¡Democracia! ¿en serio?

Se comenta sólo con…

Carlos Ramos Padilla*

 

En ocasiones me pregunto y en serio, ¿sabemos participar en democracia? Y es que nuestro comportamiento indica lo contrario, veamos: Elegimos al que nos ponen, no seleccionamos a los mejores. Permitimos el crecimiento de partidos políticos que no son capaces de proponer candidatos, en el mejor de los casos compran prestigios o como mercenarios se ofrecen como producto chatarra. Se acude a las urnas por obligación sindical y pago de dádivas de los políticos, es decir abusan de la ciudadanía.

Por lo general, los postulantes han pasado una y otra vez por diferentes cargos de elección o como AMLO en el campo presidencial hasta ganar por las buenas o por las malas (ya vimos su auto-proclamación como legítimo). Le damos confianza a los mismos tipos que saltan de un partido a otro sin respetar el voto ganado ni la ideología que en apariencia defienden. Ponemos y quitamos a cantantes, cómicos, artistas, payasos y vedettes creyendo que sin experiencia habrán de defender al país.

Se vota por rencor, por envidia, por que sí, así no más, porque está guapo, para sacar a los otros, porque ya le tocaba, pero en pocas ocasiones medimos su trayectoria, resultados y prestigio. Nos dejamos guiar por comentarios de café o encuestas. Dejamos que el crimen organizado imponga a quien su gana le dé y hoy hasta decimos, aseguramos, apostamos y aceptamos que “el gobernador ya vendió la plaza”, “el gobernador regaló el estado por una embajada” y así de fácil la llevamos. Incluso, y haciendo memoria, sabemos que los que ya fueron y ya no están (dicen en activo) no les interesa la nación, ni su partido ni lo que le ocurra al país, buscan su beneficio, su autoexilian y compran impunidad vendiendo favores, financiando campañas o intercambiando códigos que permitan saltar la ley. Entonces vuelvo a mi interrogante, ¿sabemos participar en democracia? “no pues sí nos está yendo mal, pero los otros ya robaron, ojalá estos salpiquen”. ¿Han escuchado este argumento? “Éste sí ayuda a los viejitos, no como los otros”, otro discurso memorizado porque olvidan que los programas sociales, las instituciones de seguridad social y las pensiones no las da un hombre, se han creado al paso ya de muchas generaciones. Jugamos entonces a la democracia recibiendo 500 pesos y un viaje gratis a la capital si participamos en un mitin de quién sabe quién y para qué.

Esa democracia que en una década pasada le gritaban asesino y ladrón a un funcionario público y ahora a ese mismo lo idolatran porque su patrón le dijo “corcholata”. Creímos que el difícil cambio, pero pacífico y real que se dio en el 2000 nos había colocado a la vanguardia de las naciones que incitan cambios profundos con sus órganos electorales. Pero cuando ese cambio llegó no acababa de consolidarse para que otro con todo cinismo le gritara al Presidente “cállate chachalaca”, sí ese mismo que a su propio hogar le dice “La Chingada”. Pienso que merecemos un futuro mejor, pero hoy estamos, por esos que nos gobiernan, radicalizados, enfrentados y huérfanos de líderes con fuerza de estadista.

@cramospadilla

* Conductor del programa Va en serio, Mexiquense TV Canal 34.2, IZZI Canal 135 y Mexiquense Radio.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil