Las calaveritas de la 4T

Los Pozos de Carlos Pozos

Carlos Pozos
[ Lord Molécula ]

 

 Atendiendo los daños humanos y materiales que dejaron las ráfagas de viento y lluvia de más de 320 kilómetros por hora del huracán “Otis” —de categoría cinco—, el pasado miércoles uno de noviembre, Día de los Muertos niños o pequeños, según nuestras tradiciones, el presidente Andrés Manuel López Obrador nos recibió un tanto serio en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, con su clásica bienvenida de: “¡Buenos días, ánimo, ya empezó el frío!”.

Seguramente que muchos de ustedes, mis queridos lectores, lo vieron en la televisión o bien en sus teléfonos inteligentes, en donde el jefe de la Nación, López Obrador, inició diciendo que: “El día de hoy y mañana —2 de noviembre— lo dedicamos a recordar a nuestros difuntos. Hoy tenemos esta rueda de prensa; mañana, no. Regresamos hasta el viernes a la rueda de prensa”.

Esas palabras me cayeron como anillo al dedo, pues el día anterior habíamos estado grabando nuestro programa de Lord Informa y mi directora editorial, la licenciada Brenda Fonseca, en el programa les había dado lectura a varias calaveritas literarias, y una de ellas era la del Presidente de todos los mexicanos, Andrés Manuel López Obrador. Y luego de escuchar a mi colega, me gustó la calaverita y le pedí la autorización para darle lectura en la conferencia de prensa, cosa que aceptó.

Ese miércoles 1 de noviembre, recordarán que el licenciado López Obrador dijo: “Bueno, pues eso es lo que queríamos informar. Y abrimos para preguntas. Quedaron pendientes algunos compañeros ayer, creo que dos o tres, pero no tengo aquí… Carlos Pozos, Irving Pineda e Isabel González”.

Inicié también dando los buenos días al Presidente de todos los mexicanos, a todos los servidores públicos que nos acompañaban, a los colegas periodistas. Y después solicité permiso para enviar un saludo a todos los pobladores de Guerrero, y principalmente a mis vecinos de la colonia Llano Largo de Navidad. Les envié mi saludo y toda mi solidaridad. (pronto estaré por allá con ellos) y dije:

“Bueno, presidente, usted acaba de iniciar también esta mañanera recordándonos que hoy es día 1 de noviembre de 2024 (me adelanté de año, perdón) y hoy inician las festividades con motivo de que todos los mexicanos recordamos a nuestros muertos. Yo quisiera, si usted me permite, con todo respeto, leer una carta, una calaverita que hizo nuestro equipo de Lord Molécula para usted, con todo respeto, redactado por nuestra colega reportera Brenda Fonseca. ¿Me permitiría leerla?”.

Esta acción de leerse una calaverita literaria ante un presidente en turno de México, es la primera vez en la historia de nuestra nación que sucede; además de estar siendo televisada y transmitida en redes sociales. Nunca antes ningún jefe del país lo había permitido, así como tampoco ningún reportero o periodistas se había atrevido a tal acción.

El Presidente de México me respondió que sí. Y que me arranco:

“Inicia así, y dice:

La parca a la mañanera llegó,
en primera fila se sentó,
con el presidente López Obrador se presentó
y éste del susto brincó.
“Ya te llegó tu hora, patrón”.
El presidente le hizo una petición:
“Huesudita, no me lleves al panteón,
¿qué no ves que estoy al final de mi gestión?”.
“Obrador, déjate de tanta alharaca,
ya te cargó la calaca,
olvídate de la polaca
y es hora de que te tires en la hamaca”.
López Obrador intentó una persuasión:
“Calaquita, es tiempo de la Cuarta Transformación
y no le puedo fallar a la nación,
dame chance de acabar con la corrupción”.
La flaca le respondió con voz omnipotente:
“Okey, te dejo entre tanto muerto viviente,
confiando plenamente
en que serás el mejor presidente”.
Esta es una humilde calaverita de nuestro equipo de Lord Molécula
.

El jefe de la Nación, López Obrador y su gabinete cambiaron de semblante, y con una sonrisa, sólo se limitó a calificarla de “muy buena”.

De acuerdo con la Casa Universitaria del Libro de la UNAM, la calavera o calaverita literaria es una de las tradiciones literarias más importantes de nuestro México y es una importante expresión escrita.

Muchos de ustedes también las conocen como “panteones”, a las calaveras literarias que están conformadas por una serie de versos rítmicos o epigramas (composiciones poéticas breves que expresan pensamientos satíricos o ingeniosos).

Los autores de esas redacciones tienen como motivo principal la muerte vista desde la sátira, la picardía y la ironía.

La Casa Universitaria del Libro de la UNAM estima que su origen se halla en uno de los textos más polémicos de la época novohispana: La portentosa vida de la muerte (1792). De autoría del franciscano Fray Joaquín Bolaños, se trata de un texto considerado como vital para entender “la estética de la muerte novohispana”, según Enrique Flores, académico especializado en literatura colonial y la etnopoética; y que fue acremente censurado por personajes como José Antonio Alzate que además sería gran crítico de la obra de Lizardi, El Periquillo Sarniento.

Al “hablar coloquial, familiar, vulgarmente” de y con la muerte, evocó una esencia satírica que ilustradores como José Guadalupe Posada utilizarían para ilustrar a “La Flaca”.

Algunos medios de manipulación impresos —periódicos y revistas—tenían la costumbre de publicar en la portada o en páginas interiores las “calaveritas”. Pero todo inició a mediados del siglo XIX, cuando la calaverita literaria como la conocemos tendría sus primeras apariciones, pues la censura de la época colonial prohibiría este tipo de publicaciones y versos en gacetas y medios impresos. Una de las publicaciones más antiguas y conservada en hemerotecas data de 1849, de un periódico crítico de nombre “El Socialista”, editado en Guadalajara, Jalisco, por José Indelicato.

CASUL de la UNAM nos dice que uno de los grandes personajes que también dejaron su huella alrededor de esta nueva visión de las calaveritas literarias y que fue inspirado por el trabajo de Manilla, es el grabador José Guadalupe Posada.

Lo más importante para este tecleador, fue el observar la sonrisa del Presidente de todos los mexicanos, López Obrador, luego de escuchar su “calaverita” de este año 2023. Y ahora, habrá que esperar al mes de noviembre del 2024, para ver quiénes estarán en el altar político y qué nuevos “panteones” nos prepara nuestra editora Brenda Fonseca… Hasta aquí con Los Pozos de Carlos Pozos. Y si desean que le haga su pregunta al Presidente de México en la conferencia de prensa “mañanera”, por favor háganmela llegar al correo: lordmolecularedaccion@gmail.com, vía Twitter (X) a: @lordmoleculaoficial, o bien, visiten nuestro portal https://www.lordmoleculaoficial.com, así como también pueden ver mi Canal Lord Molécula Oficial.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil