Fondos para vivienda y energía limpia

“Hora 14”

Mauricio Conde Olivares

 

La Corporación Interamericana de Inversiones (CII), ha firmado un paquete de préstamos por 75 millones de dólares para financiar el proyecto solar fotovoltaico Solem.

 

La Corporación Interamericana de Inversiones (CII), brazo para el sector privado del BID, ha firmado un préstamo revolvente de 1.396 millones de pesos mexicanos con la participación del Fideicomiso Hipotecario (FHipo) para ofrecer un nuevo instrumento de inversión en portafolios hipotecarios en el mercado de capitales mexicano. El proyecto beneficiará a familias que buscan acceso a financiamiento para adquisición de viviendas.

En concreto, FHipo brindará liquidez a originadores de hipotecas mediante la compra de derechos de coparticipación en préstamos hipotecarios. La compañía proporcionará a dichos originadores acceso a nuevas fuentes de fondeo y liquidez, lo cual les permitirá ampliar la cantidad de créditos otorgados a un mayor número de familias mexicanas, particularmente en segmentos de la población actualmente desatendidos por la banca comercial.

Además, FHipo contribuirá a ampliar la gama de opciones de inversión con impacto social disponibles en el mercado de capitales y canalizará recursos por parte de inversionistas institucionales privados hacia el mercado hipotecario mexicano.

El financiamiento de la CII está alineado con las necesidades fondeo a mediano plazo de FHipo, ofreciéndole vencimientos más largos a los actualmente disponibles en el mercado para este tipo de instrumentos y permitiendo al fideicomiso contar con un financiamiento más estable en el tiempo, fortaleciendo la estructura financiera del mismo y permitiéndole desarrollar una estrategia de crecimiento a largo plazo.

La Corporación Interamericana de Inversiones (CII), miembro del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es un banco multilateral de desarrollo comprometido con el sector privado de América Latina y el Caribe. La CII financia empresas y proyectos sostenibles para que alcancen resultados financieros y maximicen el desarrollo social y medio ambiental en la región. Con un portafolio de US$11 mil millones en activos bajo administración y 350 clientes en 21 países, la CII provee soluciones financieras innovadoras y servicios de asesoría que responden a las demandas de sus clientes en una variedad de sectores.

FHipo es el primer fideicomiso hipotecario mexicano especializado en adquirir, originar, co-participar, y gestionar portafolios hipotecarios en México. FHipo es administrado por Concentradora Hipotecaria S.A.P.I. de C.V., cuyo equipo directivo cuenta con amplia experiencia en el sector financiero e hipotecario.

El Banco Interamericano de Desarrollo tiene como misión mejorar vidas. Fundado en 1959, el BID es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe. El BID también realiza proyectos de investigación de vanguardia y ofrece asesoría sobre políticas, asistencia técnica y capacitación a clientes públicos y privados en toda la región.

Además, la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), en representación del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ha firmado un paquete de préstamos por 75 millones de dólares para financiar el proyecto solar fotovoltaico Solem, que consiste en el diseño, construcción y operación de dos plantas solares fotovoltaicas adyacentes con una capacidad instalada combinada de 350 MWp. El proyecto es patrocinado por Cubico Sustainable Investments Limited y Alten R.E. Development América B.V. en el Estado de Aguascalientes.

El proyecto será la mayor planta de energía solar de América Latina y entre los primeros proyectos de energía renovable en alcanzar cierre financiero bajo el nuevo marco de Subasta de Largo Plazo (SLP), tras la reforma energética mexicana de 2014. Proporcionará aproximadamente 800GWh de energía al año y reducirá la huella de carbono de México al evitar emisiones de gases de efecto invernadero equivalentes a aproximadamente 340 mil toneladas de CO2 por año.

El proyecto se conectará a la red nacional mexicana y contribuirá a la expansión y diversificación de la matriz energética de México al proporcionar energía renovable a precios asequibles.

De los 75 millones de dólares del Grupo BID, el 36% proviene del BID, el 24% de la CII, el 27% del Fondo Canadiense para el Clima y el 13% del Fondo de Cofinanciamiento de China para América Latina y el Caribe. El financiamiento del Grupo del BID es de 20,4 años.

Por otra parte, el pasado 9 de agosto se conmemoró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, y de acuerdo precisamente con la la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, 39 por ciento de los bosques y 60 por ciento de las selvas se encuentran en regiones indígenas. Asimismo, muchas de las principales Áreas Naturales Protegidas cuentan con población indígena, que ha contribuido a la generación y conservación de la biodiversidad a través de su uso sostenible.

Vale la pena subrayar que en México, de acuerdo con la Conafor, alrededor de 5 millones de personas pertenecientes a alguna etnia habitan en ecosistemas forestales, es decir, más de 41 por ciento de la población indígena vive y depende en gran medida de los bosques para satisfacer sus necesidades de alimentación y generación de ingresos, entre otras.

Muchas de las comunidades originarias, dueñas o legítimas poseedoras de los bosques y selvas del país, viven en condiciones de pobreza y marginación. Viven en pobreza a pesar de la gran riqueza natural que poseen. Esto se debe, entre otras cosas, a un conjunto de elementos que obstaculiza su desarrollo y a la falta de opciones para aprovechar y potenciar sus capacidades productivas.

No obstante, existen muchos ejemplos loables de empoderamiento de comunidades forestales indígenas que a través de su arraigo a la tierra y del manejo y aprovechamiento de sus recursos naturales han logrado consolidar empresas comunitarias, como los ejidos de Amanalco, en Estado de México; Ixtlán de Juárez y San Pedro el Alto, en Oaxaca; San Juan Nuevo, en Michoacán; o el Ejido Caobas, en Quintana Roo. Así como estos ejemplos, operan en México más de 900 comunidades forestales en los estados de Chihuahua, Durango, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Campeche, Quintana Roo, Veracruz, Puebla, Hidalgo y Edomex. De hecho, 90% de la producción forestal nacional proviene de bosques manejados por comunidades y ejidos que controlan en diferentes grados los procesos productivos

Estas empresas forestales comunitarias, además de fomentar la conservación y el uso sustentable de sus bosques, han mejorado considerablemente el nivel de vida de sus comunidades, pues destinan un promedio de 30% de sus utilidades a obra social, como la construcción de escuelas, caminos, clínicas, tiendas de abastos, centros comunitarios, entre otras obras.

A diferencia de las empresas privadas, las empresas forestales comunitarias tienen como principal objetivo mejorar las condiciones de vida y generar empleos para los miembros de la comunidad y mantener las funciones ecológicas de sus bosques.

Estas empresas han avanzado significativamente y mejorado sus prácticas silvícolas, de tal manera que el Forest Stewardship Council (FSC), la más importante entidad certificadora internacional, ha certificado el buen manejo de más de 900 mil hectáreas de bosques comunitarios del país.

Adicional a esa cifra, cerca de 5 millones de hectáreas de estos ecosistemas están bajo diversos esquemas de manejo forestal administrados por comunidades campesinas e indígenas, de acuerdo con el Programa Estratégico Forestal 2025 de México; pero lo anterior será motivo de posterior análisis en otra entrega de Hora 14.

mauricio_conde@msn.com

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

Sitios de interés

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2016



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil