Una guerra nuclear mataría de hambre a millones

 

Un nuevo estudio advirtió que una guerra nuclear mataría de hambre al menos a cinco mil millones de personas adicionales alrededor del mundo.

 

Los efectos de una guerra nuclear serían catastróficos para aquellos que están en el camino inmediato de las armas, pero un nuevo estudio advirtió que un conflicto de este tipo mataría de hambre al menos a cinco mil millones de personas adicionales alrededor del mundo.

Las nubes de escombros provocadas por la detonación de armas nucleares bloquearían la luz solar, alterando los sistemas climáticos y limitarían la producción de alimentos, estimó el estudio, publicado en agosto en la revista Nature.

Sería una catástrofe global para la seguridad alimentaria”, según los autores. Los expertos analizaron varios escenarios posibles en virtud de la magnitud de una guerra nuclear. En un conflicto relativamente pequeño habría 27 millones de muertos de manera directa, mientras que otros 255 millones de personas perecerían por hambre en los dos años posteriores, con el comercio internacional paralizado y un descenso global de la temperatura.

En el peor escenario habría 360 millones de muertes directas y más de cinco mil millones por inanición. La producción global de cultivos se desplomaría 90% sólo tres o cuatro años después de un conflicto a gran escala. Pero no todas las naciones del mundo correrían la misma suerte bajo los escenarios estudiados.

En la situación de guerra nuclear más pequeña estudiada, los investigadores encontraron que en Oriente Medio, partes de Centroamérica y partes de Asia verían cierta privación de alimentos hasta morir de hambre.

En la situación más extrema, en todos los países, excepto Australia, Argentina, Uruguay, Omán, Brasil, Paraguay y algunos otros, morirían de hambre.

La historia podría repetirse

Hace aproximadamente unos 66 millones de años, tres cuartas partes de todas las especies que habitaban la Tierra desaparecieron cuando un asteroide de 10 a 15 kilómetros de diámetro llamado Chicxulub que viajaba a 72,000 kilómetros por hora se estrelló contra nuestro planeta en lo que hoy es el Golfo de México.

Sin embargo, tras tamaño impacto, lo peor sólo estaría por llegar. Así, la colisión de Chicxulub provocó que millones de toneladas de sulfatos y hollín se elevaran en la atmósfera, evitando la llegada de la luz solar a la superficie del planeta. Como consecuencia indirecta la Tierra se enfrió, el clima cambió y la productividad primaria se derrumbó. Y aunque si bien las víctimas más conocidas del impacto del asteroide fueron los dinosaurios, la escasez de alimentos resultante afectó a toda la Tierra durante años; y aquellas especies que no se vieron afectadas inmediatamente por el impacto finalmente sucumbieron al hambre.

Hoy, la historia puede repetirse, y si bien las probabilidades del impacto de otro meteorito como Chicxulub o de una erupción volcánica de grandes dimensiones que expulsen grandes cantidades de aerosoles a la atmósfera siguen estando sobre la mesa, otro de los escenarios que podrían provocar una catástrofe de magnitud similar pasaría por un conflicto nuclear, incluso si este se produce a pequeña escala.

Deje un comentario

Máximo un link por comentario. No use BBCode.

Archivos

.:: Diario Imagen On Line ::.


Queda expresamente prohibida la reproducción, parcial o total, de los contenidos de DIARIO IMAGEN QUINTANA ROO © 2011-2021


Acceder - Desarrollado por Atelier du Soleil