Estancado el diálogo entre federales y las autoridades

  • Policías en paro insisten en la indemnización
  • Incertidumbre de agentes y familias; esperan que hoy se resuelva el conflicto

 

Policías federales en protesta confiaron que el lunes termine el impasse y se logren acuerdos.

 

Policías federales que mantienen el plantón en las instalaciones de Periférico Oriente en protesta por su incorporación a la Guardia Nacional, confiaron que este lunes termine el impasse y se logren acuerdos.

Acompañados por familiares, los agentes esperan que se llegue a un convenio satisfactorio ante lo que calificaron como incertidumbre laboral ante su eventual traslado al nuevo cuerpo de seguridad o bien su liquidación.“Esperamos que pronto haya una solución a este grave conflicto que afecta a miles de compañeros. Si quieren que nos incorporemos a la Guardia Nacional tendrá que ser por lo menos con las mismas prestaciones que tenemos y garantizando nuestra antigüedad”, dijo Joaquín, oficial de la Policía Federal. Con 10 años de servicio en la corporación ahora se encuentra en la incertidumbre laboral, porque “me quieren mandar al Instituto Nacional de Migración (INM) pero con una plaza menor y sin respetar mi antigüedad”, comentó.

“Estamos emplazando a las autoridades a que este lunes se reanuden las negociaciones porque hasta el momento no han respondido en nuestra solicitud de reinstalar la mesa de diálogo para ver las opciones y condiciones que tendremos de incorporarnos a la Guardia Nacional”, indicó Joaquín en entrevista. En tanto, a través de Twitter, Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, confió en la pronta solución del conflicto.

“Continuamos las conversaciones en la mesa de diálogo con elementos de la @PoliciaFedMx. Reiteramos que tod@s tienen alternativas para seguir prestando servicios de seguridad al Estado mexicano con su mismo salario y prestaciones, en la #GuardiaNacional o en otras instituciones”, escribió en la red social.

No quieren seguir en seguridad

Los agentes inconformes de la PF dejaron claras dos cosas: que la vida de esta dependencia federal llegó a su fin y que ellos no quieren seguir trabajando para la administración pública.

“La Policía Federal ya terminó, compañeros. Por lo que debemos luchar es por nuestra indemnización, un dinero que nos sirva para invertirlo en un negocio”, dijo un policía.

Los elementos rechazaron ser transferidos a otra dependencia, pues argumentaron que no cuentan con algunos requisitos para trabajar en el gobierno, y expresaron que no tener una licenciatura los podría exponer a ser despedidos en el futuro.

Aunque los presentes insistieron en la necesidad de recibir su indemnización, ningún funcionario les brindó una respuesta positiva por esa petición.

Durante más de ocho horas, y bajo los rayos del sol, se quedaron esperando a Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad, quien participó en las mesas de diálogo, pero se negó a hablar frente a los cientos de policías que exigían una respuesta.

La tensión y el temor también predominaron en el Centro de Mando de la Policía Federal. Algunos manifestantes no sólo se dedicaron a abogar por sus derechos, también cuidaban que no hubiera ningún infiltrado.

Alrededor de las 15:00 horas del sábado se corrió el rumor de que uno de los voceros del movimiento había recibido una amenaza de muerte y eso puso en alerta a todos sus compañeros..

En la despedida de la dependencia también participó el colectivo Familias Unidas, conformado por las esposas de los uniformados, quienes decidieron abandonar el Centro de Operaciones ante la falta de acuerdos. “Estuvimos desde el miércoles apoyando, pero como las mesas de negociación no avanzan, decidimos retirarnos.

“Es una lástima que la Policía Federal desaparezca así, sin que se reconozca todo lo que ha hecho por nuestro país”, dijo Vanesa Hernández.

Algunas de las integrantes de Familias Unidas lloraron al abandonar las instalaciones, momento que fue acompañado por el himno de la dependencia.

Mientras las mesas de diálogo ocurrían al interior del edificio de Fuerzas Federales, los policías reclamaban que el Presidente los tachara de “corruptos”.

“¿Si estamos podridos para qué nos quiere en la Guardia Nacional? ¿Por qué debemos enseñarle a los militares cómo hacer una puesta a disposición?”, reclamó un policía tercero que prefirió omitir su nombre por cuestiones de seguridad.

Los comentarios del Mandatario demostraron que lo que más le duele a los federales no es el cierre de su institución, sino que se les haya hecho menos que a las policías Militar y Naval.

“Hemos tenido cursos internacionales en Argentina, hacíamos cursos en derechos humanos, prácticas y técnicas para actualizarnos constantemente”, señaló otro elemento de la División de Fuerzas Federales.

Estas son algunas de las voces que aún se escuchan en el Centro de Operaciones, donde en las próximas horas se reanudarán las negociaciones para definir cómo se llevará a cabo la liquidación de la Policía Federal.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.


Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil