Inseguridad provoca desabasto en las zonas rurales de Chetumal

  • Los surtidores ya no van ante los asaltos
  • Tres Garantías, Caobas, Morocoy y La Unión, de los más afectados

 

 

Dada la creciente inseguridad en diferentes partes del estado y los robos de los que son víctimas surtidores y transportistas, el desabasto de alimentos se ha dejado ver en zonas rurales del estado, principalmente de Chetumal, hasta donde los vendedores prefieren ya no llegar para evitar caer en manos de la delincuencia.

Así, comercializadoras de abarrotes y alimentos han dejado de surtir a algunas comunidades rurales más remotas de la capital del estado. Juan Silveira Mayen, empresario de la distribuidora de abarrotes más importante de la zona rural, aseguró que ha cancelado las rutas hacia la zona de Tres Garantías, Caobas, Morocoy y La Unión en Othón P. Blanco, mientras que en Bacalar, se limitarán a llevar mercancía solo a Reforma.

Pierden más de 200 mil pesos por robos

Silveira Mayén afirmó que existe peligro para sus choferes y la misma empresa, sobre todo porque en lo que va del año han perdido más de 200 mil pesos por robos en esas zonas, lo cual ha llevado al desabasto de productos indispensables para los habitantes, incluyendo los medicamentos sin prescripción médica, lo anterior fue confirmado por el Presidente del Comisariado Ejidal de Tres Garantías, Pedro Chay Cocom.

Este explicó que, anteriormente podían comprar cualquier tipo de alimento en las tiendas de la comunidad o en comunidades vecinas, pero ahora hay ocasiones que tienen que viajar hasta Nicolás Bravo para conseguir lo básico como café, azúcar o huevo.

Se arrastra el problema desde 2018

Por su parte Diconsa, que surte las tiendas rurales Conasupo, en vez de asistir cada mes, ahora visita las comunidades cada dos meses o tres meses.

Cabe recordad que a finales de 2018 el Presidente del Comisariado Ejidal de Laguna Om, Leopoldo Santos Fajardo, ya había advertido que el desabasto de diversos productos en los ejidos cercanos a la zona limítrofe, ya empezaba a generarse y avanzaría gradualmente si no se tomaban acciones, no obstante, en este 2020 ya se llegó al punto que el ejidal quiso prevenir y ahora resta esperar a que las autoridades tomen cartas en el asunto.

Por si lo anterior fuera poco, además de abarroteros como Silveyra, también se dio a conocer que tampoco están llegando a surtir a estas zonas los surtidores de medicamentos que no necesitan receta, puesto que no tienen garantías de seguridad y también ya han sido victimas de asaltos en otras ocasiones.

Esto se podría ver reflejado en que el desabasto se traslade al tema de las medicinas, lo cual no se puede, ni se debe subestimar, ya que entonces se convierte en un problema que quiebra los derechos humanos de los residentes en estas localidades, ya que no se les dejan opciones en la adquisición ya no solo de alimentos de la canasta básica, sino ahora de medicamentos.

Esperemos no se llegue a esas instancias y por fin las autoridades hagan algo para dotar de seguridad a los surtidores que finalmente, como muchos otros mexicanos, son gente honesta que cuida de su patrimonio.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil