Otra amenaza para Quintana Roo

Derecho de réplica

 

  • Gobierno de López Obrador asegura que es un “compló” de la mafia del poder

 

 

Según los datos que informó la Secretaría de Salud del estado, a cargo de Alejandra Aguirre, en Quintana Roo se triplicó la cantidad de casos de dengue, con más de 500 casos y tres defunciones, sin embargo, el presidente López Obrador aseguró que no hay que hacer caso a los números, porque suben y bajan, bajan y suben, pero que, la realidad es otra.

Si, la situación es otra, pues la Secretaría de Salud federal, en su panorama epidemiológico (actualizado al 2 de septiembre de 2019) detalla que Quintana Roo es el quinto lugar en la tasa de incidencia de dengue, después de Veracruz, Chiapas, Jalisco y Oaxaca.

La austeridad republicana en tiempos del dengue

Hace unos días el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que hay una campaña de desinformación que realizan los grupos empresariales que se dedican a la venta de insecticidas y que, amafiados, con grupos que se disputan el control de las compras generales difunden datos de incremento de casos de la enfermedad transmitida por mosquitos… seguro que,  grupos de Aedes aegypti son parte de este compló, jijiijijiji.

Desde la federación, además de desacreditar los datos que emite una de sus secretarías, también se acusó a los gobiernos estatales de comprar insecticidas chafas, pues dos terceras partes de los insumos los compran autoridades estatales donde, se hace una selección de los insecticidas bajo parámetros poco rigurosos.

Tal como sucedió con el arribazón de sargazo, en el gobierno federal de López Obrador, se minimizó el incremento y consecuencias de los casos de dengue, pues el mandatario federal aseguró que tres cuartas partes de las personas infectadas ni se enteran, porque no tienen síntomas, o dos días les da dolor de cabeza o una fiebrecita intrascendente, o sea ¿cómo?, los que se mueren por la infección exageran, o ¿Qué?

Una crisis anunciada

Pensar que las tres muertes por dengue y los más de 500 casos (sólo los registrados) se pudieron evitar (uyyy casi me salió en canción, jijijiji) es deprimente, pues desde inicios de año se conoció la tendencia que seguiría esta crisis sanitaria, pues Quintana Roo se posicionó en los primeros lugares del panorama epidemiológico desde el inicio de año.

Echar la culpa de lo que ahora ocurre en todo el país, con el incremento en número de contagios de dengue, a una mafia de los vendedores de insecticidas y la falta de control de calidad de los productos que compran las secretarías estatales de Salud, es muy cómodo, sin embargo, la situación puede empeorar aún más en los siguientes días, pues, estamos en plena temporada de lluvias, cuando los criaderos del mosco Aedes aegypti se multiplican.

Es urgente que el gobierno federal deje de dar excusas y duplique su apoyo a Quintana Roo, el polo turístico más importante del país, pues entre el sargazo, la inseguridad y la falta de recursos de promoción turística, la industria turística vive tiempos de incertidumbre, situación que se puede agravar con una alerta sanitaria

Sin embargo, López Obrador insistió que no permitirá la corrupción en los asuntos de salud y que, que hay ahorros de 50 por ciento en la compra de medicamentos. “Por eso, están molestos. Ahora sí que, hablando en términos médicos, ¿dónde les duele?, pues en la bolsa. Ese es el tema”.

Entre la negación y la incapacidad

La colonia irregular, Tres Reyes, Avante, las 100 y las 500 son los focos rojos que tiene ubicados la Jurisdicción Sanitaria Número 2 en Cancún.

El titular de la Jurisdicción Sanitaria Número 2, desmintió que exista desabasto del insecticida en el estado, por lo cual tan sólo en Cancún 120 personas están trabajando en fumigación y aplicación del abate y cuentan con 12 máquinas fumigadoras.

Cancún es la ciudad de Quintana Roo con la mayoría de los casos de dengue, sin embargo, la cantidad de fumigaciones no aumenta y las campañas municipales para eliminar la chatarra y otros criaderos no se ven por ninguna parte.

En el 2018, la Secretaría de Salud de Quintana Roo no realizó campañas de fumigación, porque, la tasa de casos de dengue fue menor a cincuenta. La situación se incrementó en cien por ciento.

Se necesita más dinero

En Cancún, era común ver en las calles, camionetas de la Sesa que realizaban fumigaciones en la vía pública, mientras personal de a pie hacían lo propio en patios y casa, sin embargo, ahora nada de eso se ve.

En la Sesa de Alejandra Aguirre se contaban con 43 millones de pesos para tratar la enfermedad de transmisión por vector, entre ellas el dengue; sin embargo, al incrementarse los casos, se solicitó una ampliación en el presupuesto, a lo que obtuvieron 20 millones más, con lo que aseguró se ha adquirido un mayor número de medicamentos para atender de manera oportuna cada caso.

Sin embargo, además de comprar paracetamol, que es lo que los médicos recetan a los enfermos de dengue, se requiere apoyo federal para la compra de más insecticida, así como para la contratación de más personal y compra de equipo, antes de que se den más muertes.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.




Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil