Celebración de un año más de nuestra Independencia

  • ¿Qué se conmemora el 15 y 16 de septiembre?
  • En 1845, el presidente Santa Anna instauró oficialmente la ‘Ceremonia del Grito’

 

 

El 15 de septiembre es una fecha especialmente conmemorativa, pues es cuando los mexicanos celebramos un año más de nuestra independencia.

Este día, millones de familias llegan a las plazas y centros principales de las ciudades, así como a los edificios de ayuntamientos para conmemorar un aniversario más del Grito de Independencia.

Lo que se conmemora en esta fecha, es cuando al cura Miguel Hidalgo y Costilla convoca al pueblo de Dolores Hidalgo, a través del repique de las campanas de su iglesia, a levantarse en armas en contra del dominio español, la madrugada del 16 de septiembre de 1810.

La lucha iniciada por Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez fue continuada por otros héroes como José María Morelos, Hermenegildo Galeana, Mariano Matamoros, Vicente Guerrero, Leona Vicario, y por miles de mujeres y hombres.

El Grito de Dolores

Los rebeldes tenían previsto levantarse en armas el 1 de octubre de 1810, pero el 13 de septiembre fueron descubiertos por un infiltrado que informó al gobierno realista de los planes insurgentes.

Doña Josefa Ortiz de Domínguez, en cuya casa se reunía el grupo conspirador, pudo advertir a Miguel Hidalgo que el movimiento contra el virreinato de Nueva España había sido descubierto, lo que impulsó que se adelantará la insurrección.

El 15 de septiembre de 1810, Don Miguel Hidalgo se encontraba en la Casa Cural de Dolores, en compañía de Ignacio Allende, cuando fue notificado por Juan Aldama que se había descubierto la conjura y que estaban detenidos sus aliados de Querétaro.

Hidalgo decidió, aun en contra de la opinión de Allende, dar inicio al movimiento, pues consideró que, de esperar a comunicar a los demás conspiradores, las autoridades virreinales tendrían tiempo para aprehenderlos y encarcelarlos.

Allende entendió las razones de Hidalgo y, junto con éste y Aldama, salieron del curato en las últimas horas del día 15 de septiembre, para dar inicio al movimiento.

Fue la casa de la “Corregidora” –como se le conocía a Josefa Ortiz por ser esposa del corregidor de la ciudad de Santiago de Querétaro, José Miguel Domínguez–, donde solía reunirse el grupo conspirador.

Alrededor de las 05:00 horas del día 16 de septiembre, Hidalgo procedió a convocar a la comunidad a unirse a la lucha.

Cuenta la tradición que Hidalgo hizo tocar la campana del curato de Dolores.

Tras el discurso libertario de Hidalgo, que se había reunido en el atrio y los alrededores de la parroquia de Dolores, la fuerza ascendió a unos 600 hombres, que portaban viejos fusiles, machetes, lanzas, hondas, palos e instrumentos de labranza.

El cura Miguel Hidalgo tomó como pendón la imagen de la Virgen de Guadalupe a la que, según algunas versiones, le puso la siguiente inscripción:

“Viva nuestra Madre Santísima de Guadalupe. Viva Fernando VII y muera el mal gobierno…”

El objetivo de la lucha, sin embargo, era la independencia total de España.

Hidalgo fue tomado prisionero en marzo de 1811 y fusilado –tras ser excomulgado- en julio del mismo año.

La celebración del inicio de la lucha por la independencia nacional comenzó en 1812, cuando Ignacio López Rayón conmemoró esta fecha como día de fiesta nacional.

Morelos, en el punto 23 de los Sentimientos de la Nación, señaló que debía solemnizarse el 16 de septiembre todos los años.

La Independencia se consumó el 27 de septiembre de 1821, con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México.

Bajo el gobierno de Guadalupe Victoria, primer Presidente de la República, se reconoció el 16 de septiembre como la fiesta nacional por excelencia.

La celebración de esa fecha cívica no se ha interrumpido desde entonces, ni siquiera cuando el país estuvo en guerra contra Estados Unidos, o durante la resistencia republicana contra la Intervención francesa y el Imperio de Maximiliano de Habsburgo.

A partir de esos años comenzó la práctica de conmemorar el inicio de la Independencia con una fiesta popular la noche del 15 de septiembre, en que se arengaba a la multitud desde un balcón de Palacio Nacional, se repicaba las campanas de catedral y se daba inicio a una fiesta popular que continuaba el 16.

Durante el Porfiriato se integró un nuevo elemento a la conmemoración; en 1896 se trasladó la Campana de Dolores a Palacio Nacional.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.




Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2019



Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil