Travellink Casa del Sol Travellink

De amor sí se muere… Joaquín Cordero no superó el fallecimiento de su esposa

  • Desde que en julio del año pasado se adelantó su esposa Alma Guzmán, con quien compartió 62 años de su vida, el primer actor se dejó morir
  • El histrión dejó de existir mientras dormía en su domicilio

 

Gloria Carpio
A principios de febrero, el primer actor fue hospitalizado debido a que sufrió un cuadro de depresión al no superar la muerte de su esposa.

A principios de febrero, el primer actor fue hospitalizado debido a que sufrió un cuadro de depresión al no superar la muerte de su esposa.

Joaquín Cordero Aurrecoechea nació en Puebla de Zaragoza, un 16 de agosto de 1923, sus últimos días los pasó lleno de tristeza y es que al perder a su esposa Alma, quien decía era sus ganas de vivir, perdió las ganas mismas de seguir, esto a decir de declaraciones de sus familiares, quienes le apoyaron en sus depresiones y enfermedades, sin embargo, la batalla decidió ya no seguirla y la tarde de ayer falleció a la edad de 89 años, en la ciudad de México, mientras dormía.

Cordero fue un actor mexicano, uno de los primeros actores reconocidos de México, quien por su avanzada edad padecía algunas enfermedades, pero sus seres queridos aseguran que la tristeza fue lo que le quitó la vida.

Fue a principios de este mes cuando este tipazo llamado Joaquín Cordero estuvo hospitalizado durante nueve días ya que sufrió una embolia e infarto cerebral; en esa ocasión, sus familiares señalaron a los medios que Cordero estaba deprimido desde que en julio del año pasado falleció su esposa Alma Guzmán, con quien compartió 62 años de su vida y con quien procreó tres hijos: Antonio, David y Gabriel. Por cierto que su esposa Alma, era la hermana mayor de la periodista y Reina de la radio, Maxine Woodside.

Incluso, de las últimas declaraciones del actor fue que además de haber dado lo mejor de sí como actor, señaló de su esposa lo siguiente: “Dicen que ella está conmigo y yo siento que sí. Se ha ido su cuerpo, desgraciadamente ya no la tengo, pero tengo el consuelo de que lo que he vivido es suficiente para esperar que dentro de poco voy a estar con ella nuevamente”, palabras de Joaquín Cordero que hoy nos enchina la piel.

Y aunque Joaquín Cordero pensaba que su destino sería ser abogado o sacerdote, sin embargo se decidió por la actuación ya que sabía que si se dedicaba a la abogacía tendría que trabajar en el gobierno lo cual no le agradó.

Este galán de hermosos ojos verdes estuvo presente a lo largo de la historia del cine y televisión en México haciendo sus primeros trabajos como extra de cine y eso fue gracias a Mario Moreno Cantinflas, quien le dio su primera oportunidad en la pantalla grande al participar como extra en la cinta A volar joven. “Él me echó a volar hasta ahorita, le agradezco a Cantinflas todo eso”, mencionó Joaquín Cordero durante el homenaje que le rindió la Asociación Nacional de Actores (ANDA) en diciembre del año pasado por sus 75 años de trayectoria artística.

Dejó una gran huella en el cine donde compartió créditos con Pedro Infante, Jorge Negrete, Blanca Estela Pavón, Carmen Montejo, Silvia Pinal, entre otras luminarias.En 1944 filmó su primera cinta El corsario negro, bajo la dirección de Chano Urueta. También trabajó con el director de cine español Luis Buñuel en las películas El río de la muerte y Una mujer sin amor. 

En 1951 logró el Ariel a la Mejor Coactuación Masculina por su trabajo en Las dos huerfanitas. Su última cinta fue Los Inadaptados, que se rodó en 2010.

Dejó 160 películas en su haber e igual número de telenovelas y representa a una generación de grandes actores de la Época de Oro del Cine Mexicano.

Su debut en la televisión lo hizo en Mi amor frente al pasado en el año de 1960, luego trabajaría con Ernesto Alonso, en Desencuentro a lado de Germán Robles y Alida Valli.

Sus interpretaciones más notables las logró en televisión en grandes telenovelas y realizando papeles desde ricos, villanos, pobres, y hasta sacerdotes. Lo recordamos en Vivan los niños, Fuego en la sangre, Destilando amor, La madrastra Entre el amor y el odio, todas de Televisa.

En agosto de 2005 el actor mexicano se sometió a una operación debido a una hernia en la ingle, tras lo cual se mantuvo alejado por algún tiempo del medio del espectáculo.

También trabajó en radionovelas e incursionó en el canto, incluso llegó a grabar dos discos; además fue pionero de los teleteatros junto con Manolo Fábregas y Fernando Soler.

A Joaquin Cordero le sobreviven sus hijos Antonio, Gabriel y David, quienes lo velan en la funeraria Gayosso de Félix Cuevas.

También fue distinguido con la Medalla de la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), puso de pie al público, quien lo ovacionó durante varios minutos. En agradecimiento, Joaquín se hincó en el escenario.

Descanse en paz Joaquín Cordero, un actor y humano en toda la extensión de la palabra.

EL PÉSAME

“Lamento mucho el fallecimiento de nuestro compañero Joaquín Cordero. Abrazos sentidos a su familia”.
Gael García.

“Dejará una gran huella no sólo en la actuación, sino también como persona, y sólo resta darle consuelo a sus familiares”.
Carmen Salinas.

“Descanse en paz el enorme y querido Don Joaquín Cordero. Siempre lo recordaré con amor como un gran maestro”
Andrea Legarreta.

“Un actor con una impresionante carrera cinematográfica, excelente compañero, pero mejor persona: Don Joaquín Cordero…descanse en paz”.
Edgar Vivar.

“Descanse en paz el inigualable actor Joaquín Cordero! Mi sincero pésame a toda su familia!”
Manoella Torres.

“Hoy el mundo artístico perdió a un grande del teatro, la TV y la época del cine de oro mexicano. Descanse en paz Don Joaquín Cordero”.
Mauricio Martínez.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil