservas de armas de precisión y podría no poder fabricar más con rapidez, lo que aumenta el riesgo de que emplee cohetes no guiados conforme se alarga el conflicto. Eso podría aumentar las bajas civiles y otros daños colaterales.

Después que las fuerzas del presidente ruso, Vladimir Putin, no lograran tomar Kiev en los primeros días de la guerra, el mandatario ha dicho que su prioridad es el Donbás, el corazón industrial de Ucrania en el este del país. Sin embargo, un general ha dicho que entre los objetivos de Moscú también están aislar a Ucrania de toda su costa del Mar Negro.

Eso le daría una extensión de territorio que conectaría Moscú con la península de Crimea, anexionada en 2014, y Transnistria, una región independentista prorrusa en Moldavia.

Aunque no alcance el objetivo de cortar el acceso de Ucrania al Mar Negro -y no parece tener las fuerzas para lograrlo- los ataques de misiles que sigue sufriendo Odesa reflejan la importancia de la ciudad como núcleo estratégico de transportes.

El ejército ruso ha atacado varias veces el aeropuerto de la ciudad y afirma haber destruido varios cargamentos de armas occidentales que han sido cruciales para la resistencia ucraniana.

Odesa, el puerto más grande de Ucrania, es también un importante punto de salida de los cargamentos de grano y el bloqueo ruso sobre la ciudad ya amenaza el suministro global de alimentos. La ciudad es una joya cultural apreciada por rusos y ucranianos y con un gran simbolismo.

Los últimos ataques se producían el mismo día en el que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, celebró el feriado patriótico más importante de su país sin poder presumir de nuevos éxitos en el campo de batalla. El mandatario vio desfilar a las tropas y equipamiento militar por la Plaza Roja de Moscú en el Día de la Victoria, que conmemora el papel de la Unión Soviética en la derrota de la Alemania nazi en 1945. Un símbolo de las dificultades de Rusia era la ciudad de Mariúpol, donde las fuerzas rusas llevan semanas tratando de doblegar a los defensores ucranianos en su último reducto.

Sorprende capacidad de Ucrania para frenar al ejército ruso

La capacidad de Ucrania para frenar a un ejército ruso más grande y mejor armado ha sorprendido a muchos que habían previsto que el conflicto terminara mucho más rápido. Mientras la guerra atraviesa su onceava semana y Kiev frena el avance a las fuerzas rusas e incluso organiza una contraofensiva, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano pareció sugerir que el país podría ampliar sus objetivos más allá de simplemente hacer retroceder a Rusia hacia las zonas que ella o sus aliados tenían el día de la invasión del 24 de febrero.

Uno de los ejemplos más marcados de la capacidad de Ucrania para evitarle a Rusia victorias fáciles es Mariúpol, donde combatientes ucranianos permanecen atrincherados en una planta siderúrgica, negándole a Moscú el control absoluto de la ciudad. El regimiento que defiende la planta dijo que los aviones de guerra rusos seguían atacando.

En los últimos días, Naciones Unidas y la Cruz Roja organizaron un rescate de los que, según algunos funcionarios, eran los últimos civiles atrapados en la planta. Pero dos funcionarios dijeron el martes que se creía que todavía había unos 100 en los túneles del complejo. Otros señalaron que era imposible confirmar la información.

Ucrania dijo que las fuerzas rusas lanzaron el lunes siete misiles hacia Odesa, impactando un centro comercial y un almacén en el puerto más grande de la país. Una persona murió y cinco más resultaron heridas, informó el ejército. Imágenes mostraron un edificio en llamas y escombros, incluido un zapato deportivo, durante la ola de destrucción en la ciudad del mar Negro. El alcalde Gennady Trukhanov visitó más tarde el almacén y dijo que “no tenía nada en común con infraestructura militar u objetos militares.” Ucrania dijo que al menos parte de la munición era de la época soviética, lo que reduce la precisión de los ataques. En tanto, funcionarios ucranianos, británicos y estadounidenses advirtieron que Rusia agota rápidamente sus reservas de armas de precisión, lo que aumenta el riesgo de que emplee cohetes no guiados a medida que se alarga el conflicto. Después que las fuerzas del presidente ruso Vladimir Putin fracasaron en su intento por tomar Kiev en los primeros días de la guerra, Moscú tomó la decisión de enfocarse en el Donbás, el corazón industrial de Ucrania en el este del país. Sin embargo, un general ha dicho que entre los objetivos de Rusia también está cortar el acceso de Ucrania a los mares Negro y de Azov.

En Mariúpol, los rusos también mantuvieron su ofensiva contra la planta siderúrgica de Azovstal, informó el regimiento Azov, lanzando 34 ataques hacia el complejo en las últimas 24 horas. También continuaron los intentos de asalto a la planta, dijo.

Ante los problemas de las fuerzas rusas para ganar terreno en el Donbás, analistas militares sugirieron que atacar Odesa podría servir para generar preocupación sobre el suroeste de Ucrania, lo que podría obligar a Kiev a destinar más tropas a ese lugar. Eso alejaría sus fuerzas del frente oriental, donde el ejército contraataca cerca de la ciudad de Járkiv, en el noreste del país, y trata de empujar al contingente ruso al otro lado de la frontera.

Temen que Putin intente conectar el Donbás con Transnistria

Los servicios de Inteligencia de Estados Unidos sospechan que el interés de Rusia de centrar en el este de Ucrania su ofensiva militar no responde a objetivos a largo plazo sino a un “cambio temporal”, ya que considera probable que aspire a conectar la región ucraniana del Donbás con Transnistria, en el este de Moldavia. El presidente ruso, Vladimir Putin, dio orden en abril de concentrar las operaciones militares en el este de Ucrania, pero la directora de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Avril Haines, cree que sólo está ganando tiempo para volver a “recuperar la iniciativa”.

Washington se prepara para “un conflicto prolongado”, en el cual Moscú “todavía tiene la intención de lograr objetivos más allá de la región de Donbás”, según Haines, que ha comparecido ante la Comisión de Servicios Armado del Senado norteamericano.

Los movimientos rusos en la zona sureste evidencian el interés por conectar Donbás con la península de Crimea, pero la Inteligencia norteamericana ve factible que aspire incluso a llegar a Transnistria, para lo cual tendría que tomar regiones como la de Odesa. Haines ha señalado que, en cualquier caso, la evolución del conflicto es “impredecible”. Putin mantiene en alerta sus fuerzas nucleares, lo que mantiene en guardia a países occidentales como Estados Unidos. El director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, Scott Berrier, no descarta que llegue a recurrir a estas armas, pero sólo si Putin percibe que la “existencia” de Rusia está en riesgo. “A medida que esta guerra y sus consecuencias debilitan poco a poco a las fuerzas convencionales rusas, es probable que Rusia dependa cada vez más de su disuasión nuclear para señalar a Occidente y proyectar fuerza”, ha dicho Berrier ante la misma comisión, según la agencia de noticias Bloomberg. En este sentido, Berrier no descarta que Rusia, pese a quedar debilitada por el conflicto, pueda emprender “acciones más agresivas” y que estas se extiendan más allá de Ucrania.

Alistan en EU nueva ayuda para Ucrania con 40 mil mdd

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayudas por 40,000 millones de dólares para Ucrania, luego que el presidente Joe Biden advirtió que Kiev se está quedando sin fondos para enfrentar a Rusia. Los asistencia militar, humanitaria y económica se aprobó por 368 votos a favor y 57 en contra. Demócratas y republicanos ya acordaron los detalles y es probable que el Senado lo ratifique a finales de esta semana o en la próxima.

En una carta a los legisladores, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que “con este programa de ayuda, Estados Unidos envía una señal al mundo de nuestra determinación inquebrantable de apoyar al valiente pueblo de Ucrania hasta la victoria” contra Moscú.

El paquete incluye 6,000 millones de dólares que permitirán a Ucrania equiparse con vehículos blindados y fortalecer su defensa antiaérea en un momento en que los combates continúan en el este y el sur del país.

También están previstos cerca de 9,000 millones de dólares para garantizar, entre otras cosas, “la continuidad de las instituciones democráticas ucranianas”, así como un gran componente humanitario para enfrentar la invasión ordenada por el presidente ruso Vladimir Putin desde el pasado 24 de febrero.

Durante varias semanas, Biden ha estado pidiendo al Congreso estadounidense 33,000 millones de dólares para ayudar a Ucrania. Pero el lunes por la noche los líderes legislativos demócratas y republicanos acordaron aumentar aún más la asistencia y llegaron a un compromiso cercano a los 40,000 millones.

Tras la sanción en la Cámara de Representante resta la votación en el Senado pero la tendencia es que será ratificado.

Aprobar este financiamiento de emergencia rápidamente es esencial para ayudar al pueblo ucraniano en su lucha contra el cruel Putin”, insistió este martes el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


@DiarioImagen Encuéntranos en Facebook

Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil