Bandas de colombianos y cubanos atemorizan a quintanarroenses

Derecho de réplica

 

  • Pese a la detención de algunos traficantes de isleños, el cruce ilegal continúa

 

Alberto Capella Ibarra.

Es conocido, desde hace varios años, que bandas organizadas de cubanos y colombianos, realizan diferentes actividades delictivas; sin embargo, las acciones de las autoridades para combatirlas, hasta el momento son limitadas.

Si bien, Cancún es un imán para atraer a miles de personas, no sólo connacionales, sino también extranjeros que buscan mejorar su calidad de vida, también es un atractivo para los delincuentes, que ven la prosperidad del estado como una fuente de riqueza fácil, sin esfuerzo o trabajo de por medio.

Fue el secretario de Seguridad Pública, Alberto Capella Ibarra, quien confirmó que tanto colombianos y cubanos han hecho de Quintana Roo su caja chica, de donde sacan dinero con mayor facilidad que ir al cajero automático.

Cubanos traficantes

Dicen las malas lenguas que el delito de tráfico de cubanos indocumentados se disparó de manera exponencial durante la administración de Gregorio Sánchez Martínez, en Cancún, quien está casado con una cubana, actual regidora, que pretendió llegar a ser alcaldesa, también de Benito Juárez, Niurka Sáliva. Empero, todo quedó en leyenda urbana.

Es un hecho que más de una organización delictiva se dedica a el tráfico ilegal de cubanos, la mayoría con familiares en Estados Unidos, a quienes incluso han pedido rescate por sus parientes, ya que, además de traficar con los isleños, los secuestran, hasta que es pagado un rescate por ellos.

Pese a la detención de algunos de los delincuentes que se dedican al tráfico de cubanos, que operan con ayuda de otros isleños del país caribeño, el cruce ilegal continúa y para ello utilizan lanchas que modifican para que sean superiores a las de las autoridades marítimas mexicanas y cubanas.

Los traficantes desembarcan a los isleños en diferentes puntos del norte de Quintana Roo, como Isla Blanca, Isla Mujeres y la zona hotelera, después los llevan a casas de seguridad, donde inician el “trámite” para viajar a Estados Unidos.

Apenas, en agosto pasado, 39 ilegales cubanos fueron rescatados por la PGR en Cancún, cuando cuatro de sus paisanos los tenían retenidos hasta que sus parientes en EU pagaran su rescate, por lo que se puede pensar que los montos totales de los pagos ascendería a varios millones de pesos.

Falsificadores

Además, los cubanos que ingresan al país, realizan trámites en el Instituto Nacional de Migración con documentación falsa, el mismo método que utilizan para solicitar la naturalización y poder transitar por todo el país sin problemas.

Una de las argucias legales que hacen ante el INM es presentar como hijos propios a menores, para lo que exhiben actas de nacimiento mexicanas falsas.

Existen casos de cubanos indocumentados detenidos que tenían en su poder pasaportes mexicanos falsos. No es raro ver a cubanos en oficinas del Instituto Nacional Electoral que realizan el trámite de su credencial para votar con actas de nacimiento falsas, que les son expedidas en las oficinas de gobierno por una módica mordida, y así de fácil, zas, ya tienen su INE, que los acredita como mexicanos, mientras las autoridades, bien, gracias.

Robos de alto impacto

Desde hace años, la ahora Fiscalía General del Estado, persiguió a una banda de cubanos sospechosos de robos en Cancún, y detuvo a otros que se dedicaban a asaltar a los migrantes cubanos de paso por México hasta Estados Unidos.

El secretario de Seguridad Pública del estado, Alberto Capella, confirmó que los asaltos con violencia a cuentahabientes, que se registraron en últimas fechas, atracos en los que incluso mataron o intentaron matar a las victimas, fueron perpetrados por cubanos.

Asimismo, vecinos de la supermanzana 23, donde abundan negocios establecidos por cubanos que, de la noche a la mañana, tienen capital suficiente para abrir restaurantes, tiendas de empeño y cambio de moneda y otras empresas, denunciaron que no es posible transitar en el lugar sin que una banda de asaltantes de origen cubano ataque a los transeúntes.

Bandas de colombianos atacan

El titular de Seguridad Pública estatal, Alberto Capella, señaló también a bandas de colombianos dedicados a la extorsión y préstamos de alto interés, que llegan a Quintana Roo como turistas, hacen de las suyas y se van a su país, para regresar en múltiples ocasiones a cometer sus ilícitos, por lo que son difíciles de ubicar y detener.

Los préstamos exprés “Gota a Gota”, ligados con bandas de la delincuencia organizada de Colombia, ha encontrado en el Caribe su nueva base de operaciones, se instaló en Cancún y Playa del Carmen y se expandieron por todo el estado, incluso en Chetumal se registraron varios atentados a negocios, autos y casas de personas que vieron en esa modalidad de préstamo una salida a su problemas, sin pensar en que se meterían en uno mayor.

Este grupo se caracteriza por cobrar intereses excesivos, y aunque el préstamo se pague, los delincuentes extorsionan a quienes acuden a pedir créditos y continúa el cobro diario, ahora por protección y como condición para no hacerles daño.

Forma de operar

Tenga usted mucho cuidado, pues las bandas colombianas iniciaron su operación en la Ciudad de México, para después extender sus redes al resto del país y pese a que las autoridades conocen de su existencia y de que el dinero con el que realizan los prestamos es “lavado” de esa forma, para los cárteles de la droga, hasta le fecha no se han establecido las medidas necesarias para limitar su operación.

Los préstamos “Gota a Gota”, se ofrecen en los tianguis y en la vía pública, por medio de tarjetas de presentación y funcionan con intereses de 10 a 40% si el dinero que prestan se devuelve de una a dos semanas. Si se rebasa los 30 días, el interés va desde 50% al 300%, dependiendo si se atrasan los pagos, que deben ser realizados a ciudadanos colombianos que se trasladan en motocicletas y siempre van armados.

Los financiamientos se dan a plazos, desde una semana hasta 90 días, y se presta desde mil pesos hasta más de 500 mil, sin aval, ni garantía, pero sí piden que seas el propietario de algún bien, como negocio, casa, vehículos, motos u otro.

El control se lleva en una libreta, como los “aboneros” de antaño y los prestamistas no dan ningún tipo de comprobante a las personas, si por alguna razón los deudores se atrasan con los pagos, comienzan las amenazas y suben el interés, por lo que se termina pagando incluso con la vida.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.



Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil