OTAN acusa a Rusia de escalar la guerra al movilizar a reservistas

 

“Más pérdida de vidas ucranianas y rusas”

 

  • “La decisión de Putin demuestra que la ofensiva no marcha según sus planes”

 

La OTAN reiteró que seguirá apoyando a Ucrania, pese al anuncio de Rusia de movilizar a 300 mil reservistas para enviarlos al combate.

 

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, acusó a Rusia de escalar el conflicto en Ucrania con la “movilización parcial” de la población en edad de combatir decretada por el presidente ruso, Vladimir Putin, afirmando que esta decisión muestra que la guerra no marcha según sus planes.

“El discurso es una escalada, pero no es una sorpresa, por lo que estamos preparados y vamos a mantener la calma y a seguir apoyando a Ucrania”, aseguró el líder político de la OTAN a la agencia Reuters, en sus primeras declaraciones desde el anuncio del Kremlin.

Según Stoltenberg, el anuncio de una movilización de la población rusa pone de manifiesto que la guerra en Ucrania “no va de acuerdo con los planes de Putin”. “Ha cometido grandes fallos de cálculo; pensaba que iba a poder controlar Ucrania en cuestión de días, luego ha sido expulsado del norte, la ofensiva rusa en el Donbás se ha frenado y ahora los ucranianos están liberando territorio”, expuso.

Sobre la “movilización parcial” con la que Rusia llama a filas a 300 mil efectivos, principalmente reservistas, el ex primer ministro noruego afirmó que cualquier operación para añadir un importante número de tropas al frente “llevará tiempo”.

En este sentido recordó la falta de equipamiento y de estructura del ejército ruso hasta ahora en Ucrania, arrojando dudas sobre la efectividad de la medida anunciada por Putin. “Lo que hemos visto hasta ahora es que las tropas rusas están mal equipadas. Carecen de mando y control adecuados y también han tenido muchos problemas con la logística”, comentó.

En todo caso, el secretario general de la OTAN indicó que el aumento de tropas rusas “intensificará” el conflicto en Ucrania y se traducirá en “más sufrimiento” y “más pérdida de vidas ucranianas y rusas… El presidente Putin puede poner fin a esta guerra retirando sus fuerzas, dejando de invadir otro país”.

En cuanto a las amenazas nucleares hechas por Moscú, Stoltenberg enfatizó que lo más importante es prevenir este escenario y advirtió de las consecuencias sin precedentes de librar una guerra nuclear, que según él no ganaría Rusia.

De todas formas, declaró que no se percibe un cambio en la posición nuclear rusa y llamó a evitar una “peligrosa retórica nuclear” con el Kremlin, mandando un mensaje de calma y de “vigilancia” para reiterar una vez más que la OTAN evitará en todo momento un conflicto directo con Rusia.

Moscú está dispuesta a utilizar “todos los medios” para defenderse

El miércoles, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció una “movilización parcial” de los rusos en edad de combatir en Ucrania y advirtió a Occidente que Moscú está dispuesto a utilizar “todos los medios” para defenderse.

“Esto no es un bluf”, recalcó Putin con semblante serio, acusando a los países occidentales de querer “destruir” Rusia y de haber recurrido al “chantaje nuclear” contra su país, dando a entender que sus fuerzas estarían dispuestas a utilizar el arma nuclear.

Frente a las contraofensivas relámpago de las fuerzas ucranianas, que hicieron retroceder al ejército ruso, Putin optó por una escalada en el conflicto, con una medida que abre la vía a enviar más militares rusos a Ucrania.

El mandatario explicó que las actividades relativas a esta movilización arrancarán inmediatamente y resaltó que sólo los reservistas, principalmente aquellos con experiencia, serán llamados a filas, según informó la agencia rusa de noticias TASS. Antes de ser enviados a sus unidades, recibirán entrenamiento adicional.

Putin dirigió su discurso “a todos los ciudadanos del país”, “al pueblo de la gran patria, a todos los unidos por la gran Rusia histórica” y a los “residentes en las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y las regiones de Jersón y Zaporiyia y otras áreas liberadas del régimen neonazi (en referencia al Gobierno de Ucrania)”,

“Hablaremos de las medidas necesarias y urgentes para proteger la soberanía, la seguridad y la integridad territorial de Rusia, de apoyar el deseo y la voluntad de nuestros compatriotas de determinar su futuro y de la política agresiva de parte de las élites occidentales, que luchan con todas sus fuerzas para mantener su dominio”, explicó,

Putin argumentó que las autoridades rusas “no tienen derecho a dejar que la gente que vive en Ucrania, cerca de la frontera, sea destrozada por ejecutores” y ha prometido apoyo a los referéndums anunciados por las autoridades prorrusas de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk, Lugansk y las regiones de Jersón y Zaporiyia.

“Los parlamentos de las repúblicas populares en el Donbás, así como las administraciones militares y civiles en Jersón y Zaporiyia han decidido celebrar referéndums sobre el futuro de esos territorios y han venido a nosotros con una petición de apoyo. Haremos lo posible para dar condiciones de seguridad para que se celebren referéndums y la población exprese su voluntad”, indicó.

“Apoyaremos la decisión sobre su futuro, que será adoptada por la mayoría de los residentes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk —cuya independencia reconoció días antes de iniciar el 24 de febrero la ofensiva militar contra Rusia— y las regiones de Zaporiyia y Jersón”, refirió.

“Chantaje nuclear”

Por otra parte, advirtió a aquellos países que llevan a cabo “chantaje nuclear” contra Moscú de que “el viento podría soplar en su dirección”, al tiempo que denunció que “el objetivo de Occidente es debilitar, dividir y finalmente destruir” a Rusia.

“No hablamos únicamente de los ataques con artillería contra la central nuclear de Zaporiyia, que son incitados por Occidente y amenazan con una catástrofe nuclear, sino también de las afirmaciones de algunos altos cargos de los principales países de la OTAN sobre la posibilidad y lo aceptable que sería usar armas de destrucción masiva contra Rusia”, planteó. “Quiero recordar a los que se permiten hacer esas declaraciones sobre Rusia que nuestro país también tiene diversos medios de destrucción y que algunos componentes son más modernos que aquellos con los que cuentan los países de la OTAN”, ha advertido. “Ante una amenaza a la integridad territorial de nuestro país, para proteger a Rusia y a nuestro pueblo, usaremos todos los medios a nuestra disposición. No es un farol. Lo repito. Todos los medios a nuestra disposición”, recalcó. En este sentido, sostuvo que los países occidentales “dicen abiertamente que en 1991 fueron capaces de dividir la Unión Soviética y que ahora le ha llegado el momento a Rusia, que debe dividirse en muchas regiones con una hostilidad mortal entre ellas”. “Han estado trazando estos planes desde hace mucho tiempo”, advirtió.

Lucha contra “neonazis”

Putin defendió nuevamente la “operación militar preventiva”, término con el que se ha referido a la orden de invasión, y ha ensalzado que “la República Popular de Lugansk ha sido casi totalmente limpiada de neonazis”. “Los combates continúan en la República Popular de Donetsk, donde durante ocho años el régimen de ocupación de Kiev creó una línea profundamente escalonada de fortificaciones”, detalló.

“Un asalto frontal hubiera derivado en grandes pérdidas, así que nuestras unidades y las unidades militares de las repúblicas del Donbás actúan de forma sistemática, de forma competente, usando equipamiento, protegen al personal y liberan la tierra de Donetsk paso a paso, limpiando ciudades y aldeas de neonazis y dan ayuda a gente que el régimen de Kiev convirtió en rehenes, en escudos humanos”, señaló.

El presidente ruso reconoció que en la ofensiva participan militares, “formaciones de voluntarios” y “personas de diferentes nacionalidades, profesiones y edades”. Asimismo, destacó que las fuerzas rusas presentes en Ucrania operan a lo largo de una línea de contacto de más de mil kilómetros y afirmó que hacen frente “a toda la maquinaria militar occidental”, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias Interfax.

Signo de debilidad, dice Estados Unidos

Por su parte, la embajadora estadounidense en Ucrania, Bridget Brink, consideró que la medida constituye un “signo de debilidad” de Moscú, obligado a lidiar con una escasez de efectivos para su ofensiva en Ucrania, que esta semana entra en su octavo mes.

El Reino Unido se expresó en la misma línea: su secretario de Defensa, Ben Wallace, afirmó que la decisión de Putin muestra que su ofensiva “está fallando” y afirmó que “la comunidad internacional está unida y Rusia se está convirtiendo en un paria global”.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil