Juan Gabriel: “Que seas muy feliz, estés donde estés, cariño”

  • Cientos de miles de personas se despidieron del Divo de Juárez en Bellas Artes 
  • Desde que arribaron las cenizas del cantautor el cielo de México lloró, pues cayó una fuerte lluvia
Gloria Carpio
Fotos: Arturo Arellano 

 

Juan Gabriel nació el 7 de enero de 1950 en Parácuaro, un pueblo del estado de Michoacán, pero de niño su familia se mudó a Juárez, en Chihuahua, donde fue internado en un orfanato porque su madre no podía mantenerlo y tras haber estado preso injustamente, no tener para comer, con los zapatos rotos y su cama era una banqueta, logró ser el Amor eterno de México

Juan Gabriel nació el 7 de enero de 1950 en Parácuaro, un pueblo del estado de Michoacán, pero de niño su familia se mudó a Juárez, en Chihuahua, donde fue internado en un orfanato porque su madre no podía mantenerlo y tras haber estado preso injustamente, no tener para comer, con los zapatos rotos y su cama era una banqueta, logró ser el Amor eterno de México

 

Juan Gabriel cumplió con su última cita en el Palacio de Bellas Artes, a la que concurrió su motivo y razón de ser: ¡su pueblo!, a ese que tanto le cantó y le marcó con frases contudentes que se quedan para siempre en el alma, corazón, mente y espíritu.

Cuando vimos a este imitador de Juan Gabriel leyendo DIARIOIMAGEN, no dudamos en pedirle una fotogtrafía, y vaya que lo hizo de forma genial. ¡MIL GRACIAS!

Cuando vimos a este imitador de Juan Gabriel leyendo DIARIOIMAGEN, no dudamos en pedirle una fotogtrafía, y vaya que lo hizo de forma genial. ¡MIL GRACIAS!

El homenaje que le tributó el mundo cultural, con sus principales exponentes presentes en torno a la urna que contenía sus restos, marcó fielmente “La diferencia” entre lo que es un ave de paso y lo que es un ídolo popular que moviliza sin convocatoria a los más diversos segmentos de la sociedad.

Gente de todas las edades simplemente gritaba “Siempre en mi mente” y a su llegada al Palacio de Bellas Artes la multitud al Palacio de Bellas Artes la multitud rugió.

La funeraria tuvo que frenar su marcha para permitir que la población, cual indómita pantera y sobre todo quienes desde 24 horas antes hicieron una kilométrica fila, simplemente para ver de cerca sus restos y repetir que Juan Gabriel ya es una leyenda, porque nos ha dejado el mejor legado para la socialización, que son las letras de sus canciones, todas hablan de amor y muy pocas del odio.

 

Desde temprana hora, los fans de Juan Gabriel esperaron con ansias las cenizas de su ídolo con pancartas, posters, poemas, y lo que más nos emociona es ver el periódico DIARIOIMAGEN.

Desde temprana hora, los fans de Juan Gabriel esperaron con ansias las cenizas de su ídolo con pancartas, posters, poemas, y lo que más nos emociona es ver el periódico DIARIOIMAGEN.

 

Esta despedida marcó un antes y un después, ya que se recuerde nadie ha congregado tanta diversidad en su entorno y faltan 24 horas para que se lleven sus restos a Ciudad Juárez, donde reposarán y esa urbe tendrá un atractivo turístico más, con el museo que se construirá en torno al cantante.

Juan Gabriel nació el 7 de enero de 1950 en Parácuaro, un pueblo del estado de Michoacán, pero de niño su familia se mudó a Juárez, en Chihuahua, donde fue internado en un orfanato porque su madre no podía mantenerlo y tras haber estado preso injustamente, no tener para comer, con los zapatos rotos y su cama era una banqueta, logró ser el Amor eterno de México.

Juntos en esta vida y en la que nos falta por vivir.
Un grande entre los grandes
Amor eteno es el que dejas en América, a través de tus canciones.
No nos dejes nunca.

Gracias por tanto y tanto amor
Abrázame muy fuerte
Bendito el cielo que te recibe y en la Tierra que
Recuerdo en cada estrella siempre que aparece
Inmortal, siempre inmortal
Estés donde estés cariño y
Luna tú que lo ves, dile cuánto le amo

Desde temprana hora, los fans de Juan Gabriel esperaron con ansias las cenizas de su ídolo con pancartas, posters, poemas, y lo que más nos emociona es ver el periódico DIARIOIMAGEN.

Desde temprana hora, los fans de Juan Gabriel esperaron con ansias las cenizas de su ídolo con pancartas, posters, poemas, y lo que más nos emociona es ver el periódico DIARIOIMAGEN.

Desde muy temprana hora se dieron cita a las afueras del Palacio de Bellas Artes miles de fanáticos de Juan Gabriel, todos ellos con la esperanza de poder entrar y despedirse de su ídolo. Gente de Colombia, Argentina, Perú, Chile, por supuesto México y demás países latinos se formaron al pie de este icónico inmueble durante horas del lunes 5 de septiembre, pero había quienes estaban cumpliendo una semana ya en territorio nacional esperando ver a Juan Gabriel, como es el caso de una fan colombiana que tomó un vuelo a México desde que se enteró de la lamentable noticia.

“Que viva Juan Gabriel, que viva Parácuaro, que viva México”, gritaron sus fans que llegaron desde Michoacán.

“Que viva Juan Gabriel, que viva Parácuaro, que viva México”, gritaron sus fans que llegaron desde Michoacán.

Muchas historias de vida son las que han sido musicalizadas por los temas de Juan Gabriel, y muchas pudimos escucharlas previo al arribo de las cenizas del cantante a Bellas Artes, historias desde lo más común cuando escuchas sus canciones gracias a tus padres y abuelos o en fiestas, hasta las que aseguran que las canciones de Juan Gabriel incluso salvaron vidas, como es el caso de Javier Lavat, imitador del cantante, que platicó con DIARIO IMAGEN “ya no sé ni qué decir, estoy muy mal, porque no sólo se perdió al divo de México, sino a un gran ser humano que nos enseñó a sentir a través de sus canciones. A Juan Gabriel lo conocí con la canción ‘Tres claveles y un rosal’ es mi favorita porque habla de algo que yo atravesé hace 25 años, la muerte de una persona que amaba mucho, escuché la canción sin querer cuando estaba sufriendo esa depresión, alcoholizado, perdido y no me da vergüenza decirlo, porque cuando te duele el corazón puedes caer en los peores excesos. Esa canción me salvó la vida, evitó mi suicidio tal vez, desde entonces decidí rendirle homenaje al que me salvó la vida con su música”

“¡Qué viva Juan Gabriel, él vive! ¡Te queremos, Alberto, gracias!”.

“¡Qué viva Juan Gabriel, él vive! ¡Te queremos, Alberto, gracias!”.

Desde Veracruz, Michoacán, Toluca, Guadalajara y muchos otros estados llegaron para apartar su lugar en esta interminable fila y entre ese mundo de gente Doña Verónica que nos contó “Es nuestro Juan Gabriel, desde niña lo escucho, lo vi en el Auditorio tres veces y saber que falleció fue algo muy duro para mí, por eso llegué desde ayer para despedirme de mi Amor eterno”. Unos metros más atrás de la fila encontramos a la señora Alde García Martínez, sentada en el piso sin llamar la atención, aparentemente tranquila hasta que con la proximidad notas que no cesan sus lágrimas, al preguntarle nos platica. “Soy de Puebla, escucho a Juan Gabriel desde los seis años, era algo muy curioso, las ponía mi mamá y a mí me encantaron, ‘El Noa Noa’, ‘La farsante’, no me iba a la escuela hasta que no pasara alguna en la radio, escucharlo me lleva de nuevo a cuando era una niña y podía abrazar a mi mamá. Luego crecí y vine  a conocerlo en la Ciudad de México, lo vi cantar, aquí y en Pachuca. No podía creer que Juan Gabriel estuviera muerto porque gracias a mi mamá también se volvió parte de mí y de nuestra familia, vengo a despedirme y a decirle que siempre va a estar en mi mente y mi corazón, tengo su altar con fotos, discos y revistas, así se lo encomiendo a Dios, a Jesús para que lo cuide y ayude a descansar”.

“¡Qué viva Juan Gabriel, él vive! ¡Te queremos, Alberto, gracias!”.

“¡Qué viva Juan Gabriel, él vive! ¡Te queremos, Alberto, gracias!”.

Se podría pensar que Juan Gabriel sólo era seguido por gente mayor a los 40 años, pero a su muerte podemos darnos cuenta que el Divo rompió las barreras generacionales y los jóvenes también se hicieron presentes en este homenaje, tal es el caso de Óscar, Javier y Miryam, que nos platicaron “sus canciones significaron mucho para nosotros, nos da un ejemplo muy grande porque a pesar de la vida tan difícil que tuvo y de cómo fue tratado por su mamá, siempre quiso lo mejor para ella y se lo dio. Nos identificamos mucho con él porque tiene canciones para todo, para estar alegres, para bailar, pero también para cuando estás enamorado o triste porque te rompen el corazón”, los tres coinciden en la influencia de sus papás para conocer al Divo de Juárez, gracias a temas como ‘La diferencia’ y ‘Querida’”.

 “Juan Gabriel, de parte del pueblo de Colombia, venimos a decirte que te amamos y jamás vamos a olvidarte, ni a ti ni a tus canciones, de nuestra cuenta corre que en Colombia las nuevas generaciones van a saber de ti”, expresaron sus fans colombianas.


“Juan Gabriel, de parte del pueblo de Colombia, venimos a decirte que te amamos y jamás vamos a olvidarte, ni a ti ni a tus canciones, de nuestra cuenta corre que en Colombia las nuevas generaciones van a saber de ti”, expresaron sus fans colombianas.

Por supuesto, Juan Gabriel, michoacano de nacimiento, juarense por adopción e internacional por pura entrega y amor llegó a los lugares a donde ningún otro mexicano en lo que se refiere a la música había podido llegar y la gente del extranjero correspondió llegando a despedirse de él hasta su tierra mexicana. Lilian Céspedes del sur de Colombia nos cuenta  “Escuchaba a mis padres y hermanos poniendo a Juan Gabriel, pero no es que sólo a ellos les gustara, sino que suena y sonaba en toda Colombia, sobre todo sus baladas rancheras. Estamos aquí desde el martes pasado, porque queremos estar con él hasta el último momento, hasta que no nos quede más que sus canciones”, apuntó  y recordó como su favorita “El Noa Noa”. “Él era un hombre genial, que te ponía feliz, que te contagiaba, esa canción siempre me pone de buenas, pude verlo en vivo allá en Colombia y era algo extraordinario, porque él vibraba y su música lo hacía vibrar a uno, nos hacía cantar y bailar con él, fueron 1,800 canciones, de un genio, de un hombre que hacia canciones del corazón, era un poeta. Juan Gabriel de parte del pueblo de Colombia venimos a decirte que te amamos y jamás vamos a olvidarte, ni a ti ni a tus canciones, de nuestra cuenta corre que en Colombia las nuevas generaciones van a saber de ti”.

“Gracias Juan Gabriel por tus bellas composiciones”.

“Gracias Juan Gabriel por tus bellas composiciones”.

Otro caso fue el de Eliana Jordan, de Bogotá, que por increíble que parezca tomó un vuelo desde su natal Colombia a México desde que se enteró de la muerte del Divo de Juárez, “Vengo únicamente a verlo, llegué hace ocho días, el martes pasado y compré el boleto por siete días porque quería despedirme de él. Tenía nueve años cuando lo escuché por primera vez, mi infancia no era muy feliz y viajaba en los brazos de mamá para visitar a mi abuela que vivía en un pueblo, esa vez sonó ‘Querida’ en el bus y sentí mucha paz, mucha alegría, desde entonces cada que estoy triste escucho la música de Juan Gabriel, hoy estoy feliz de saber que el descansa y está con Dios”, dijo sin poder contener el llanto. Destacó que su familia le ocultó un día entero la muerte del Divo de Juárez. “Estábamos en familia y ya todos lo sabían, al menos mis padres y mis hermanos, pero no me decían nada, luego yo lo escuché en alguna parte, pero no me lo creí porque como es famoso, lo mataban a cada rato en redes sociales, no me lo creí, dije es una mentira. Pero al día siguiente el lunes como a las seis de la tarde, me habló mi hijo por teléfono y me lo dijo, hasta entonces lo creí, porque mi hijo no jugaría con eso, me solté a llorar y me siento muy triste, decidí entonces venirme a México”.

 Otro caso fue el de Eliana Jordan, de Bogotá, que por increíble que parezca tomó un vuelo desde su natal Colombia a México desde que se enteró de la muerte del Divo de Juárez.


Otro caso fue el de Eliana Jordan, de Bogotá, que por increíble que parezca tomó un vuelo desde su natal Colombia a México desde que se enteró de la muerte del Divo de Juárez.

Finalmente, envió un mensaje a Juan Gabriel, en el que seguramente coinciden todos los que amaron, disfrutaron y disfrutan de su legado “Que seas muy feliz, estés donde estés, cariño…estaré eternamente agradecida contigo, porque tu música me hizo una vida mejor, escucharte, ahora no estás pero siempre te quedarás conmigo en mi corazón y en tu música, esa me acompañará hasta que me muera, le pedí a mi esposo y a mi hijo que cuando me muera lleven mis discos de Juan Gabriel, mis LP’s y suenen la música más feliz”.

La euforia se detonó cuando se rumoraba ya la llegada de las cenizas de Juan Gabriel al Palacio de Bellas Artes, rodeando La Alameda, pasando por el Hemiciclo a Juárez, que era la ruta anunciada, para finalmente entrar al recinto y recibir a los fanáticos en el lobby del lugar. Ellos entre lágrimas y risas de manera literal entonaban la que es quizá la canción más dolorosa del repertorio de la canción mexicana y autoría del homenajeado “Amor eterno”, otros tratando de levantar el ánimo cantaban “El Noa Noa” y así fueron de manera muy ordenada, hay que decirlo, entrando a despedirse de Juan Gabriel. “Que seas muy feliz, estés donde estés cariño”.

 

Los coristas que hicieron historia con Juan Gabriel: Salvador Mundo (director de coros), Karina Manzur (corista principal), Sandra Lau y Roberto Velázquez, posan con DIARIOIMAGEN, periódico al que ofrecieron una entrevista exclusiva sobre las vivencias que tuvieron durante años al lado del Divo de Juárez.

Los coristas que hicieron historia con Juan Gabriel: Salvador Mundo (director de coros), Karina Manzur (corista principal), Sandra Lau y Roberto Velázquez, posan con DIARIOIMAGEN, periódico al que ofrecieron una entrevista exclusiva sobre las vivencias que tuvieron durante años al lado del Divo de Juárez.

 

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.



Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil