Expulsa Nicolás Maduro al periodista Jorge Ramos

  • Les requisaron material de entrevista inconclusa
  • ¿Por qué no se va?, la pregunta que el comunicador ya no pudo hacer

 

El periodista Jorge Ramos y su equipo despegaron este martes de Venezuela rumbo a Miami.

 

El periodista Jorge Ramos y su equipo de trabajo fueron expulsados por el gobierno de Nicolás Maduro, sin que les devolvieran el material grabado.

“Ya nos vamos expulsados de Venezuela por hacer preguntas. Todavía nos vamos sin nuestras cámaras, las tarjetas de los videos y sin la entrevista: nos han robado nuestro trabajo.

“Pero vamos a seguir haciendo las preguntas que tengamos qué hacer para eso somos los periodistas, ¿no? No nos podemos quedar callados”, dijo Ramos antes de abordar el vuelo.

Los expulsados llegaron al aeropuerto de la capital venezolana, donde permanecieron varias horas, escoltados por elementos de las embajadas de México y Estados Unidos en un automóvil blindado, según informó Pedro Ultreras, miembro del equipo de Ramos.

Ramos se encontraba el lunes en el Palacio de Miraflores, para hacerle una entrevista al mandatario venezolano, sin embargo, éste detuvo la entrevista tras molestarse por un video capturado por el periodista, donde tres habitantes de Caracas comían de un camión de basura.

Jorge Ramos y su equipo fueron retenidos por las autoridades venezolanas y sufrieron el despojo de sus pertenencias. Posteriormente, las autoridades venezolanas escoltaron al equipo a su hotel, donde se les custodió toda la noche.

¿Por qué no se va?, la pregunta que Ramos no pudo hacer

El lunes, después de 17 minutos de entrevista, el presidente Nicolás Maduro, se levantó molesto de su asiento y terminante le espetó al periodista Jorge Ramos, de la cadena Univisión, que en ese preciso momento se terminaba el ejercicio periodístico.

“Él se para molesto, dice que ahí se va a detener la entrevista”, relata Ramos al recordar los momentos posteriores al final abrupto que tuvo el más elemental ejercicio de un reportero: la pregunta directa y la respuesta también directa de la fuente.

Ramos le dice a Maduro, cuando éste abandona la sala del Palacio de Miraflores en donde se realizaba la entrevista, que él estaba en Caracas para hacer preguntas y le pide que las responda. El silencio fue la respuesta. “Esto es lo que hace un dictador y no un demócrata”, recuerda el periodista que alcanzó a decirle a Maduro quien ya se dirigía hacia otro lado y el presidente, simplemente, “se va”.

Y Ramos se queda con una pregunta en su libreta de apuntes. Lo que sigue es la entrada del ministro venezolano de Comunicaciones, Jorge Rodríguez, quien con personal de seguridad a sus espaldas afirma que la entrevista no está autorizada y ordena la confiscación de equipos, cámaras, tarjetas de video y celulares.

Continúan dos horas de interrogatorio. Después se les dirige al hotel en donde el equipo de periodistas se hospeda y les llega la comunicación oficial: serán expulsados del país y tienen que estar a las ocho de la mañana en el aeropuerto para partir de regreso a Estados Unidos, desde donde llegaron con la intención de hacer una entrevista.

-¿Cómo le llamo: presidente o dictador? Fue la primera pregunta del periodista al presidente, frente a frente, como se hacen las entrevistas.

Pero la pregunta que el reportero no alcanzó a realizar al presidente de Venezuela fue, en sus propias palabras: “¿Por qué no se va? ¿Por qué causa tanto dolor y angustia por aferrarse a un poder que no le pertenece?”, de acuerdo con la versión directa que Ramos contó a la radio colombiana RCN.

“Gobierno venezolano se encuentra envalentonado”

El gobierno Nicolás Maduro siente que lo sucedido el pasado fin de semana, cuando falló la entrada al país de la ayuda humanitaria, fue una victoria y por ello está envalentonado, dijo el periodista Jorge Ramos.

El comunicador de la cadena Univisión habló tras su llegada al aeropuerto de Miami procedente de Caracas, de donde fue expulsado ayer martes tras haber sido interrumpida la entrevista que realizaba al mandatario, luego de que le fueron mostradas imágenes de jóvenes caraqueños comiendo desperdicios tomados de un camión recolector de basura.

Explicó que Maduro quería debatir en la entrevista a Univisión, y sabía que se le harían preguntas duras, pues hasta ese momento había tenido otras en las que había salido adelante, y aseguró el periodista que no hubo acuerdo previo sobre las preguntas o temas que se abordarían.

Recordó que cuando le preguntó si llamarlo presidente o dictador, Maduro le respondió mostrándole la Constitución venezolana y dijo que presidente.

Un momento fuerte fue cuando le recordó la entrevista al New York Times del ex jefe de Inteligencia del mandatario y actual diputado, Hugo Carvajal, donde le acusa de haber asesinado a cientos de jóvenes que reclamaban sus derechos en las calles.

Ahí Maduro le advirtió que tuviera cuidado, “pues si fuera venezolano sería juzgado”, indicó el periodista en medio de colegas que lo entrevistaron en cuanto ingresó a la sala de llegada del aeropuerto de Miami.

Tras mostrarle las imágenes de los jóvenes recolectando alimentos de la basura, ocurrió que el mandatario se retiró y Ramos le dijo que eso solo lo hacían los dictadores.

“Para mí era muy importante decirle dictador a Maduro dentro de Miraflores”, dijo en referencia al palacio presidencial, al cual describió como una “pequeña burbuja” dentro de la realidad venezolana.

Estimó posible que con el material que se encuentra en los teléfonos decomisados a él y su equipo, así como el de las cuatro cámaras de Univisión también en poder de los agentes de seguridad venezolanos, pueda efectuarse un montaje en su contra.

Dijo que no hay negociación en curso para que le devuelvan el material decomisado, pero reveló que el gobierno venezolano también grababa con tres cámaras la interrumpida entrevista -que duró 17 minutos- por lo que si hay un montaje en su contra, pedirá que ese material se transmita.

“Contestaré con la verdad”, indicó sobre ese posible montaje.

Explicó que al ser expulsado de Venezuela, no puede regresar, pero desde luego que lo haría si dependiera de él y de nueva cuenta entrevistaría al mandatario.

“Nuestro trabajo es hacer preguntas incómodas a quienes tienen el poder. Y si no hacemos peguntas incómodas, no hacemos periodismo”, concluyó Ramos.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.





Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil