Redes criminales chinas se expanden en México en colaboración con cárteles

 

Avance silencioso en la última década

 

  • Incursionan en trata, blanqueo de capitales y precursores para producir fentanilo

 

Los envíos de precursores químicos comprueban la expansión de actividades de la delincuencia china en México.

 

Las redes criminales de China, en estrecha colaboración con los cárteles de la droga en México, han ido expandiendo sus actividades durante la última década en el envío ilícito de precursores químicos para la producción de fentanilo, la trata de personas y el blanqueo de capitales, de acuerdo con un reporte de la Jack D. Gordon Institute for Public Policy de la Florida International University.

El documento sobre el submundo de las redes criminales chinas en América Latina y el Caribe elaborado por los investigadores Leland Lazarus y Alexander Gocso es resultado del análisis de literatura académica, declaraciones en inglés, español, portugués y mandarín, comunicados de prensa, entrevistas con antiguos agentes de inteligencia y con elementos de las fuerzas de seguridad de Estados Unidos y América Latina.

Las redes suelen estar descentralizadas, aunque varias tienen vínculos con la mafia de Fujian y las tríadas chinas, entre otras, la 14K, el conglomerado de mayor penetración internacional, especializado en tráfico de drogas, extorsión, trata y apuestas ilegales.

El documento sostiene que China es la fuente de los precursores que utilizan los cárteles mexicanos para la producción de fentanilo a escala industrial. “Sorprendentemente, las tríadas chinas no dominan la producción y el tráfico de fentanilo; los productos son enviados a grupos delictivos mexicanos por pequeños y medianos actores de la industria química y farmacéutica”.

Los proveedores suelen contactar a clientes potenciales en México a través de “campañas publicitarias” en español que circulan por toda América Latina. Estos anuncios ofrecen precursores para la producción de diferentes sustancias, incluyendo metanfetamina y cocaína.

Los miembros de la diáspora china en México suelen operar como intermediarios en las transacciones. Los precursores principalmente entran a través de los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo, en donde empresas legales chinas y grupos delictivos asociados suelen invertir en capital político para garantizar las operaciones.

Señala que la colaboración antinarcóticos entre México y China ha sido “ineficaz” debido a que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha priorizado las relaciones económicas por falta de cooperación con la Fiscalía General de la República y la Cancillería, incapacidad de la Marina para gestionar los puertos y la negativa del gobierno chino de reconocer el tráfico ilegal de precursores. “En su lugar, China culpa del tráfico de precursores a las autoridades aduaneras mexicanas y a la corrupción existente en estas”.

Varias bandas involucradas en el tráfico de especies naturales también están activas en el contrabando de personas. Algunas operan con visados japoneses y europeos. Por documentos de estadía temporal y permanente en México cobran 6 mil y 8 mil dólares, respectivamente, y 20 mil dólares por llegar hasta la frontera con EU. Plataformas digitales como Douyin y WeChat suelen ser utilizadas para enganchar a clientes potenciales.

No hay pruebas de que el gobierno de la República Popular China esté directamente implicado. Sin embargo, la corrupción y la impunidad persistentes tanto en China como en América Latina hacen que los funcionarios de los gobiernos provinciales y municipales de la República de China se beneficien, al menos indirectamente, de estos grupos ilegales o por hacerse de la vista gorda.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil