Inician deliberaciones en juicio de “El Chapo”

  • Primer día termina sin veredicto
  • Doce integrantes del jurado decidirán la suerte del sinaloense

 

Culminó ayer lunes, sin veredicto, el primer día de deliberaciones del jurado en juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán.

 

El primer día de deliberaciones del jurado que debe decidir la suerte de “El Chapo” Guzmán culminó ayer lunes sin veredicto, tras un juicio monumental en Nueva York que duró casi tres meses y en el cual el gobierno estadunidense presentó abrumadoras pruebas.

Los 12 jurados seguirán debatiendo el martes a puertas cerradas si Joaquín Guzmán Loera es culpable o no de los 10 cargos y 27 violaciones de los que es acusado, incluido el tráfico de cientos de toneladas de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana a Estados Unidos a lo largo de 25 años, lavado de dinero y posesión de armas de fuego.

Si es hallado culpable, podría pasar el resto de su vida tras las rejas.

Tras menos de dos horas de deliberaciones, el jurado ya tenía cuatro preguntas para el juez Brian Cogan. La primera fue si una “guerra de drogas”, como la que el cártel de Sinaloa, liderado por “El Chapo” tuvo contra cárteles rivales, puede ser considerada un crimen de narcotráfico, “con específica referencia al delito de uso de armas de fuego”.

Tras una discusión entre la defensa y la acusación, el juez decidió responder que sólo pueden considerar el cargo de uso de armas si encuentran que el acusado es culpable de alguno de estos otros cuatro delitos: integrar una empresa criminal para traficar drogas; conspiración internacional para distribuir cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana; conspiración para importar cocaína o conspiración para distribuir cocaína.

Y al considerar la culpabilidad de “El Chapo” en estos cuatro delitos, “pueden si quieren considerar pruebas de una guerra de drogas” y cualquier otra que estimen necesaria.

El jurado también quería saber si la efedrina es considerada una metanfetamina (es un componente), pero el juez no respondió y les dijo que estudiaran lo que se ha dicho en el juicio al respecto.

También pidieron una copia del veredicto para cada jurado (concedido) y preguntaron cuándo recibirán las pruebas fotográficas (pronto).

Decenas de periodistas siguen el juicio del jefe narco más famoso del mundo desde la muerte del colombiano Pablo Escobar, y para asegurarse un lugar en la pequeña sala del juez Cogan en la corte federal de Brooklyn, varios pasaron la noche a las puertas del tribunal, envueltos en sacos de dormir y bebiendo café caliente para enfrentar el frío.

Antes de dar al jurado las instrucciones que deben cumplir al deliberar sobre el caso, el juez quiso asegurarse de que no habían leído o escuchado ningún “artículo ofensivo o sospechoso” relativo al proceso.

El juez se refería a un documento de la fiscalía, divulgado el fin de semana, que cita a uno de los 14 testigos cooperantes, el ex narcotraficante colombiano Alex Cifuentes, diciendo que “El Chapo”, de 61 años, drogaba y violaba a adolescentes de apenas 13 años, a las que consideraba sus “vitaminas” para mantenerse joven.

Cifuentes no mencionó nada sobre este tema durante los cuatro días en los que prestó testimonio, y los jurados, que tienen prohibido leer sobre el juicio en los medios o redes sociales, no pueden tener en cuenta esta información para condenarle.

“El Chapo”, vestido de traje oscuro y corbata, escuchó al juez callado en la sala, atento como desde el primer día del proceso. Su joven esposa Emma Coronel llegó a la corte en la tarde, vistiendo una chaqueta de paño negro tres cuartos, botas de plataforma de gamuza negra y una bufanda mostaza.

“No tengo perro en esta pelea”

Tras interrogar a los jurados ayer lunes, el juez Cogan decidió que el juicio podía continuar como estaba previsto.

“Yo no tengo opinión sobre el veredicto al que deben llegar”, les dijo Cogan. “No tengo perro en esta pelea”.

En sus alegatos finales, el abogado de “El Chapo”, Jeffrey Lichtman, pidió al jurado no condenar al acusado en base a “mentiras” de testigos cooperantes que son “basura”. También aseguró que todo el proceso es una “farsa”, ya que el verdadero jefe del cártel de Sinaloa es su co-fundador Ismael “El Mayo” Zambada, que nunca ha pisado la cárcel.

El gobierno, en tanto, rogó al jurado que no permita que el acusado vuelva a escapar.

“No lo dejen escapar de su responsabilidad (…) ¡Hállenlo culpable de todos los cargos!”, pidió la fiscal Andrea Goldbarg.

Durante el juicio, el gobierno presentó a 56 testigos y abrumadoras pruebas de la culpabilidad del acusado, incluidas llamadas telefónicas entre “El Chapo” y sus socios, que fueron interceptadas, y conversaciones con el capo grabadas por soplones a escondidas.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.



Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil