Éxito de la Feria Mexcalera, la primera para dar a conocer todos los tipos de mezcal del país

De cinco estrellas

Victoria González Prado

 

  • Dicen por ahí: “Para todo mal, mezcal, y para todo bien, también”. Y ni quien dude de la profunda sabiduría popular

 

Durante la inauguración y entrega de premios a los galardonados.

 

Dicen por ahí: “Para todo mal, mezcal, y para todo bien, también”. Y ni quien dude de la profunda sabiduría popular, mucho menos cuando sabemos que el mezcal es la bebida de los dioses, concebida por un rayo al caer sobre un agave y formar la primera tatema, con lo que comenzó la tradición del elíxir oaxaqueño, que hoy se crea en distintos puntos del país y tiene el orgullo de ser bebida con Denominación de Origen.

El mezcal tuvo su nombre y origen a partir del principio de combinación, la palabra mezcal proviene de la estructura náhuatl de la palabra mezcal: ‘metl’ que significa maguey e ‘ixcalli’, que significa cocido, ‘maguey cocido’, y otro término náhuatl: “mexcalmetl”, que también designaba a la planta de maguey.

Y todo lo anterior viene a cuento porque se realizó la primera Feria Mexcalera, organizada por Hoteles Misión. Para ser exactos, se efectuó en el hotel Misión Grand ex hacienda de Chautla, en Puebla.

Los jardines del lugar donde hoy se yergue el hotel Misión, fueron el escenario ideal para recibir más de 100 etiquetas de mezcal, y marco ideal para efectuar el VII Concurso Nacional de Marcas, organizado por la Academia del Mezcla y del Maguey.

En la Feria Mexcalera no faltaron la música, la gastronomía, el palenque, la exhibición comercial y catas de mezcal, todo con la participación de más de 30 expositores de marcas de mezcal de distintos puntos del país.

Para pagar los gastos de la fiesta, los anfitriones del hotel dieron a los periodistas algunos “mexcalpesos”, con los que podíamos degustar las distintas variedades de mezcal e incluso comprar botellas.

Llegamos justo a tiempo para la premiación de VII Concurso Nacional de Marcas, que tuvo como objetivo reconocer el esfuerzo y dedicación de los productores de mezcal, y es que como dijo Luis Fernando Otero, presidente de la Academia del Vino y el Mezcal: “el mezcal es la bebida biológica más auténtica que existe (obtenida) por su proceso artesanal, que es conocimiento ancestral, es una tradición”.

El concurso pretende ser de los más honestos al calificarse con adecuados criterios en las catas de los jueces, por lo que se hace de manera regional y se entregan varios reconocimientos.

La Academia del Mezcal y del Maguey es un organismo colegiado integrado por un grupo de profesionales estudiosos y promotores de la cultura del mezcal. Se formó en 2010 y entre sus objetivos principales está la difusión de la cultura de las bebidas mexicanas, no solamente del mezcal, sino también de otros destilados de agave.

Cabe destacar que este primer festtival se distinguió por la denominación de origen del mezcal poblano.

Y sí, la realidad es que existe calidad y mucha diversidad. Más de 100 productores de mezcal participaron para obtener un reconocimiento: Gran Oro, Oro y Plata, y en este concurso destacó el mezcal “Don Agave”, que obtuvo nueve premios en todas las clasificaciones.

El elaborado con espadín recibió la medalla Gran Oro por su sabor, singularidad y procesos porque se produce ciento por ciento con agaves silvestres que se obtienen de alguna de las ocho regiones del estado, pero tarda entre 10 y 15 años en madurar. También recibieron medallas Oro y Plata, igual que otros productores, Geü Beez y El Rey de Matatlán, ambos de Oaxaca.

El concurso tiene como prioridad que el consumidor conozca el trabajo, origen, esencia del producto y lo asocie con calidad.

La Feria Mexcalera se convirtió en una fiesta familiar, pues acudieron parejas, grupos de amigos, familias con niños, amantes del mezcal, algunos conocedores de esta tradicional bebida, otros no tanto, pero todos fueron bien recibidos.

A llegar nos ofrecieron el primer mezcal del día: “blanco o reposado”, mientras estudiantes de la carrera de sommeliers del Instituto Suizo explicaban cómo adquirir los mexcalpesos, para luego ver un video del proceso de elaboración del mezcal.

Los mezcales participantes y en exhibición provenian de la Hacienda Don Francisco, de Puebla; Dos Coyotes, de Oaxaca, y de Guerrero, Michoacán, Zacatecas y Jalisco.

De la gastronomía no faltó la tradicional paella, ésta del chef Ernesto Belmont, ni la carne asada, quesadillas, tlayudas, chalupas, esquites, variedad de quesos y hasta cochinita pibil, entre otras delicias.

En la zona comercial había joyería, talavera, postres, churritos de amaranto o nopal, plátanos fritos “tostones”, embotellados de mezcal con chile y limón y distintos cocteles preparados al momento teniendo como base el mezcal.

Durante la fiesta la música no paró de sonar: rock en inglés y en español, baladas románticas y otras; peleas de gallos de fantasía y juegos de dados, en los que podías apostar con los mexcalpesos.

Era posible visitar la hacienda, espacio pleno de jardines y senderos, una capilla y el famoso castillo del siglo XIX ubicado en el centro de un lago artificial, donde puedes pasear en lancha y pescar truchas. Por cierto, en ese lugar se filmó famosa telenovela.

Roberto Zapata Llabrés, director general de Hoteles Misión, quien dio la bienvenida a la Feria Mexcalera y deseó éxito a los participantes, subrayó la importancia de promover los difrerentes atractivos que ofrece el país por medio de eventos como la Feria Mexcalera, que reúne no sólo lo mejor de los destilados, sino también la gastronomía y tradiciones del país.

victoriagprado@gmail.com
Twitter: @victoriagprado

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.





Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil