Zelenski “ruega” a ucranianos abandonar la región de Donestsk

 

Arrecia la ofensiva de Rusia

 

  • Cuanto antes lo hagan, menos tiempo tendrán invasores para matar a personas, dijo

 

Bombardeos rusos golpearon la ciudad portuaria de Nicolaiev, en una ofensiva que causó la muerte del propietario de una de las mayores empresas productoras y exportadoras de cereales del país.

 

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, decidió la evacuación obligatoria de la región de Donetsk, en el este del país, que en los últimos días ha sido objeto de duros ataques militares del conflicto armado.

En una alocución difundida en el canal presidencial de Telegram, Zelenski pidió a los habitantes que aún no lo han hecho que tomen por sí mismos la decisión de evacuar Donetsk y les aseguró que contarían con asistencia completa tanto logística como económica.

“Confíen en mí. Cuanto antes lo hagan, cuanta más gente abandone la región de Donetsk ahora, menos tiempo tendrá para matar a personas el ejército ruso”, subrayó, tras admitir que aún había “cientos de miles de personas, decenas de miles de niños, muchos de los cuales se niegan a irse”.

Zelenski repitió el reconocimiento que varios países han hecho de Rusia como estado terrorista, especialmente EU, “más como una defensa efectiva del mundo libre que como un gesto político”.

Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración militar de Donetsk, informó que a lo largo del último mes han muerto un total de 662 personas en la región como resultado de los ataques rusos, y que otras mil 711 fueron heridas.

Kiev ha informado del asesinato en un ataque de 50 prisioneros ucranianos en una cárcel de la autoproclamada República Popular de Donetsk situada en la localidad de Yelenovka (también conocida como Olenivka, en ucraniano), mientras Moscú lo niega tajantemente y culpa a Ucrania del ataque.

Ucrania demandó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) una investigación internacional y acusó a mercenarios rusos de estar detrás del “acto de terrorismo”.

Entre los prisioneros que murieron figurarían miembros del batallón ultranacionalista Azov, considerados ‘nazis’ por las autoridades rusas.

Se echan la bolita por bombardeo a
una cárcel de prisioneros de guerra

Ante este hecho, Rusia y Ucrania se acusaron mutuamente de bombardear la prisión en una región separatista del este del país, un incidente en el que supuestamente fallecieron docenas de prisioneros de guerra ucranianos capturados tras la caída de Mariúpol en mayo.

Moscú dijo que Ucrania empleó los lanzamisiles HIMARS proporcionados por Estados Unidos en el ataque a la cárcel de Olenivka, en la región de Donetsk, que está controlado por Rusia. Funcionarios rusos y de las autoridades separatistas de la provincia indicaron que la ofensiva dejó 53 prisioneros de guerra ucranianos fallecidos y otros 75 heridos.

El vocero del Ministerio de Defensa ruso, el teniente general Igor Konashenkov, describió el incidente como una “provocación sangrienta” que buscaba disuadir a los soldados ucranianos de rendirse. Ocho guardas del penal resultaron heridos, agregó.

El ejército ucraniano negó haber perpetrado ataques con proyectiles o artillería sobre Olenivka e insistió en que no bombardea zonas civiles y únicamente se centra en objetivos militares rusos.

Además, acusó a las fuerzas rusas de atacar intencionadamente la prisión para acusar a Kiev de crímenes de guerra y encubrir las torturas y ejecuciones llevadas a cabo allí.

El comunicado apuntó que las afirmaciones rusas formaban parte de una “guerra informativa para acusar a las fuerzas armadas ucranianas de bombardear infraestructura civil ya la población para encubrir sus propias acciones”.

Ninguna de las dos versiones pudo
verificarse de forma independiente.

Denis Pushilin, un líder separatista respaldado por Moscú, dijo que en el penal había 193 reclusos, pero no indicaba cuántos de ellos eran prisioneros de guerra ucranianos.

Las autoridades ucranianas en la provincia de Donetsk, por su parte, afirmaron que Rusia ha seguido bombardeando objetivos civiles en zonas controladas por Kiev.

“Los combates en la región se han identificado día a día, y los civiles deben marcharse mientras sea posible”, dijo el gobernador de la región, Pavlo Kyrylenko. “El ejército ruso no se preocupa por las víctimas civiles. Están bombardeando las ciudades y pueblos de la región”.

Los efectivos ucranianos fueron capturados luego de la batalla encarnizada por la ciudad portuaria de Mariúpol, en el Mar de Azov, tras pasar meses atrincherados en la vasta planta metalúrgica Azovstal. Su resistencia se ha convertido en un símbolo de la lucha del pueblo ucraniano contra la invasión que comenzó el 24 de febrero.

El Regimiento Azov y otras unidades ucranianas defendieron la acería durante casi tres meses aprovechando su laberinto de túneles subterráneos. Más de 2 mil 400 efectivos rindieron en mayo ante los incesantes bombardeos rusos desde tierra, mar y aire.

Decenas de soldados ucranianos fueron llevados a prisiones en zonas controladas por Rusia como la región de Donetsk, una zona escindida en el este de Ucrania que está dirigida por autoridades separatistas apoyadas por Moscú. Algunos han regresado a Ucrania como parte de intercambios de prisioneros con Rusia, pero las familias de muchos otros desconocen si sus seres queridos siguen vivos o si pueden volver algún día.

Por otra parte, el alcalde de Járkiv reportó bombardeos en la segunda mayor ciudad de Ucrania.

Ihor Terekhov excluyó que parte del centro de la ciudad noroccidental se vio afectada por la ofensiva, incluyendo un edificio de dos plantas y un centro de educación superior. Según el regidor, los ataques se producen poco después de las 04:00 de la madrugada.

“El Servicio Estatal de Emergencias ya está trabajando: están revisando los escombros, buscando a personas atrapadas debajo de ellos”, dijo Terekhov en una publicación en Telegram. La oficina presidencial ucraniana reportó la muerte de al menos 13 civiles en los bombardeos rusos registrados en todo el país en las últimas 24 horas, que causaron también 36 heridos.

Muere empresario ucranio tras bombardeo
en la ciudad portuaria de Nicolaiev

Los intensos bombardeos rusos golpearon la ciudad portuaria de Nicolaiev, en el sur de Ucrania, durante la noche y la madrugada del domingo, causaron la muerte del propietario de una de las mayores empresas productoras y exportadoras de cereales del país, dijo el gobernador local.

Oleksiy Vadatursky, fundador y propietario de la empresa agrícola Nibulon y su esposa, fallecieron en su casa, dijo el gobernador de Nicolaiev, Vitaliy Kim, en el servicio de mensajería Telegram.

Vadatursky, que había sido condecorado como “Héroe de Ucrania”, hizo mucho por la provincia de Mikoláiv y por Ucrania, afirmó el gobernador en un mensaje de Telegram.

“Su contribución al desarrollo de la industria de la agricultura y de los astilleros, al desarrollo de la región, es incalculable,” concluyó.

Antes de que llegara la confirmación oficial del gobernador, el diario “Ukrainska Pravda” ya había informado de la muerte del empresario y de su mujer por el impacto de un proyectil ruso contra su vivienda.

Vadatursky, de 74 años, era uno de los hombres más ricos del país, catalogado en ocasiones como oligarca, y según una estimación de la revista Forbes de 2020 poseía una fortuna valorada en 450 millones de dólares.

Su empresa, Nibulon, exportó en 2021 un récord de 5,64 millones de toneladas de productos agrícolas, principalmente maíz, trigo y cebada, a un total de 38 países.

Con sede en Nicolaiev, una ciudad estratégicamente importante que limita con la región de Jérson ocupada por Rusia, Nibulon se especializa en la producción y exportación de trigo, cebada y maíz, y tiene su propia flota y astillero.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil