Ucrania asesta el primer golpe militar más importante a Rusia

 

Tras más de 200 días de guerra

 

  • Ha destruido más de 2 mil tanques y 450 aeronaves, además de 4,500 blindados: Zelenski

 

El presidente Volodímir Zelenski asegura que tropas ucranianas han destruido, en 200 días de guerra, más de 2,000 tanques, 4,500 vehículos blindados de combate, 250 aviones y 200 helicópteros.

 

La guerra de Ucrania parece haber entrado en una nueva fase marcada por el avance de las tropas ucranianas sobre parte del territorio ocupado por los militares rusos, que no habrían tenido más remedio que replegarse hacia posiciones más próximas a la frontera.

Después de que el sábado las Fuerzas Armadas ucranianas confirmaran la reconquista de la ciudad de Kupiansk, de 27,000 habitantes, y de otras 30 localidades limítrofes, el domingo anunciaron el cerco a diversos núcleos urbanos situados alrededor de Lysychansk, localidad capturada por Rusia en julio, y de Izium, donde se encuentra una importante base militar de las fuerzas ocupantes. Según medios locales, las tropas rusas están huyendo de la parte norte de la región de Járkov y en localidades como Kosaja Lopan, situada a 4 kilómetros de la frontera con Rusia, ha vuelto a ondear la bandera de Ucrania.

Aparte del valor simbólico de estas operaciones, que supondrían la primera victoria seria del ejército ucraniano desde el inicio de la guerra, la reconquista de Kupiansk asestaría un duro golpe a la estrategia militar rusa, ya que esta zona es un importante nudo de comunicaciones y era clave para el abastecimiento de las tropas ocupantes.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski asegura que, Ucrania ha destruido desde que se inició la guerra más de 2,000 tanques, 4,500 vehículos blindados de combate, 250 aviones y 200 helicópteros rusos.

El líder ucraniano ha asegurado que sus fuerzas armadas han acabado también con más de un millar de sistemas de artillería, otro millar de drones, 15 barcos y lanchas y “miles de otras unidades de equipo enemigo”.

“Hoy todos ven y toman nota” de las acciones del ejército ucraniano “en el norte, sur y este de Ucrania”, ha asegurado Zelenski, para quien “el mundo está impresionado” y “el enemigo está entrando en pánico”.

Los defensores de Ucrania, “todos aquellos que han estado de pie valientemente durante 200 días”, son la razón de que Ucrania esté “de pie”, ha apuntado.

“Fuertes, y por eso somos libres -ha añadido-. Irrompibles, y por eso somos independientes. Nuestros combatientes, que heroicamente refrenaron al enemigo, y ahora no se refrenan. Y expulsan a los ocupantes por el norte, el sur y el este. En todas las direcciones, pero moviéndose en una sola dirección: hacia adelante y hacia la victoria”. En su discurso a los militares ucranianos, el presidente ha asegurado que “el camino a la victoria es difícil”, pero está seguro de que son capaces de ello.

“Llegarás a nuestra frontera, a todos sus tramos. Verás nuestras fronteras y las espaldas de los enemigos”, ha dicho.

Repliegue de tropas rusas

No en vano, el ejército ruso se ha visto obligado a replegarse ante el avance de los tanques ucranianos. “Para apuntalar los esfuerzos en el frente de Donetsk, se ha tomado la decisión de reagrupar las fuerzas basadas en las regiones de Balakliya e Izium”, indicó el Kremlin a través de un comunicado emitido por el ministerio de Defensa.

Las autoridades prorrusas en el norte de Ucrania han admitido públicamente el éxito militar ucraniano. Vitali Grachev, al frente de la administración de ocupación en la región de Járkov, ha asegurado a la televisión estatal rusa que “el simple hecho de que hayan roto nuestras defensas ya es una gran victoria de las fuerzas armadas ucranianas”, unas palabras que sorprendieron a propios y a extraños dada la férrea censura existente en los medios controlados por Moscú. En la región de Donetsk, el líder rebelde Denis Pushilin indicó que la situación en Limán es “muy difícil” y que hay combates “en varias otras localidades”, en especial en el norte de la región.

Ánimos levantados

La contraofensiva militar ucraniana ha levantado el ánimo de las autoridades políticas y militares del país ocupado. En su comunicado nocturno del sábado, el presidente Volodimir Zelenski confirmó la liberación de las localidades de Vasylenkovo y Artemivka, ambas en la región de Járkov, y proclamó: “Estos últimos días, el ejército ruso nos ha mostrado su mejor lado: su espalda. Para ellos, huir es una buena decisión. No hay lugar en Ucrania para los ocupantes, nunca lo habrá”.

Diversos estrategas militares coinciden en señalar que esta maniobra ha permitido al ejército ucraniano pillar por sorpresa al enemigo. Todo parecía indicar que las tropas de Zelenski iban a poner en marcha una ofensiva en el frente sur, en los alrededores de Jersón, lo que animó a las autoridades militares rusas a enviar refuerzos hacia esta zona. De hecho, esta operación se inició la semana pasada, pero se detuvo a los pocos días y Kiev lanzó otra en el norte, en la zona de Járkov e Izium, que estaba menos protegida por los militares rusos, aunque permanece en su poder desde los primeros días de guerra.

Prisioneros rusos

Aunque la prensa no ha sido autorizada aún a visitar el territorio reconquistado, en las últimas horas las redes sociales se han llenado de imágenes de militares ucranianos desfilando por núcleos urbanos que hasta hace unos días estaban en manos de Rusia. El estadounidense Instituto de Estudios de la Guerra (ISW), ha apuntado en un comunicado: “Es probable que las fuerzas ucranianas estén limpiando los focos de fuerzas rusas desorganizadas que quedaron atrapadas por el rápido avance ucraniano hacia Kupiansk, Izyum y el río Oskil, dada la cantidad de imágenes de prisioneros rusos emitidas en las últimas 48 horas”.

Según este centro de análisis militar en los últimos cinco días los ucranianos han recuperado más territorio que el que los rusos habían logrado ocupar desde abril.

Son muchos los expertos militares que consideran que no se trata de un repliegue estratégico sino de que muchos soldados rusos han optado por huir ante el avance ucraniano.

Según las Fuerzas Armadas ucranianas, las autoridades militares rusas estarían coaccionando a sus soldados bajo amenazas difundidas por redes sociales para que resistan y no abandonen las posiciones ocupadas. El propio Zelenski ha afirmado que los soldados rusos “tienen miedo a regresar”, y, dirigiéndose a ellos, les ha asegurado que Kiev garantiza “que todos los detenidos sean tratados de acuerdo con las Convenciones de Ginebra”.

Donde sí han podido acceder los enviados especiales ha sido a Balakia, localidad de 27,000 habitantes situada en la región de Jarkov, y que fue recuperada por las tropas ucranianas el pasado miércoles. Los periodistas han sido testigos de las casas destruidas, coches carbonizados y artillería abandonada que han dejado a los militares rusos tras abandonar esta posición, ocupada en los primeros días de la contienda.

Tres meses escondida en un sótano

“Ha sido aterrador”, le resumía a un reportero de AFP la vecina Iryna Stepanenko, de 52 años, tras confesarle que ha tenido que vivir tres meses escondida en un sótano. Su calle permanece desierta y destruida por los bombardeos, pero en ella ya ondea de nuevo la bandera ucraniana y la patrullan soldados de este país.

Mientras tanto, las gestiones políticas y diplomáticas han continuado en las últimas horas. En una visita sorpresa a Kiev, la ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, reiteró el respaldo de Berlín al gobierno de Ucrania y aseguró que continuará “el suministro de armas y el apoyo humanitario y financiero”. El secretario estadounidense de Estado, Antony Blinken, quien también visitó Kiev recientemente, ha prometido un nuevo paquete militar de 3.000 millones de dólares y ha asegurado que esta ayuda está haciendo que a Moscú le cueste cada vez más capturar y retener ucraniano.

Rusia se retira de Balakleya e Izium, ante el avance ucraniano

Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso informó este sábado del “redespliegue” de las tropas que estaban hasta ahora en las localidades de Balekleya y de Izium, ante lo que desde Kiev aseguran que se trata de un contraataque.

El portavoz oficial del Ministerio, el teniente general Igor Konashenkov, explicó que se trata de una iniciativa para reforzar la región de Donetsk, según la agencia de noticias rusa TASS.

“Se ha tomado la decisión de reagrupar a las tropas rusas destinadas en las regiones de Balakleya e Izium para mejorar las acciones en dirección a Donetsk y así lograr los objetivos declarados de la operación militar especial para liberar el Donbás”, apuntó Konashenkov, citado por TASS.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil